Un me­sías de la di­rec­ción de or­ques­ta

El País (País Vasco) - - IDEAS SÉPTIMO DÍA - POR RU­BÉN AMÓN

Gus­ta­vo Du­da­mel

El ubi­cuo y ca­ris­má­ti­co ve­ne­zo­lano es maes­tro ti­tu­lar de la Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les

Gus­ta­vo Du­da­mel acos­tum­bra a pre­sen­tar­se en los en­sa­yos con unos va­que­ros y se arre­man­ga la ca­mi­sa a se­me­jan­za de un es­co­lar tra­vie­so. Ca­mi­na li­ge­ro en­tre los atri­les y se en­ca­ra­ma al po­dio con una mue­ca son­rien­te, en­tu­sias­ta, ge­ne­ro­sa.

Es el di­rec­tor de la or­ques­ta, el amo, pe­ro le des­mien­ten el as­pec­to ado­les­cen­te y la in­du­men­ta­ria es­tu­dian­til. Exac­ta­men­te co­mo ocu­rre con los datos asom­bro­sos de su pa­sa­por­te: Gus­ta­vo Du­da­mel, 38 años, na­tu­ral de Bar­qui­si­me­to (Ve­ne­zue­la).

He aquí la re­fe­ren­cia me­siá­ni­ca de la di­rec­ción con­tem­po­rá­nea. Lo com­pro­ba­ron en el Fes­ti­val de Pe­re­la­da (Ca­ta­lu­ña) los me­ló­ma­nos con­vo­ca­dos es­te 10 de agos­to, aun­que ya lo un­gie­ron cau­te­lar­men­te Da­niel Ba­ren­boim, Clau­dio Ab­ba­do y Si­mon Rattle, va­le­do­res de una san­tí­si­ma tri­ni­dad que ha arro­pa­do los pa­sos de Du­da­mel cus­to­dián­do­lo con los ho­no­res y las aten­cio­nes de un he­re­de­ro.

La ma­dri­na, en cam­bio, se lla­ma Mart­ha Ar­ge­rich. Hu­ra­ña y her­mé­ti­ca en su di­men­sión pú­bli­ca, pe­ro en­tu­sias­ta cuan­do se le men­cio­na al mu­cha­cho del pe­lo ri­za­do y los ho­yue­los se­duc­to­res. “El re­sul­ta­do mu­si­cal de la Or­ques­ta Simón Bo­lí­var supera al de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. No ha­blo de téc­ni­ca ni de vir­tuo­sis­mo, sino de mu­si­ca­li­dad. Que es más di­fí­cil”.

Se re­fie­re Ar­ge­rich a la agru­pa­ción “de” Gus­ta­vo Du­da­mel, aun­que la repu­tación in­ter­na­cio­nal del jo­ven maes­tro le ha lle­va­do a con­ver­tir­se en maes­tro ti­tu­lar de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les. El con­tra­to sub­ra­ya la fi­lia de Du­da­mel al con­ti­nen­te ame­ri­cano sin me­nos­ca­bo de una agen­da que con­vo­ca a las gran­des agru­pa­cio­nes sin­fó­ni­cas y que in­ter­pe­la al don de la ubi­cui­dad. Tan­to se re­quie­re a Du­da­mel por su ta­len­to co­mo por sus cua­li­da­des de te­le­pre­di­ca­dor y pro­yec­ción co­mer­cial. Se ha con­ver­ti­do en un icono del boom la­tino y en un per­so­na­je peo­ple. Lo de­mues­tra su bo­da en Las Ve­gas con la ac­triz es­pa­ño­la Ma­ría Val­ver­de. Su­ce­dió en 2017, el mis­mo año que Du­da­mel ha­bía inau­gu­ra­do en el po­dio de to­dos los po­dios, o sea, el Con­cier­to de Año Nue­vo al fren­te de la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na.

El “se­llo ama­ri­llo” de la Deuts­che Gram­mop­hon ma­dru­gó para fi­char­lo en 2005. Qui­zá para dar un sen­ti­do cir­cu­lar a las anéc­do­tas fa­mi­lia­res: Gus­ta­vi­to se po­nía a di­ri­gir con un pa­li­to en la mano ca­da vez que su

pa­dre ha­cía gi­rar los vi­ni­los de Ka­ra­jan, bu­cle pre­mo­ni­to­rio en la eje­cu­to­ria de quien se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un cum­pli­dor de uto­pías, un ha­ce­dor de im­po­si­bles. Du­da­mel po­ne co­mo ejem­plo el co­ro de las Ma­nos Blan­cas. Ni­ños sor­dos y mu­dos de Ve­ne­zue­la que in­ter­pre­tan mú­si­ca “por­que la lle­van den­tro”. Una di­men­sión es­pi­ri­tual que re­dun­da en la de­vo­ción de Gus­ta­vo a la Di­vi­na Pastora de Bar­qui­si­me­to.

Ya se lo di­jo al Pa­pa en Ro­ma, aun­que Be­ne­dic­to XVI, me­ló­mano, pia­nis­ta y mi­li­tan­te de Mo­zart, no tu­vo la for­tu­na de asis­tir a los en­sa­yos ex­tra­va­gan­tes del pro­di­gio. No ha­bla Du­da­mel en ellos de com­pa­ses ni de por­me­no­res téc­ni­cos. Tam­po­co se ex­pre­sa con au­to­ri­dad ni se de­ja lle­var por las pro­sai­cas ten­ta­cio­nes je­rár­qui­cas del car­go. Pre­fie­re di­ri­gir­se a los mú­si­cos co­mo un na­rra­dor de cuen­tos. Mu­cho más cuan­do tie­ne de­lan­te la par­ti­tu­ra de Vi­lla­lo­bos y cuan­do ma­ne­ja con ha­bi­li­dad se­duc­to­ra el en­can­to del acen­to ca­ri­be­ño. “Es­ta mú­si­ca es nos­tal­gia. Ima­gí­nen­se us­te­des to­man­do una cai­pi­ri­ña en una pla­ya de Río. Y acor­dán­do­se de su no­vio o de su no­via, que es­tán le­jos. Ese es el es­ta­do de áni­mo que se ne­ce­si­ta para to­car Vi­lla­lo­bos”, de­cía Du­da­mel a los ató­ni­tos pro­fe­so­res de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Ra­dio Fran­ce.

Por­que el me­sías de Bar­qui­si­me­to pro­vie­ne de una tie­rra in­con­ta­mi­na­da. No mi­ra el re­loj en los en­sa­yos ni se preo­cu­pa de las ho­ras que de­di­ca al es­tu­dio: “Mi maes­tro me de­cía que para des­can­sar ya ten­dre­mos el des­can­so eterno”. Su maes­tro es Jo­sé An­to­nio Abreu, so­bre­nom­bre de un de­miur­go ve­ne­zo­lano cu­ya mi­sión cul­tu­ral, pe­da­gó­gi­ca, re­den­to­ra, con­si­guió aglu­ti­nar a 600.000 jó­ve­nes en una red im­pre­sio­nan­te de or­ques­tas, con­ser­va­to­rios y es­cue­las. Se lla­ma el Sis­te­ma y na­da tie­ne que ver con el ob­tu­so aca­de­mi­cis­mo de Eu­ro­pa ni con la es­te­ri­li­dad de los con­ser­va­to­rios con­ti­nen­ta­les. Du­da­mel vie­ne del Nue­vo Mun­do al Vie­jo para re­sol­ver el pro­ble­ma de la cues­tión su­ce­so­ria: “Trai­go pa­sión, ilu­sión, ga­nas. Y ad­mi­to que me sor­pren­de don­de he lle­ga­do, pe­ro no es el fru­to de ca­sua­li­dad ni de suer­te”.

Du­da­mel tam­bién que­ría ha­ber lle­ga­do al fu­ne­ral de Abreu en 2018, pe­ro tu­vo que re­nun­ciar por ha­ber­se ene­mis­ta­do con el ré­gi­men de Ma­du­ro. El pre­si­den­te ve­ne­zo­lano lo ha­bía pros­cri­to un año an­tes, co­mo re­pre­sa­lia a un tuit en el que cri­ti­ca­ba la du­re­za del ré­gi­men bo­li­va­riano y exi­gía que se es­cu­cha­ra la voz de sus com­pa­trio­tas.

Ma­du­ro le re­pro­chó su fal­ta de éti­ca tan­to co­mo le po­día ha­ber re­pro­cha­do su fal­ta de me­mo­ria, pre­ci­sa­men­te por­que Du­da­mel con­des­cen­dió con la fe­ro­ci­dad del ti­rano du­ran­te de­ma­sia­dos años y tran­si­gió con que la re­vo­lu­ción del Sis­te­ma fue­ra con­ver­ti­da en un ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da en tiem­pos de Chá­vez y de Ma­du­ro.

Es la le­tra pe­que­ña de un ex­pe­dien­te im­pe­ca­ble, el la­do oscuro de un di­rec­tor de or­ques­ta cu­yo ca­ris­ma ha ins­pi­ra­do una se­cue­la au­dio­vi­sual —Mo­zart in the Jun­gle— y cu­yo reino es­tá por ini­ciar­se. Lo de­cía Ba­ren­boim: la vida de un di­rec­tor de or­ques­ta em­pie­za a los 50 años.

Se le re­quie­re en to­das par­tes por su ta­len­to, pe­ro tam­bién por su in­men­sa pro­yec­ción co­mer­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.