Ney­mar co­mo es­pe­ran­za y ame­na­za

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

El Ma­drid apos­tó por ju­ga­do­res jó­ve­nes con un gran fu­tu­ro por de­lan­te. En es­te pe­rio­do de apren­di­za­je so­lo ga­ran­ti­zan irre­gu­la­ri­dad, por­que es gra­cias a la prue­ba y al error que se van pro­du­cien­do los ajus­tes que lle­van a la ma­du­rez. Pe­ro el Real Ma­drid so­lo con­ju­ga en pre­sen­te y lle­ga a du­dar has­ta de ta­len­tos su­pe­rio­res que aún es­tán ver­des (por ejem­plo, Asen­sio). Esa ju­ven­tud la com­pen­san ve­te­ra­nos con­sa­gra­dos que es­tán alar­gan­do su vi­gen­cia (Ra­mos y Mo­dric lle­van la ban­de­ra, pe­ro tam­bién Mar­ce­lo y Ben­ze­ma cru­za­ron la ba­rre­ra de los trein­ta). Se­rá inevi­ta­ble que acu­sen cier­to de­cli­ve a lo lar­go de una tem­po­ra­da tan exi­gen­te. Lo úni­co que com­pen­sa es­ta teo­ría de los ex­tre­mos son las ge­ne­ra­cio­nes in­ter­me­dias, por eso de­ben con­si­de­rar­se fun­da­men­ta­les las in­cor­po­ra­cio­nes de ju­ga­do­res co­mo Ha­zard o el desea­do Pog­ba, que tie­nen el de­ber de sen­tir­se pro­ta­go­nis­tas des­de el pri­mer día. So­lo ellos po­drán dar­le re­fu­gio a los jó­ve­nes y res­pi­ro a los ve­te­ra­nos.

En Ney­mar ca­be tan­ta es­pe­ran­za co­mo ame­na­za. La es­pe­ran­za es­tá re­la­cio­na­da con su es­pec­ta­cu­lar ta­len­to; la ame­na­za, con su es­ti­lo de vi­da. Se­gún las en­cues­tas, el ma­dri­dis­mo te­me que su fri­vo­li­dad con­ta­gie al equi­po con­di­cio­nan­do su ren­di­mien­to. He de­ja­do cla­ro que com­par­to el te­mor. Pe­ro en­tien­do la ten­ta­ción de Flo­ren­tino por­que hay otra ma­ne­ra de ver­lo. Ney­mar es el úni­co ju­ga­dor que ofre­ce el mer­ca­do que po­dría pro­du­cir un elec­tros­hock, sa­cu­di­da im­pres­cin­di­ble en es­te mo­men­to en el que club y equi­po han caí­do en una es­pe­cie de le­tar­go. Su ima­gi­na­ción, téc­ni­ca, ve­lo­ci­dad, per­so­na­li­dad y po­ten­cia me­diá­ti­ca agi­ta­ría el Ber­na­beu y, con ello, se ac­ti­va­ría un en­tu­sias­mo que afec­ta­ría po­si­ti­va­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad. Vis­to lo vis­to en la pre­tem­po­ra­da, cual­quier ju­ga­dor pro­pues­to por Zi­da­ne ayu­da­ría a me­jo­rar al­gu­nos de los as­pec­tos de­fi­ci­ta­rios del jue­go. Pe­ro so­lo Ney­mar se­ría ca­paz de pro­vo­car una re­vo­lu­ción ca­paz de agi­tar­lo to­do.

Má­gi­cos. João Fé­lix la rom­pió en la pre­tem­po­ra­da y ya lo he­mos adop­ta­do. La ca­ra de ni­ño, el ges­to re­la­ja­do, la fi­gu­ra elegante, la coor­di­na­ción na­tu­ral pa­ra el gi­ro ines­pe­ra­do que des­plan­ta a los de­fen­sas… Co­mo en Ma­drid el ba­lón es igual de re­don­do que en Lis­boa, no tu­vo pro­ble­mas de adap­ta­ción. Tam­po­co ne­ce­si­tó po­ner ca­ra de ve­lo­ci­dad pa­ra de­mos­trar­nos su com­pro­mi­so. Es más, tie­ne tal do­mi­nio de la si­tua­ción que, cuan­do ha­ce una pau­sa, a uno le pa­re­ce que cre­ce la hier­ba a su al­re­de­dor. Sin em­bar­go, den­tro del área tie­ne una ca­pa­ci­dad de sín­te­sis que le per­mi­te des­cu­brir to­dos los ata­jos que lle­van al gol con un so­lo to­que. Joao Fé­lix lo tie­ne to­do y ha de­ci­di­do que era el mo­men­to de po­ner­le un Si­meo­ne a su ca­rre­ra de­por­ti­va. Es po­si­ble que ese en­cuen­tro lo com­ple­te co­mo ju­ga­dor, do­tán­do­lo de un ma­yor sen­ti­do tác­ti­co y sa­cri­fi­cio co­lec­ti­vo. Pe­ro se rue­ga que la trans­for­ma­ción no rom­pa la ba­ri­ta má­gi­ca que tra­jo des­de la cu­na. Ney­mar, en un en­tre­na­mien­to del PSG.

Tam­bién Fren­kie de Jong lle­gó a la Li­ga pa­ra dig­ni­fi­car­la pa­seán­do­se con su zan­ca­da limpia por el cen­tro del cam­po del Ba­rça con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y des­par­pa­jo con que lo ha­cía en el Ajax. La ca­be­za siem­pre le­van­ta­da co­mo si se le hu­bie­ra per­di­do al­go en la dis­tan­cia; un cuer­po ama­ble, ca­si in­fan­til, que no in­ti­mi­da por pre­sen­cia, pe­ro que se im­po­ne por mo­vi­li­dad y cam­bio de rit­mo; unos bra­zos que se mue­ven suel­tos co­mo si los ma­ne­ja­ran los hi­los de un ti­ti­ri­te­ro, hi­los pa­re­ci­dos a los que uti­li­za pa­ra mo­ver al equi­po. Hay que ver el da­ño que pue­de ha­cer un ti­po con ca­ra de ni­ño bueno gra­cias a un gol­pe de vis­ta que lo abar­ca to­do y un to­que in­te­li­gen­te y pre­ci­so que sal­ta lí­neas pa­ra mor­ti­fi­car a los ri­va­les. Los tres gran­des del fút­bol es­pa­ñol em­pie­zan hoy la ca­rre­ra por el tí­tu­lo re­fres­ca­dos por jó­ve­nes des­lum­bran­tes que re­no­va­rán el atrac­ti­vo de la Li­ga en­te­ra. Que em­pie­ce el es­pec­tácu­lo.

/ F. MORI (AP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.