Adu­riz en­cien­de San Ma­més

Un go­la­zo del ve­te­rano arie­te re­suel­ve a úl­ti­ma ho­ra un par­ti­do dor­mi­do y mal ju­ga­do por un des­fi­gu­ra­do Bar­ce­lo­na

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RAMON BESA,

Ath­le­tic: Unai Si­món; Ca­pa, Ye­ray, Unai Nú­ñez, Yu­ri; Unai Ló­pez (Be­ñat, m. 80), Da­ni Gar­cía; De Mar­cos (San­cet. m. 66), Raúl Gar­cía, Mu­niain; e Iña­ki Wi­lliams (Adu­riz, m. 87). No uti­li­za­dos: Herrerín; La­rra­za­bal, Ba­len­zia­ga y Vi­vian.

Bar­ce­lo­na: Ter Ste­gen; Se­me­do, Pi­qué, Len­glet, J. Al­ba; Ser­gi Ro­ber­to (Car­les Pé­rez, m. 76), De Jong, Ale­ñá (Ra­ki­tic, m. 46); Dem­bé­lé, Luis Suá­rez (Ra­fin­ha, m. 37) y Griez­mann. No uti­li­za­dos: Pe­ña; Bus­quets, Um­ti­ti y Ju­nior.

Go­les:

1-0. M. 89. Adu­riz.

Árbitro: Del Cerro Gran­de amo­nes­tó a Pi­qué y U. Nú­ñez. Árbitro del VAR: Her­nán­dez Her­nán­dez.

San Ma­més. 47.693 es­pec­ta­do­res. Hay go­les que va­len por un par­ti­do, y más cuan­do lle­gan en el mo­men­to más ines­pe­ra­do, cuan­do aca­ba el par­ti­do, más dor­mi­do que nun­ca, y el au­tor es un de­lan­te­ro de la grandeza de Aritz Adu­riz, un arie­te a la an­ti­gua, siem­pre al ace­cho, in­clu­so aho­ra en que ha anun­cia­do su re­ti­ra­da a fi­nal de tem­po­ra­da, eter­na­men­te acla­ma­do en San Ma­més. Adu­riz, cum­pli­dos los 38, sus­ti­tu­yó a Wi­lliams, y a la sa­li­da de un sa­que de ban­da, re­ma­tó de chi­le­na un cen­tro precioso de Ca­pa. El Ba­rça aplau­dió la vo­lea de Adu­riz. Los azul­gra­na no per­dían en un es­treno li­gue­ro des­de ha­ce 10 años, cuan­do los tiem­pos de Guar­dio­la, aba­ti­dos en Los Pa­ja­ri­tos, tam­bién por un 1-0.

No pa­re­cía que hu­bie­ra em­pe­za­do LaLi­ga has­ta que sa­lió Adu­riz. No ha­bía ha­bi­do ni tan so­lo una ju­ga­da de mé­ri­to en un par­ti­do tan se­rio y es­pe­ra­do co­mo un Ath­le­tic-Ba­rça, tam­po­co se ad­ver­tía a un fut­bo­lis­ta des­ta­ca­do en La Ca­te­dral. Ape­nas se con­ta­ban dos ti­ros a la ma­de­ra de los azul­gra­na y, por el con­tra­rio, se su­ma­ba un le­sio­na­do mus­cu­lar más a la im­por­tan­te lis­ta de dam­ni­fi­ca­dos: Luis Suá­rez. La se­rie de amis­to­sos de pre­tem­po­ra­da ma­cha­ca a los fut­bo­lis­tas, los di­rec­ti­vos mer­ca­dean y los en­tre­na­do­res re­nie­gan por no te­ner to­da­vía las plan­ti­llas com­ple­tas, so­bre to­do los que son exi­gi­dos des­de el ini­cio co­mo es el ca­so de Val­ver­de. Los afi­cio­na­dos, mien­tras, que­da­ban a la es­pe­ra de que pa­sa­ra al­gu­na co­sa, de que des­per­ta­ra el fút­bol, de que apa­re­cie­ra un ju­ga­dor, y en­ton­ces sa­lió Adu­riz pa­ra aba­tir a un so­so Ba­rça.

La pro­vi­sio­na­li­dad azul­gra­na se re­fle­jó en el on­ce ti­tu­lar y tam­bién en los cam­bios: Car­les Pé­rez y Ra­fin­ha aca­ba­ron en la can­cha en au­sen­cia de Mes­si y de Luis Suá­rez mien­tras Griez­mann no da­ba se­ña­les de vi­da en su es­ta­dio fa­vo­ri­to cuan­do ves­tía la za­ma­rra de la Real y el Atlé­ti­co. Los bar­ce­lo­nis­tas fue­ron un equi­po muy cha­to an­te un Ath­le­tic que aca­bó tam­bién sin Wi­lliams an­te un ex­pec­tan­te San Ma­més. La hin­cha­da so­lo rom­pió a ru­gir con Adu­riz, el cam­bio que re­di­mió a Gaiz­ka Ga­ri­tano y com­pli­có la vi­da a un atre­vi­do Ernesto Val­ver­de.

A la es­pe­ra de Mes­si y mien­tras Bar­to­meu ju­gue­tea con Ney­mar, el téc­ni­co azul­gra­na mi­ró al cam­po de en­tre­na­mien­to y apos­tó por los fut­bo­lis­tas que se su­po­ne es­tán más en for­ma, jó­ve­nes am­bi­cio­sos co­mo Ser­gi Ro­ber­to y Ale­ñá, an­tes que por las fi­gu­ras ya sa­bi­das (Bus­quets o Ra­ki­tic), re­cién in­cor­po­ra­dos al cam­po de prác­ti­cas (Art­hur y Ar­tu­ro Vidal) o ju­ga­do­res que es­tán en el es­ca­pa­ra­te (Cou­tin­ho, que pa­re­ce a pun­to de re­ca­lar en el Ba­yern, o Ra­fin­ha, aho­ra mis­mo en tie­rra de na­die por la lu­cha de po­der en el Va­len­cia). El en­tre­na­dor se reivin­di­có des­de la ali­nea­ción, y es­pe­cial­men­te des­de la lí­nea de me­dios, el pun­to neu­rál­gi­co del equi­po, sin aten­der a la nó­mi­na de la plan­ti­lla ni a la je­rar­quía del ves­tua­rio en un mo­men­to to­da­vía de mu­cho mer­ca­deo en LaLi­ga y en el que la hin­cha­da pi­de más pro­ta­go­nis­mo pa­ra la Ma­sia.

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer ex­pe­ri­men­tal, o in­clu­so fu­tu­ris­ta, re­cu­rría Val­ver­de a una for­ma­ción ágil pa­ra com­ba­tir al fo­go­so Ath­le­tic. No hay equi­po que ten­ga más au­to­es­ti­ma en el mun­do que el de San Ma­més. No ne­ce­si­ta de nin­gún fi­cha­je pa­ra en­fren­tar con de­ter­mi­na­ción y con­fian­za al cam­peón de Li­ga. Jue­ga de me­mo­ria, siem­pre fuer­te e in­ten­so, pun­zan­te en las ban­das y di­rec­to por la ve­lo­ci­dad de Wi­lliams. Las lle­ga­das del arie­te, re­suel­tas por las ma­nos de Ter Ste­gen, pre­si­die­ron el arran­que del par­ti­do an­te la pa­si­vi­dad del Ba­rça. El cam­bio de fut­bo­lis­tas no va­rió la ima­gen azul­gra­na res­pec­to a la tem­po­ra­da pa­sa­da por­que De Jong no en­con­tra­ba el hi­lo ni la lí­nea de pa­se pa­ra Dem­bé­lé ni Griez­mann. Ni bien ni mal, el nue­vo Ba­rça no sa­bía a na­da, es­pec­ta­dor del en­cuen­tro, res­guar­da­do por el 0-0.

Al­can­za­da la me­dia ho­ra, la úni­ca no­ti­cia bar­ce­lo­nis­ta fue la le­sión de Luis Suá­rez des­pués de man­dar al pa­lo un ba­lón re­ga­la­do por Unai Ló­pez. No se dio el gol del co­jo y Ra­fin­ha ocu­pó la pla­za del uru­gua­yo mien­tras Griez­mann se si­tua­ba de 9. A fal­ta de des­equi­li­brio ofen­si­vo, el fran­cés se ador­na­ba con ges­tos téc­ni­cos ino­cuos, fá­ci­les de de­fen­der pa­ra el Ath­le­tic. A ve­ces, sin em­bar­go, no se ne­ce­si­ta do­mi­nar el par­ti­do ni te­ner au­to­ri­dad en el jue­go pa­ra ge­ne­rar oca­sio­nes de gol, so­bre to­do cuan­do se cuen­ta con de­lan­te­ros fi­nos y sor­pren­den­tes que tie­nen vi­da pro­pia co­mo Ra­fin­ha, que re­ma­tó al lar­gue­ro des­pués de in­ter­ve­nir Unai Si­món. El dis­pa­ro in­ti­mi­dó al Ath­le­tic y ani­mó al Ba­rça. La en­tra­da de Ra­ki­tic por el in­tras­cen­den­te Ale­ñá ace­le­ró el rit­mo por­que el croa­ta mez­cla­ba me­jor con De Jong.

Nin­gún ju­ga­dor re­tra­ta me­jor al Ba­rça que Ra­ki­tic. No hay ve­rano en el que no fi­gu­re en la lis­ta de po­si­bles traspasos pa­ra des­pués afir­mar­se co­mo el fut­bo­lis­ta más im­por­tan­te del gru­po por su fa­ci­li­dad pa­ra el des­plie­gue, pa­ra ata­car el es­pa­cio, pa­ra la lle­ga­da, pa­ra el ti­ro, pa­ra lle­nar el cam­po cuan­do se par­te el equi­po de Val­ver­de. Al Ba­rça, sin em­bar­go, le fal­ta­ba pro­fun­di­dad y pi­can­te pa­ra su­pe­rar a la za­ga del Ath­le­tic. No le que­dó más re­me­dio a Val­ver­de que co­rre­gir su plan ini­cial con la re­ti­ra­da del se­gun­do in­te­rior —Ser­gi Ro­ber­to des­pués de Ale­ñá— y re­cu­rrir a Car­los Pé­rez. La rue­da de sus­ti­tu­cio­nes fue ba­nal en el Bar­ce­lo­na y re­sul­tó de­ci­si­va en el Ath­le­tic por­que cuan­do el par­ti­do mo­ría apa­re­ció Adu­riz pa­ra reivin­di­car al vie­jo arie­te an­te es­tre­llas apa­ga­das azul­gra­na co­mo Dem­bé­lé o Griez­mann. Aho­ra mis­mo no se sa­be muy bien qué equi­po es el cam­peón Ba­rça y en cam­bio no hay du­das so­bre la iden­ti­dad del Ath­le­tic.

/ MI­GUEL TOÑA (EFE)

Aritz Adu­riz ce­le­bra su gol de chi­le­na que dio el triun­fo al Ath­le­tic fren­te al Bar­ce­lo­na en San Ma­més.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.