La pa­la­bra mu­ti­la­da

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR LUIS BAGUÉ QUÍLEZ

El tí­tu­lo del úl­ti­mo poe­ma­rio de Raúl Quin­to dia­lo­ga con La len­gua a pe­da­zos, la obra de Juan Ma­yor­ga que es­ce­ni­fi­ca­ba el due­lo ver­bal en­tre un som­brío in­qui­si­dor y una mon­ja lla­ma­da Te­re­sa de Je­sús. Co­mo la pie­za de Ma­yor­ga, La len­gua ro­ta nos ha­bla de la in­su­mi­sión de la pa­la­bra, con­ver­ti­da en un ins­tru­men­to de re­bel­día fren­te al “blan­co ros­tro del po­der”. La pa­rá­bo­la que da ori­gen al li­bro, se­gún la cual Ze­nón se arran­có la len­gua y se la es­cu­pió en la ca­ra al ti­rano de Elea, pro­por­cio­na los cimientos de una ar­qui­tec­tu­ra le­van­ta­da so­bre la no­ción de lo in­de­ci­ble. En efec­to, Quin­to pro­mue­ve aquí un ac­ti­vis­mo lí­ri­co que pre­ten­de res­tau­rar las ver­da­des si­len­cia­das por in­tere­ses po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos. No es ca­sual que mu­chos de los poe­mas va­yan en­ca­be­za­dos por nom­bres pro­pios —al­gu­nos, fa­mi­lia­res pa­ra el lec­tor es­pa­ñol, co­mo el del re­por­te­ro Jo­sé Cou­so; otros, ba­rri­dos por el tsu­na­mi de la ac­tua­li­dad in­for­ma­ti­va— cu­yas sem­blan­zas se des­plie­gan en una no­ta fi­nal ti­tu­la­da ‘Los nom­bres’: to­dos ellos tie­nen en co­mún la con­di­ción de már­ti­res lai­cos que han en­tre­ga­do sus vi­das por de­fen­der cau­sas ci­vi­les o de­re­chos hu­ma­nos. No hay du­da de que en ma­nos de un poe­ta me­nos do­ta­do ese ma­te­rial ha­bría desem­bo­ca­do en el lo­da­zal de lo pan­fle­ta­rio. Sin em­bar­go, el lo­gro de Quin­to re­si­de en re­crear me­ta­fó­ri­ca­men­te un uni­ver­so don­de tie­nen ca­bi­da la vio­len­cia ma­chis­ta, el frau­de de la pos­ver­dad, el es­cán­da­lo far­ma­céu­ti­co de la ta­li­do­mi­da o la re­cons­truc­ción de un epi­so­dio ol­vi­da­do de la Gue­rra Ci­vil (véa­se el po­de­ro­so díp­ti­co ‘Má­la­ga-Al­me­ría’). Es­ta es­tra­te­gia an­ti­rrea­lis­ta va co­lo­ni­zan­do las grie­tas de los re­la­tos ofi­cia­les has­ta pro­po­ner una con­cep­ción mu­ral de la poe­sía don­de el mu­ro es a la vez ima­gen de la re­pre­sión (“La pa­red nos ro­dea / y nos en­cie­rra afue­ra”) y con­sig­na ca­paz de ino­cu­lar el vi­rus de la in­su­rrec­ción: “Las pa­la­bras / pin­ta­das so­bre el mu­ro. // Una in­fec­ción”. Co­mo ya ha­bía en­sa­ya­do en Rui­do blan­co, es­ta­mos an­te una ins­ta­la­ción dis­cur­si­va que in­yec­ta nue­va sa­via a vie­jos tó­pi­cos y cer­ti­fi­ca la di­men­sión in­ter­pe­la­ti­va de la es­cri­tu­ra. Qui­zá la poe­sía no sir­va pa­ra de­rro­car al ti­rano de turno, pe­ro to­mar la pa­la­bra (o el al­ta­voz) su­po­ne el pri­mer pa­so pa­ra des­en­mas­ca­rar­lo.

La len­gua ro­ta Raúl Quin­to

La Bella Var­so­via, 2019 80 pá­gi­nas. 10 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.