Una ex­plo­sión en­vuel­ta en la ne­bli­na ru­sa

El Krem­lin im­po­ne el si­len­cio so­bre los in­ci­den­tes nu­clea­res y mi­li­ta­res, co­mo el ocu­rri­do en una ba­se del nor­te

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RO­DRI­GO FER­NÁN­DEZ,

Pri­me­ro fue­ron dos muer­tos, lue­go cin­co. Al prin­ci­pio se afir­mó que los ni­ve­les de ra­diac­ti­vi­dad eran nor­ma­les, lue­go se or­de­nó una eva­cua­ción a la que al fi­nal se dio mar­cha atrás. La in­for­ma­ción con­tra­dic­to­ria y a cuentagota­s ha ro­dea­do la mis­te­rio­sa ex­plo­sión el 8 de agos­to en una re­mo­ta ba­se mi­li­tar del nor­te de Ru­sia, jun­to al mar Blan­co. Días des­pués de la de­fla­gra­ción, Moscú aca­bó re­co­no­cien­do que el ac­ci­den­te es­tu­vo vin­cu­la­do con prue­bas de “nue­vas ar­mas”. Para en­ton­ces, la po­bla­ción que vi­ve en la zo­na de la ba­se mi­li­tar, en Nio­nok­sa, se apre­su­ra­ba a com­prar pas­ti­llas de yo­do, que se usan para li­mi­tar los efec­tos de una exposición a la ra­dia­ción. El ca­so ilus­tra el se­cre­tis­mo en el que el Go­bierno ru­so en­vuel­ve los in­ci­den­tes re­la­cio­na­dos con sus ins­ta­la­cio­nes nu­clea­res y de ar­ma­men­to.

¿Qué prue­ba es­ta­ban rea­li­zan­do los ru­sos? Aún no se sa­be con cer­te­za, co­mo tam­po­co el pe­li­gro real para la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te la de Nio­nok­sa. El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa ru­so in­for­mó de que la ex­plo­sión cau­só dos muer­tos y seis he­ri­dos, y ase­gu­ró que no ha­bía con­ta­mi­na­ción ra­diac­ti­va y que el ni­vel de ra­dia­ción es­ta­ba “den­tro de lo nor­mal”.

Sin em­bar­go, en la cer­ca­na Se­ve­rod­vinsk (185.000 ha­bi­tan­tes), Kse­nia Yú­di­na, por­ta­voz del Ayun­ta­mien­to, pre­ci­sa­ba que sí se ha­bía re­gis­tra­do un pe­que­ño au­men­to, aun­que más tar­de se in­for­mó de que so­lo ha­bía du­ra­do unos 40 mi­nu­tos. Aun así, las au­to­ri­da­des ce­rra­ron tem­po­ral­men­te la na­ve­ga­ción en una par­te de la bahía de Dvi­na, en el mar Blan­co, y al­gu­nos me­dios ru­sos in­for­ma­ron de que la de­to­na­ción ha­bía si­do cau­sa­da por la ma­la ma­ni­pu­la­ción de al­gún ti­po de ar­ma.

Cua­tro días des­pués del ac­ci­den­te, la agen­cia ató­mi­ca ru­sa (Ro­sa­tom) re­co­no­ció que el in­ci­den­te es­ta­ba re­la­cio­na­do con prue­bas ar­ma­men­tís­ti­cas. Lo hi­zo du­ran­te las exe­quias de las víc- ti­mas, ca­li­fi­ca­das de “hé­roes na- cio­na­les” y que al fi­nal re­sul­ta­ron ser cin­co cien­tí­fi­cos. Tu­vie­ron lu- gar en Sa­rov (95.000 ha­bi­tan­tes), una ciu­dad ce­rra­da a los ex­tran­je­ros y uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción nu­clear más im­por­tan­tes del país. Ro­sa­tom ase­gu­ró que el ac­ci­den­te ocu­rrió cuan­do se lle­va­ban a ca­bo prue­bas con “fuen­tes de isó­to­pos” de un sis­te­ma de pro­pul­sión lí­qui­do, pe­ro no acla­ró más. Los cien­tí­fi­cos del Cen­tro Fe­de­ral Nu­clear de­cla­ra­ron, sin em­bar­go, que lo que se pro­ba­ba era un reac­tor nu­clear pe­que­ño que for­ma par­te del sis­te­ma pro­pul­sor de un “equi­po mi­li­tar”.

Es­to lle­vó a con­cluir a la ma­yo­ría de es­pe­cia­lis­tas que las prue­bas eran las de un ti­po de mi­sil de cru­ce­ro ul­tra­mo­derno del que ha­bía in­for­ma­do or­gu­llo­sa­men­te el pre­si­den­te, Vla­dí­mir Pu­tin, du­ran­te el dis­cur­so del es­ta­do de la na­ción en 2018. El lla­ma­do Sky­fall por la OTAN y Bu­re­vést­nik por los ru­sos tie­ne un pe­que­ño reac­tor nu­clear en su sis­te­ma pro­pul­sor que le per­mi­te vo­lar a al­tu­ras re­la­ti­va­men­te ba­jas; ade­más, pue­de ma­nio­brar en pleno vue­lo, lo que lo ha­ce im­per­cep­ti­ble para los sis­te­mas de de­fen­sa an­ti­aé­rea.

El experto mi­li­tar in­de­pen­dien­te Ale­xan­der Goltz co­men­ta que “es ló­gi­co su­po­ner que lo que ex­plo­tó el 8 de agos­to fue un Bu­re­vést­nik”, ya que el po­lí­gono don­de ocu­rrió “es­tá des­ti­na­do a prue­bas de mi­si­les” y “es po­co pro­ba­ble que el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa tra­ba­je si­mul­tá­nea­men­te en di­fe­ren­tes ti­pos de mi­si­les que usan equi­pos ener­gé­ti­cos nu­clea­res”.

El pa­sa­do mar­tes, las au­to­ri­da­des re­co­no­cie­ron que los ni­ve­les de ra­dia­ción sí se man­te­nían por en­ci­ma de los ni­ve­les ha­bi­tua­les. En Se­ve­rod­vinsk, la ra­dia­ción gam­ma os­ci­la­ba en­tre 4 y 16 ve­ces la ta­sa nor­mal, aun­que son ni­ve­les le­ja­nos a los con­si­de­ra­dos le­ta­les. En Nio­nok­sa, el epi­cen­tro del su­ce­so, se anun­ció una eva­cua­ción, y lue­go se ma­ti­zó que era una sim­ple re­co­men­da­ción.

Des­de los tiem­pos de la Unión So­vié­ti­ca, Moscú ha con­ver­ti­do en una tradición ocul­tar in­for­ma­ción cuan­do se tra­ta de su­ce­sos gra­ves, aun­que en al­gu­nos ca­sos pue­dan te­ner consecuenc­ias se­rias para la po­bla­ción. El ca­so más co­no­ci­do es la ca­tás­tro­fe de la ex­plo­sión del ter­cer reac­tor nu­clear de la cen­tral de Cher­nó­bil (ac­tual Ucra­nia) en 1986. El Krem­lin tra­tó de ocul­tar por to­dos los me­dios la en­ver­ga­du­ra de lo ocu­rri­do y las consecuenc­ias que tu­vo para las po­bla­cio­nes cer­ca­nas, tra­tan­do de mi­ni­mi­zar el gra­do de con­ta­mi­na­ción in­clu­so cuan­do al­can­za­ba co­tas le­ta­les. Para los ex­per­tos, la ex­plo­sión en Nio­nok­sa pa­re­ce di­mi­nu­ta en com­pa­ra­ción.

Fal­ta de in­for­ma­ción

El Go­bierno tra­tó de ocul­tar ini­cial­men­te la tra­ge­dia del sub­ma­rino nu­clear Kursk en 2000 —118 muer­tos—, y de­cla­ró se­cre­ta la in­ves­ti­ga­ción del fue­go en el su­mer­gi­ble Los­ha­rik, tam­bién de pro­pul­sión ató­mi­ca, en ju­lio pa­sa­do, que de­jó 14 muer­tos. La des­con­fian­za ha­cia esa es­tra­te­gia de si­len­cio no es so­lo del ex­te­rior. Tras la ex­plo­sión de Nio­nok­sa, los ciu­da­da­nos reac­cio­na­ron co­mo les dic­ta la ex­pe­rien­cia: no cre­ye­ron la in­for­ma­ción tran­qui­li­za­do­ra y co­rrie­ron a com­prar yo­do.

La eco­lo­gis­ta Svetla­na Ba­ben­ko, que vi­ve en la zo­na del su­ce­so, afir­ma por te­lé­fono que la situación aho­ra es “nor­mal”, que “no hay preo­cu­pa­ción”. Ale­xandr Yu­fra­kov, del La­bo­ra­to­rio de Eco­lo­gía de la Aca­de­mia de Cien­cias, sos­tie­ne que en Se­ve­rod­vinsk y Ar­ján­guelsk, don­de re­si­de, ya no hay te­mor, pe­ro “sí un gran ma­les­tar por la fal­ta de in­for­ma­ción”. Y Ali­na, es­tu­dian­te tam­bién de Ar­ján­guelsk, co­men­ta: “No te­ne­mos la sen­sa­ción de es­tar sen­ta­dos so­bre un pol­vo­rín”.

No to­dos lo tie­nen tan cla­ro. “Des­co­no­ce­mos qué can­ti­dad de sus­tan­cias ra­diac­ti­vas ca­ye­ron al me­dio am­bien­te”, di­ce el ana­lis­ta mi­li­tar Pá­vel Fel­gen­gauer. Tam­po­co se sa­be “de qué isó­to­pos se tra­ta, ya que las au­to­ri­da­des no dan es­ta in­for­ma­ción”. De tra­tar­se de ura­nio-232 y de una con­ta­mi­na­ción de aguas cos­te­ras, po­dría afec­tar a la ca­de­na ali­men­ti­cia y “las consecuenc­ias se ha­rían sen­tir du­ran­te mu­chos años”.

/ GETTY

Lan­za­mien­to de un mi­sil des­de un sub­ma­rino nu­clear de la Flo­ta del Nor­te ru­sa, du­ran­te unos ejer­ci­cios en ma­yo de 2018 en la pe­nín­su­la de Kam­chat­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.