El ul­tra usur­pó la iden­ti­dad a un ve­ne­zo­lano

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

la li­ber­tad ex­tra­mu­ros (el equi­va­len­te a la li­ber­tad con­di­cio­nal en España) para es­ca­par en no­viem­bre de 1999.

“Lo que le su­ce­dió en Bo­li­via le sir­vió de lec­ción. Com­pren­dió que te­nía que ale­jar­se de ul­tra­de­re­chis­tas y de­lin­cuen­tes si no que­ría ver­se en­vuel­to en pro­ble­mas… y aca­bar de­te­ni­do y ex­tra­di­ta­do a España”, se­ña­la el co­mi­sa­rio Mar­cos Frías, je­fe de la Bri­ga­da Cen­tral de Cri­men Or­ga­ni­za­do. Des­de aquel tro­pie­zo de Bo­li­via no ha te­ni­do ni una mul­ta de trá­fi­co.

Pa­sa­ron años. Pe­ro los po­li­cías es­pa­ño­les le pi­sa­ban los ta­lo­nes y te­nían aler­ta­dos a los bra­si­le­ños. “Era un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio. Pe­ro siem­pre íba­mos un pa­so de­trás de él”, re­cuer­da el ins­pec­tor Jorge Ga­rri­gós, je­fe del Gru­po de Fu­gi­ti­vos de la UDYCO cen­tral.

El 30 de ju­lio de 2018 Brasil Car­los Gar­cía Ju­liá de­ci­dió cam­biar su iden­ti­dad y su­plan­tar la de Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán Flo­res, hi­jo de Jo­sé Na­ti­vi­dad y Ma­ría Lour­des, un ve­ne­zo­lano con cé­du­la de iden­ti­dad 19.890.189, que qui­zás ig­no­ra aún hoy que un cri­mi­nal ha usur­pa­do su nom­bre du­ran­te lus­tros. Apro­ve­chan­do las fa­ci­li­da­des de des­pla­za­mien­to por tie­rra, el ul­tra es­pa­ñol cir­cu­ló por Su­ra­mé­ri­ca sin de­ma­sia­dos con­tra­tiem­pos.

Se mo­vió co­mo pez en el agua por Pa­ra­guay, Bo­li­via, Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la. Una de esas ve­ces que­dó re­gis­tra­da su en­tra­da a pie en Brasil por el pa­so de Pa­ra­cai­ma, en el Es­ta­do de Ro­rai­ma.

Hi­jo de un ofi­cial de Ar­ti­lle­ría, miem­bro de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, Gar­cía Ju­liá nun­ca des­ta­có en los es­tu­dios. Sin em­bar­go, dé­ca­das des­pués se pa­sea­ba por el mun­do con un abul­ta­do cu­rrícu­lo en el que se pre­sen­ta­ba co­mo pa­ra­cai­dis­ta, psi­có­lo­go, más­ter en mer­ca­do­tec­nia, de­tec­ti­ve pri­va­do, pi­lo­to de he­li­cóp­te­ro, ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, con­sul­tor de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción, con­sul­tor de se­gu­ros y has­ta res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad de im­por­tan­tes di­rec­ti­vos em­pre­sa­ria­les y gu­ber­na­ti­vos. Aho­ra tra­ba­ja­ba de chó­fer para Uber en São Pau­lo. co­mu­ni­có a Ma­drid: “El sos­pe­cho­so ha so­li­ci­ta­do un per­mi­so de tra­ba­jo. Ya te­ne­mos sus hue­llas. ¿Ac­ti­va­mos la ma­qui­na­ria?”. El sos­pe­cho­so iba por la vida con la iden­ti­dad de Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán.

España ha­bía en­via­do tiem­po atrás a Brasil las hue­llas del pis­to­le­ro de Ato­cha con una in­di­ca­ción: In­di­vi­duo de es­pe­cial interés. Y des­de en­ton­ces las mar­cas de sus diez de­dos ya es­ta­ban in­ser­tas en el sis­te­ma po­li­cial de Brasil. Ape­nas un mes des­pués, en sep­tiem­bre de 2018, los po­li­cías bra­si­le­ños in­for­ma­ron a los es­pa­ño­les: “¡Po­si­ti­vo! Es él”.

El pa­sa­do 5 de di­ciem­bre, al sa­lir de su ca­sa de la ca­lle de Vi­to­rino Ca­mi­lo, en São Pau­lo, va­rios po­li­cías le apre­sa­ron. Apa­ren­te­men­te se cie­rra así uno de los epi­so­dios más ne­gros y san­grien­tos de la re­cien­te his­to­ria de España.

/ EU­RO­PA PRESS

A la iz­quier­da, fi­cha de Gar­cía Ju­liá en la pri­sión bo­li­via­na de Pal­ma­so­la, don­de es­tu­vo re­cluí­do en­tre 1996 y 1999 por nar­co­trá­fi­co. A la de­re­cha, el jo­ven ul­tra­de­re­chis­ta ac­túa de por­taes­tan­dar­te en un mi­tin jun­to al no­ta­rio Blas Pi­ñar, lí­der de Fuer­za Nue­va, en 1976.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.