Sal­vi­ni ac­ce­de a re­ga­ña­dien­tes a eva­cuar a 27 me­no­res del ‘Open Arms’

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - LO­RE­NA PA­CHO,

En el pul­so que man­tie­ne con sus so­cios de Go­bierno y con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, el mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, se vio obli­ga­do ayer a una ce­sión par­cial:

Los me­no­res des­em­bar­ca­ron ayer tar­de en dos bar­cos de la Guar­dia di Fi­nan­za y de la Guar­dia Cos­te­ra ita­lia­na. Des­pués, una fur­go­ne­ta los tras­la­dó al cen­tro de aco­gi­da de Lampedusa. A bor­do del Open Arms que­da to­da­vía un me­nor que via­ja acom­pa­ña­do por adul­tos.

“Au­to­ri­zo el des­em­bar­co de los pre­sun­tos me­no­res muy a mi pe­sar”, de­cla­ró Sal­vi­ni, quien pre­sen­tó es­ta me­di­da co­mo ejem­plo de su “leal co­la­bo­ra­ción” con el pre­si­den­te Con­te, con­tra el que ha pre­sen­ta­do una mo­ción de cen­su­ra. No obs­tan­te, atri­bu­yó a es­te úl­ti­mo la “res­pon­sa­bi­li­dad ac­ce­dió al des­em­bar­co de los 27 me­no­res no acom­pa­ña­dos que to­da­vía que­da­ban a bor­do del Open Arms, el bar­co de la ONG es­pa­ño­la blo­quea­do fren­te a las cos­tas de Lampedusa con más de 100 in­mi­gran­tes a bor­do. Sal­vi­ni

ex­clu­si­va” de una de­ci­sión que, a su jui­cio, “su­po­ne un pre­ce­den­te pe­li­gro­so”.

La ley de se­gu­ri­dad ita­lia­na atri­bu­ye al mi­nis­tro del In­te­rior la po­tes­tad de li­mi­tar o prohi­bir el trán­si­to o la de­ten­ción de bu­ques en el mar te­rri­to­rial por ra­zo­nes de or­den y se­gu­ri­dad pú­bli­ca o para evi­tar fa­vo­re­cer la in­mi­gra­ción clan­des­ti­na. Ello per­mi­te a Sal­vi­ni se­guir blo­quean­do la en­tra­da en puer­to del Open Arms en con­tra de la opinión de Con­te y a pe­sar de que seis paí­ses eu­ro­peos, in­clui­da España, se ha­yan com­pro­me­ti­do a aco­ger a los in­mi­gran­tes. se vio obli­ga­do a au­to­ri­zar el des­em­bar­co de los me­no­res en con­tra de su vo­lun­tad, se­gún hi­zo cons­tar en su res­pues­ta al pri­mer mi­nis­tro, Gius­sep­pe Con­te, quien le ha­bía con­mi­na­do a ha­cer­lo.

Tras des­em­bar­car en Lampedusa, los me­no­res tu­vie­ron un pri­mer con­tac­to con un equi­po de vo­lun­ta­rios que com­pro­bó su es­ta­do. “Ha si­do un des­em­bar­co tran­qui­lo, son me­no­res pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes par­tes del con­ti­nen­te afri­cano: Egip­to, Chad, el Cuerno de Áfri­ca… No tie­nen se­ña­les de en­fer­me­da­des fí­si­cas, pe­ro se les ve psi­co­ló­gi­ca­men­te afec­ta­dos tras per­ma­ne­cer 16 días en el mar”, ex­pli­có a es­te dia­rio Fran­ces­co Piob­bi­chi, de la ONG Me­di­te­rra­nean Ho­pe.

La au­to­ri­za­ción para des­em­bar­car a los me­no­res lle­gó en un mo­men­to en que la situación a

bor­do del bu­que era crí­ti­ca y es­ta­ba “fue­ra de control” se­gún ad­vir­tió la tri­pu­la­ción. Tras 16 días a la es­pe­ra de un puer­to don­de des­em­bar­car, el equi­po de la ONG es­pa­ño­la Proac­ti­va Open Arms se de­cla­ró en “es­ta­do de ne­ce­si­dad” y ad­vir­tió de que ya no po­día “ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los in­mi­gran­tes a bor­do”.

El fun­da­dor de la ONG, Os­car Camps, ase­gu­ró que la situación es in­sos­te­ni­ble y que hay “pe­leas constantes y dis­cu­sio­nes”. Ales­san­dro di Be­ne­det­to, psi­có­lo­go de la ONG Emer­gency a bor­do del Open Arms, ex­pli­có a es­te dia­rio que las eva­cua­cio­nes “a cuentagota­s”. seis en es­tos días, han au­men­ta­do la frus­tra­ción de los que que­dan, ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes de agre­si­vi­dad y con­fron­ta­ción. “Aho­ra mis­mo hay tristeza y an­gus­tia a bor­do, por­que les han se­pa­ra­do de personas con las que han crea­do víncu­los muy fuer­tes com­par­tien­do un mis­mo su­fri­mien­to”, ex­pli­ca­ba ho­ras des­pués del des­em­bar­co. Fuen­tes de la or­ga­ni­za­ción ad­vier­ten de que el bu­que no es­tá pre­pa­ra­do para man­te­ner a tan­ta gen­te du­ran­te tan­to tiem­po. Tras el des­em­bar­co de los me­no­res, ade­más de los 107 in­mi­gran­tes, 19 miem­bros de la tri­pu­la­ción con­vi­ven en el bar­co. De­ben com­par­tir el es­ca­so es­pa­cio dis­po­ni­ble en cu­bier­ta, tur­nar­se las zo­nas de som­bra y com­par­tir dos ba­ños. “Ni si­quie­ra a un de­te­ni­do se le pue­de tra­tar de es­ta ma­ne­ra y aquí nos man­tie­nen re­te­ni­dos con­tra nues­tra vo­lun­tad”, ase­gu­ra Camps.

De Quin­to: “bien co­mi­dos”

En la mis­ma lí­nea de Sal­vi­ni, el pa­sa­do vier­nes, el dipu­tado de Ciu­da­da­nos Mar­cos de Quin­to se re­fi­rió en un tuit a los mi­gran­tes del Open Arms co­mo los “bien co­mi­dos pa­sa­je­ros” que “cos­tea­ron su pa­sa­je con las ma­fias”. De Quin­to, miem­bro de la Eje­cu­ti­va del par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra, tam­bién man­tie­ne tuits con bu­los ul­tra­de­re­chis­tas so­bre in­mi­gra­ción.

Tras la eva­cua­ción de los me­no­res, subie­ron a bor­do po­li­cías ju­di­cia­les y mé­di­cos para lle­var a ca­bo una ins­pec­ción pe­di­da por la Fis­ca­lía de Agri­gen­to, que abrió el vier­nes una in­ves­ti­ga­ción por po­si­ble se­cues­tro de personas. La in­ten­ción de la Fis­ca­lía es com­pro­bar las con­di­cio­nes hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rias a bor­do y co­rro­bo­rar el “es­ta­do de ne­ce­si­dad” ale­ga­do por la ONG.

Por su par­te, la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno en fun­cio­nes, Car­men Cal­vo, ca­li­fi­có ayer de “inen­ten­di­ble” la pos­tu­ra de Sal­vi­ni. “Es­ta­mos vien­do lo que ha­ce la de­re­cha y la ul­tra­de­re­cha en Eu­ro­pa. Y las pers­pec­ti­vas que arras­tran son ca­da vez más preo­cu­pan­tes”, sub­ra­yó. Cal­vo ase­gu­ró en Má­la­ga que “co­rres­pon­de a to­dos cum­plir las nor­mas” y no so­lo a los es­ta­dos, sino “tam­bién a as personas fí­si­cas y ju­rí­di­cas, a quie­nes pi­dió “man­te­ner­se en los lí­mi­tes [a los] que la le­ga­li­dad les obli­ga”, en apa­ren­te alu­sión a la ONG es­pa­ño­la, in­for­ma Na­cho Sán­chez.

/ CONCETTA RIZZO (AP)

Agen­tes de la po­li­cía cien­tí­fi­ca ita­lia­na, con dos in­mi­gran­tes des­em­bar­ca­dos del Open Arms en la is­la de Lampedusa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.