Ries­go inminente de sui­ci­dio

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

El pro­to­co­lo de pre­ven­ción de sui­ci­dios, que se le apli­có du­ran­te seis días a Eps­tein des­pués de un in­ci­den­te el 23 de ju­lio, in­clu­ye el tras­la­do del pre­so a una cel­da es­pe­cial de ob­ser­va­ción, ro­dea­da de ven­ta­nas, con una ca­ma ator­ni­lla­da al sue­lo y sin sábanas ni man­tas. To­das las pri­sio­nes fe­de­ra­les de­ben te­ner al me­nos una de es­tas cel­das, que pro­por­cio­nan “una vi­sión sin obs­tácu­los” del re­clu­so y no de­ben te­ner “ca­rac­te­rís­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas que pue­dan per­mi­tir la au­to­le­sión”.

La luz es­tá en­cen­di­da las 24 ho­ras del día y los fun­cio­na­rios, por tur­nos, se sien­tan en una ha­bi­ta­ción ad­ya­cen­te y mo­ni­to­ri­zan cons­tan­te­men­te al pre­so, lle­van­do un re­gis­tro es­cri­to de su com­por­ta­mien­to. Se les da ali­men­tos que pue­dan co­mer con los de­dos, sin cu­bier­tos. Es­tán en la cel­da has­ta 23 ho­ras al día, a me­nu­do sin po­der du­char­se.

El ré­gi­men de vi­gi­lan­cia por sui­ci­dio es­tá pen­sa­do para pe­rio­dos de tiem­po cor­tos, por el es­trés que ge­ne­ra en el su­je­to y en los fun­cio­na­rios. Es el coor­di­na­dor del programa, nor­mal­men­te el psi­có­lo­go je­fe de la pri­sión, quien de­ter­mi­na que ya no hay “ries­go inminente de sui­ci­dio”, tras una eva­lua­ción psi­co­ló­gi­ca ca­ra a ca­ra con el pre­so.

El ries­go de sui­ci­dio es tan al­to en las pri­sio­nes fe­de­ra­les que los guar­dias tie­ne ac­ce­so a un pa­lo de ma­de­ra con una cu­chi­lla en un ex­tre­mo para po­der cor­tar rá­pi­da­men­te la sá­ba­na si en­cuen­tran a un pre­so col­ga­do. No es pú­bli­co el da­to de cuán­tas personas se han sui­ci­da­do en el co­rrec­cio­nal de Man­hat­tan, pe­ro las ci­fras de la Ofi­ci­na de Pri­sio­nes mues­tran que al me­nos 124 personas se qui­ta­ron la vida en cen­tros pe­ni­ten­cia­rios fe­de­ra­les en­tre 2010 y 2016.

gra­ve­dad. Pe­ro se de­ci­dió apli­car al re­clu­so el pro­to­co­lo de pre­ven­ción de sui­ci­dios. Per­ma­ne­ció seis días ba­jo es­te se­ve­ro ré­gi­men de vi­gi­lan­cia en una cel­da es­pe­cial. Des­pués, a pe­ti­ción de sus abo­ga­dos, que ale­ga­ron que las le­sio­nes ha­bían si­do cau­sa­das por un ata­que de Tar­ta­glio­ne, vol­vió a la 9 Sur. Allí pa­só sus úl­ti­mos 12 días, con una su­per­vi­sión re­for­za­da que in­cluía re­vi­sio­nes ca­da me­dia ho­ra y la pre­sen­cia de un com­pa­ñe­ro de cel­da. Tu­vo uno los pri­me­ros días, pe­ro es­te fue tras­la­da­do y se que­dó so­lo.

Tres días des­pués de re­gre­sar a la 9 Sur, Eps­tein re­ci­bió la vi­si­ta de un abo­ga­do, Da­vid Schoen, que el acu­sa­do que­ría que se in­cor­po­ra­ra Ti­mes.

El vier­nes 9 de agos­to, sus abo­ga­dos lle­ga­ron tem­prano. Se sen­ta­ron con él en la sa­la de reunio­nes, du­ran­te ho­ras, para ex­pli­car­le que aca­ba­ban de ha­cer­se pú­bli­cos nuevos do­cu­men­tos ju­di­cia­les con de­ta­lles es­ca­bro­sos so­bre sus acu­sa­cio­nes. No hay re­gis­tro de lo que ocu­rrió en su cel­da cuan­do ca­yó la no­che. Hay cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia en los pa­si­llos, pe­ro no en las cel­das, ya que la ley fe­de­ral res­trin­ge el uso de las mis­mas en lu­ga­res don­de los pre­sos pue­den es­tar des­nu­dos.

Fal­si­fi­ca­ción del re­gis­tro

So­lo 17 fun­cio­na­rios cu­brían el turno de no­che en la pri­sión, dos de ellos asig­na­dos a la uni­dad 9 Sur. Los guar­dias de­bían rea­li­zar vi­si­tas a Eps­tein ca­da me­dia ho­ra. Pe­ro, al me­nos en­tre las 3.30 y las 6.30, no lo vi­gi­la­ron. Los dos fun­cio­na­rios, se­gún re­ve­ló la in­ves­ti­ga­ción pos­te­rior, se que­da­ron dor­mi­dos y, para en­cu­brir su error, fal­si­fi­ca­ron el re­gis­tro que es­ta­ban obli­ga­dos a lle­var.

Pa­sa­ron más ho­ras tra­ba­jan­do que las re­gla­men­ta­rias, al­go co­mún en es­ta y otras pe­ni­ten­cia­rías fe­de­ra­les, aho­ga­das de fi­nan­cia­ción co­mo con­se­cuen­cia de la re­duc­ción de gas­to pú­bli­co de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump. Uno de los fun­cio­na­rios que cus­to­dia­ba a Eps­tein no tra­ba­ja­ba vi­gi­lan­do a re­clu­sos, pe­ro se ha­bía ofre­ci­do a ha­cer­lo para ob­te­ner un so­bre­suel­do. La otra, una mu­jer que sí es­ta­ba asig­na­da en esa uni­dad, es­ta­ba ha­cien­do ho­ras ex­tras.

A las 6.30 del sá­ba­do 10 de agos­to, cuan­do rea­li­za­ban su ron­da, los fun­cio­na­rios en­con­tra­ron a Eps­tein con una sá­ba­na ata­da al cue­llo, col­ga­do de la li­te­ra. Los re­clu­sos oye­ron gri­tos. “¡Res­pi­ra, Eps­tein, res­pi­ra!”. Se le prac­ti­ca­ron ma­nio­bras de re­ani­ma­ción y fue tras­la­da­do a un hos­pi­tal cer­cano, don­de cer­ti­fi­ca­ron su muer­te.

El do­min­go se lle­vó a ca­bo la au­top­sia. La fo­ren­se je­fa de la ciu­dad, Bar­ba­ra Sam­pson, de­cla­ró que ne­ce­si­ta­ba más in­for­ma­ción an­tes de lle­gar a una con­clu­sión de­fi­ni­ti­va, al­go fre­cuen­te en es­tos ca­sos. Eps­tein te­nía ro­to el hioi­des. La frac­tu­ra de es­te hue­so sue­le in­di­car muer­te por es­tran­gu­la­mien­to, pe­ro en va­ro­nes, so­bre to­do de edad avan­za­da, es com­pa­ti­ble con el ahor­ca­mien­to. El vier­nes se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos de la au­top­sia: se ha­bía sui­ci­da­do ahor­cán­do­se con una sá­ba­na.

El FBI y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia han abier­to in­ves­ti­ga­cio­nes para acla­rar las “gra­ves irre­gu­la­ri­da­des” que, en pa­la­bras del fis­cal ge­ne­ral, Wi­lliam Barr, se pro­du­je­ron en la cus­to­dia de uno de los pre­sos de más al­to perfil del país. Los abo­ga­dos del fa­lle­ci­do han ase­gu­ra­do que lle­va­rán a ca­bo su pro­pia in­ves­ti­ga­ción. “Na­die de­be­ría mo­rir en la cár­cel”, de­cla­ra­ron en un co­mu­ni­ca­do.

/ BRIGITTE STELZER (POLARIS)

Jef­frey Eps­tein, en una ima­gen de una de­ten­ción pre­via, en 2008 en Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.