Que­re­mos he­chos, no re­la­tos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Por si si­guen dis­traí­dos en la pla­ya les re­cuer­do que el cur­so po­lí­ti­co no aca­bó con la for­ma­ción de un go­bierno, sino con la dispu­ta en torno a quién ha­bía ganado el re­la­to so­bre las cau­sas de es­te fra­ca­so. El úni­co he­cho im­por­tan­te, lo de que de ver­dad im­por­ta­ba, se des­va­ne­ció así de­trás de jue­gos de per­sua­sión di­ri­gi­dos a impu­tar al otro la res­pon­sa­bi­li­dad por la fal­ta de acuer­do. Se­gui­mos sin re­sul­ta­dos, es­tos se su­plen por pa­la­bras jus­ti­fi­ca­do­ras or­de­na­das siguiendo los en­mar­ques ha­bi­tua­les y las nue­vas con­ven­cio­nes de la ac­tual

dic­ta­du­ra del mar­ke­ting po­lí­ti­co. Pa­ro­le, pa­ro­le, pa­ro­le. Y así lle­va­mos cua­tro lar­gos años en los que si­guen rei­nan­do los pre­su­pues­tos de El Cid Mon­to­ro, en los que la ac­ción po­lí­ti­ca pro­pia­men­te di­cha es su­pli­da por el es­truen­do de la con­fron­ta­ción in­ter­par­ti­dis­ta, la ex­ci­ta­ción de las pa­sio­nes que tan­to pro­pi­cian las re­des, y el nar­ci­sis­mo de los lí­de­res —la va­ni­dad es la “en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal” de los po­lí­ti­cos, di­ce We­ber—.

Lo ma­lo es que eso que lla­ma­mos “re­la­to”, pre­ci­sa­men­te por­que es po­lí­ti­co, no pue­de de­jar de in­tro­du­cir la ló­gi­ca ad­ver­sa­ria, el inevi­ta­ble no­so­tros fren­te a ellos. ¿Có­mo po­de­mos ac­ce­der así al más mí­ni­mo acuer­do si no pa­ra­mos de sa­ta­ni­zar al ad­ver­sa­rio? ¿Hay al­gu­na fór­mu­la para que nues­tros po­lí­ti­cos aban­do­nen el mo­do elec­to­ral, la pa­to­ló­gi­ca bús­que­da de su pro­pio be­ne­fi­cio cai­ga quien cai­ga, y se acer­quen al mo­do go­ber­nar; que de­jen de pen­sar en sus in­te­re­ses de par­te y se acer­quen a los in­te­re­ses de to­dos? Por­que, no lo ol­vi­de­mos, aun­que so­lo go­bier­ne una “par­te” (de aquí vie­ne el tér­mino “par­ti­do”), tie­ne que ha­cer­lo para lo co­mún. Es­to es lo que más les cues­ta en­ten­der

Lle­va­mos des­de el fi­nal de la cri­sis con los de­be­res a me­dio ha­cer

Se ne­ce­si­ta­rán con­sen­sos am­plios para de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas di­fí­ci­les

a los nuevos po­lí­ti­cos de pro­fe­sión, más có­mo­dos en la mu­tua des­ca­li­fi­ca­ción y el cálcu­lo del be­ne­fi­cio in­me­dia­to que en bus­car de­ci­sio­nes res­pon­sa­bles —We­ber, de nue­vo—.

E la na­ve va! A pe­sar de to­do, la na­ve del Es­ta­do si­gue a flo­te gra­cias a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pro­fe­sio­na­li­za­das. Pe­ro na­ve­ga sin rumbo, con las ha­bi­tua­les ru­ti­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas, sin na­die que es­té pro­pia­men­te al man­do y se­pa con­du­cir­lo al des­tino desea­do. Lle­va­mos así des­de el fi­nal de la cri­sis, con los de­be­res a me­dio ha­cer y ya ca­si den­tro del peor escenario po­lí­ti­co-económico de los úl­ti­mos años, en ple­na tor­men­ta. Y no creo que to­dos es­tos pro­ble­mas, en­tre los cua­les se en­cuen­tra una for­mi­da­ble cri­sis de Es­ta­do, se re­suel­van só­lo con pa­la­bras, re­la­tos o mi­lon­gas. Se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.