Benny Mo­ré, el bár­ba­ro del son

El mú­si­co cu­bano, que re­vo­lu­cio­nó to­do lo que to­có gra­cias a una des­me­di­da in­tui­ción ar­tís­ti­ca, ins­pi­ra un do­cu­men­tal, li­bros y un dis­co de Oma­ra Por­tuon­do con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - MAU­RI­CIO VI­CENT, Por­ta­da del dis­co de Benny Mo­ré (1958), uno de sus gran­des éxi­tos.

Si la mú­si­ca es el alma de Cu­ba, Benny Mo­ré se­ría el co­ra­zón de la mú­si­ca po­pu­lar cu­ba­na. Por eso no es di­fí­cil en­ten­der el por­qué de tan­tas ce­le­bra­cio­nes en la is­la es­te ve­rano, cuan­do Bar­to­lo­mé Ma­xi­mi­li­ano Mo­ré Gu­tié­rrez cum­pli­ría 100 años, el 24 de agos­to. Le apo­da­ban el Bár­ba­ro del Rit­mo, y para ho­me­na­jear­le se ha pro­gra­ma­do un alu­vión de ac­ti­vi­da­des en to­do el país: ex­po­si­cio­nes, con­cier­tos, con­cur­sos, do­cu­men­ta­les, pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y has­ta un dis­co de la gran da­ma del Bue­na Vis­ta So­cial Club, Oma­ra Por­tuon­do, quien a sus 88 años ha que­ri­do gra­bar 10 can­cio­nes que hi­cie­ron famoso a Benny, em­pe­zan­do por aque­lla que com­pu­so al co­mien­zo de los años cin­cuen­ta cuan­do arra­sa­ba con Dá­ma­so Pé­rez Pra­do en los sa­lo­nes de bai­le, Bo­ni­to y sa­bro­so, que de­cía aque­llo de “pe­ro qué bo­ni­to y sa­bro­so / bai­lan el mam­bo las me­xi­ca­nas / mue­ven la cin­tu­ra y los hom­bros / igua­li­to que las cu­ba­nas”.

Por aquel en­ton­ces lo lla­ma­ban en Mé­xi­co el Prín­ci­pe del Mam­bo, aun­que esa era una so­la de sus múl­ti­ples fa­ce­tas, re­cuer­da Por­tuon­do. La de so­ne­ro ma­yor em­pe­zó a tra­ba­jár­se­la des­de ni­ño en el po­bla­do cien­fue­gue­ro de San­ta Isa­bel de las La­jas, don­de vi­vía con su ma­dre y 17 her­ma­nos, to­dos ellos des­cen­dien­tes de es­cla­vos con­gos. Des­de pe­que­ño can­ta­ba y se acom­pa­ña­ba con el tres, y su tono era tan afi­na­do que lla­mó la aten­ción del gran Mi­guel Ma­ta­mo­ros, que le abrió un hue­co en su trío y se lo lle­vó a tra­ba­jar con él en 1944, cuan­do ya su voz fla­quea­ba. Con don Mi­guel Mo­ré gra­bó su pri­mer dis­co, que in­cluía te­mas tan pe­ga­jo­sos co­mo La pe­ni­ci­li­na, que ha­bla­ba de los re­me­dios para el mal de amo­res.

Con los Ma­ta­mo­ros, Bar­to­lo —pues to­da­vía era así co­no­ci­do— hi­zo una lar­ga gi­ra por Mé­xi­co, tan lar­ga que al fi­nal se ca­só con la enfermera Jua­na Bo­ca­ne­gra Du­rán y por con­se­jo del gui­ta­rris­ta del con­jun­to, Ra­fael Cue­to, se cam­bió de nom­bre. “Aquí a los bu­rros los lla­man Bar­to­lo, así que ya sa­bes”, le di­jo. Mo­ré no se lo pen­só mu­cho y eli­gió Benny por el jaz­zis­ta Benny Good­man, de quien era ad­mi­ra­dor, y bien es­co­gi­do es­tu­vo el alias pues en­se­gui­da se le abrie­ron más puer­tas. Du­ran­te su es­tan­cia en Mé­xi­co trabajó con va­rias agru­pa­cio­nes, has­ta que un día le pre­sen­ta­ron al ma­tan­ce­ro Pé­rez Pra­do, por su as­pec­to bau­ti­za­do Ca­ra de Fo­ca, con quién desa­rro­lló una cor­ta pe­ro in­ten­sa co­la­bo­ra­ción, cua­ja­da de éxi­tos de ca­ja.

El mam­bo triun­fa­ba allí don­de se pre­sen­ta­ba, tam­bién en el ci­ne, y al igual que Pé­rez Pra­do, Mo­ré apa­re­ció en va­rias pe­lí­cu­las me­xi­ca­nas de la épo­ca al la­do de la rum­be­ra cu­ba­na Ni­nón Se­vi­lla, ata­via­do con sus pin­to­res­cas cha­que­tas con so­bre­ta­lla y sus pan­ta­lo­nes an­chos, un look que pron­to pon­dría de mo­da. 1949 y 1950 se­rían años de in­ten­sa ac­ti­vi­dad para am­bos mú­si­cos, cuan­do gra­ba­ron jun­tos va­rios dis­cos muy

ILUS­TRA­CIÓN DE CA­BE­CE­RA: LALALIMOLA

Pa­re... que lle­gó el Bár­ba­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.