Igle­sias in­sis­te en for­mar un Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

No es la pri­me­ra vez que la for­ma­ción de Igle­sias re­cu­rre a es­te ti­po de ofen­si­va. Tras la mo­ción de cen­su­ra de ju­lio de 2018 y el fa­lli­do acuer­do de Pre­su­pues­tos, Po­de­mos reite­ró una fra­se que se ha con­ver­ti­do en man­tra: “So­mos la ga­ran­tía de que el PSOE aprue­be po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas y eso so­lo pue­de ha­cer­se es­tan­do en el Go­bierno”.

Con es­te ar­gu­men­to, el par­ti­do ha apun­ta­la­do su de­man­da de ne­go­ciar úni­ca­men­te un acuer­do de coa­li­ción con los so­cia­lis­tas. Un pac­to pro­gra­má­ti­co, la apues­ta ini­cial del PSOE que aho­ra es­te par­ti­do quie­re re­to­mar, es “pa­pel mo­ja­do”, en pa­la­bras de Igle­sias. El equi­po ne­go­cia­dor de Po­de­mos pac­tó en el acuer­do de Pre­su­pues­tos el PSOE una re­for­ma del sis­te­ma del al­qui­ler cu­ya le­tra pe­que­ña no se plas­mó en el de­cre­to que fi­nal­men­te se apro­bó en el Con­gre­so. Tam­po­co con­si­guie­ron me­dian­te un pac­to que el PSOE es­ta­ble­cie­ra un im­pues­to a la ban­ca. Es la mu­ni­ción con la que Po­de­mos car­ga sus ata­ques con­tra el Go­bierno. muer­te de la ex­tre­ma de­re­cha de Sal­vi­ni”. Una ex­pli­ca­ción que ha re­ci­bi­do el apoyo de mu­chos de sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do.

“En es­te, co­mo en otros ca­sos, im­por­ta más el tono que el con­te­ni­do”, ex­pli­ca la po­li­tó­lo­ga Cris­ti­na Mon­ge. “Cuan­do ten­gan que pac­tar las dis­cre­pan­cias, cues­tión cla­ve en la ne­go­cia­ción, ¿Po­de­mos va a te­ner una ac­ti­tud de crí­ti­ca cons­truc­ti­va o va a ge­ne­rar una po­lé­mi­ca en re­des subida de tono co­mo es­ta­mos vien­do?”, plan­tea.

Noe­lia Ve­ra, por­ta­voz de la di­rec­ción, cri­ti­có la po­lí­ti­ca de vi­vien­da del PSOE. Eche­ni­que, el sis­te­ma de de­pen­den­cia. So­fía Cas­ta­ñón, dipu­tada, las ca­ren­cias del pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta. El pro­pio Igle­sias no du­dó en lan­zar­se con­tra la Ope­ra­ción Cha­mar­tín —un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio en el nor­te de Ma­drid—. Días des­pués, la for­ma­ción pre­sen­tó una de­nun­cia con­tra to­das las au­to­ri­da­des vin­cu­la­das con el plan, que ca­li­fi­can de “pe­lo­ta­zo”. En­tre los de­nun­cia­dos, el ac­tual mi­nis­tro de Fo­men­to en fun­cio­nes, Jo­sé Luis Ába­los, uno de los ne­go­cia­do­res del fa­lli­do pac­to de Go­bierno.

Más des­con­fian­za

“En la ba­ta­lla de la ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca se usan to­das las ba­zas fren­te al ad­ver­sa­rio”, di­ce Pa­lo­ma Ro­mán, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Go­bierno de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Los dos par­ti­dos ma­xi­mi­zan sus po­si­cio­nes an­tes de sen­tar­se a ne­go­ciar, pre­vi­si­ble­men­te en sep­tiem­bre. Es de­cir, en pa­la­bras de Mon­ge: “Po­de­mos se plan­tea que si se lle­ga a un acuer­do ha­brán for­za­do sus po­si­cio­nes y el re­sul­ta­do les se­rá más po­si­ti­vo. Si no hay pac­to, se ha­brán dis­tan­cia­do del PSOE para con­ver­tir­se en lo que con­si­de­ran la iz­quier­da au­tén­ti­ca, que de­fien­de va­lo­res pro­gre­sis­tas en los te­mas cla­ve en dispu­ta co­mo la mu­jer e in­mi­gra­ción”.

Es­te ti­po de es­tra­te­gias, plan­tea Mon­ge, no con­tri­bu­yen a me­jo­rar la des­con­fian­za en­tre Sán­chez e Igle­sias. “Son dos ac­to­res po­lí­ti­cos que tra­tan de per­fi­lar las aris­tas an­te dos po­si­bles es­ce­na­rios: la re­pe­ti­ción elec­to­ral y el acuer­do”, plan­tea Pa­blo Simón, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Car­los III. “Para con­se­guir­lo es­tán en un pro­ce­so de di­fe­ren­ciar­se del otro”, ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go.

Aun­que, co­mo ejem­pli­fi­ca Simón, al com­pa­rar los pro­gra­mas de los dos par­ti­dos apa­rez­can más si­mi­li­tu­des que con­tra­dic­cio­nes. El acuer­do de Pre­su­pues­tos fir­ma­do en­tre Sán­chez e Igle­sias en oc­tu­bre de 2018 lo po­ne de ma­ni­fies­to: 50 pá­gi­nas de me­di­das que, fi­nal­men­te, no ob­tu­vie­ron el apoyo par­la­men­ta­rio.

“Te­ner a to­da la mi­li­tan­cia de Po­de­mos lla­man­do trai­dor al PSOE en Twit­ter no ayu­da. ¿El PSOE es un trai­dor has­ta que Po­de­mos en­tre en el Go­bierno? ¿En­ton­ces se con­vier­ten en ami­gos?”, se pre­gun­ta Simón. “Si el PSOE es tan an­ti­so­cial co­mo dicen, ¿por qué quie­ren go­ber­nar con ellos? Se­ría más cohe­ren­te ha­ber apos­ta­do por plan­tear las co­sas que tie­nen en co­mún y có­mo iba a ser ca­paz Po­de­mos de con­se­guir que los so­cia­lis­tas fue­ran un pa­so más allá”.

/ ULY MAR­TÍN

Pa­blo Igle­sias y Pa­blo Eche­ni­que, en un as­cen­sor del Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.