Qui­zá ti­rar los mu­ros de la ofi­ci­na no es tan bue­na idea

La mo­da de crear gran­des am­bien­tes abier­tos de tra­ba­jo sin des­pa­chos re­du­ce la pro­duc­ti­vi­dad en mu­chos ca­sos

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

agi­li­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes, pe­ro pier­des otras co­sas”. Para ella, lo im­por­tan­te es te­ner muy pre­sen­te la ac­ti­vi­dad que vas desa­rro­llar y en su re­fle­xión po­ne co­mo ejem­plo, có­mo no, a la fir­ma de la manzana: “El es­pa­cio de Ap­ple no va­le para Fe­rro­vial”.

En bus­ca de la crea­ti­vi­dad

Ale­jan­dra Mar­tí­nez, de BICG, des­cri­be có­mo son los es­tu­dios en los que, du­ran­te se­ma­nas, su con­sul­to­ría ana­li­za la for­ma de tra­ba­jar de otros para pro­po­ner­les un mo­de­lo ba­sa­do en la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa: “Nun­ca les pre­gun­ta­mos por el es­pa­cio. Sí so­bre có­mo co­la­bo­ran”. En esas ob­ser­va­cio­nes sur­gen fa­llos re­cu­rren­tes. Un ejem­plo es lo que de­no­mi­nan “el sín­dro­me del 25 de di­ciem­bre”. Pro­ba­ble­men­te co­noz­ca a al­guien que se cu­ra en sa­lud y pi­de usar una sa­la de reunio­nes to­dos los miér­co­les del año. “Lle­ga el día de Na­vi­dad y ves que hay sa­las re­ser­va­das”, cuen­ta la eje­cu­ti­va. La me­ta es apor­tar la má­xi­ma ver­sa­ti­li­dad y fle­xi­bi­li­dad a los es­pa­cios. “La va­rie­dad te da más crea­ti­vi­dad”, jus­ti­fi­ca Mar­tí­nez.

En ese ar­gu­men­to coin­ci­de An­gé­li­ca Sá­ti­ro, di­rec­to­ra de La Ca­sa Crea­ti­va. Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra de la crea­ti­vi­dad, y au­to­ra de va­rios li­bros so­bre la ma­te­ria, re­cuer­da que “para crear no so­lo es ne­ce­sa­rio te­ner un mon­tón de ideas, tam­bién es im­por­tan­te con­ver­ger, con­cre­tar… y para eso es ne­ce­sa­rio te­ner con­cen­tra­ción”. En de­fi­ni­ti­va, no bas­ta con jun­tar a mu­cha gen­te en un si­tio o ha­cer mu­cho brains­tor­ming para fo­men­tar la crea­ti­vi­dad. “A ve­ces se po­ne a las personas en un es­pa­cio pen­san­do que eso por sí so­lo va a dar un re­sul­ta­do y con eso no es su­fi­cien­te”, ase­gu­ra Sá­ti­ro. Eso es lo que To­más Hi­gue­ro, te­so­re­ro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ofi­ci­nas (AEO) y con­se­je­ro de­le­ga­do de Ai­re Lim­pio, de­no­mi­na “la tram­pa del di­se­ño”. Es de­cir, “pen­sar que el di­se­ño lo pue­de to­do”. Pe­ro Hi­gue­ro es op­ti­mis­ta y con­si­de­ra que “las em­pre­sas se es­tán dan­do cuen­ta de que to­do pa­sa por po­ner a la per­so­na en el cen­tro, por crear una ex­pe­rien­cia de em­plea­do”.

¿Y qué es lo peor que pue­de pa­sar en una ma­la re­for­ma? “Si tie­nes un edi­fi­cio mal pen­sa­do, eso crea di­ná­mi­cas muy dis­fun­cio­na­les en la plan­ti­lla”, ad­vier­te el con­se­je­ro de­le­ga­do de Ai­re Lim­pio. La di­rec­ti­va de BICG apun­ta, co­mo ejem­plo, que un “en un es­pa­cio abier­to sin un mo­de­lo de ofi­ci­na ba­sa­do en la ac­ti­vi­dad, te mue­res de rui­do”. Y para Octavio, de Sa­vills, la co­sa pue­de lle­gar a ser tan gra­ve co­mo que “en una em­pre­sa sin es­pa­cios de con­cen­tra­ción, po­si­ble­men­te la pro­duc­ti­vi­dad ba­je”. En resumen, si se quie­ren qui­tar los des­pa­chos para pa­re­cer­se más a las big­tech, an­tes ha­brá que me­di­tar bien qué mu­ros se de­rri­ban.

“El es­pa­cio de Ap­ple no va­le para Fe­rro­vial”, di­ce una ex­per­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.