Los due­ños de los mer­ca­dos

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS PRIMER PLANO - POR DA­VID FER­NÁN­DEZ

Es­ta se­ma­na los ner­vios han vuel­to a las Bol­sas y mu­chas de ellas han en­tra­do en pér­di­das anua­les. El tér­mino “los mer­ca­dos” se usa para des­cri­bir de for­ma ge­né­ri­ca y un tan­to di­fu­sa a aque­llos in­ver­so­res que tie­nen la ca­pa­ci­dad de con­di­cio­nar el pre­cio de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. Pe­ro, ¿quié­nes for­man ese en­te abs­trac­to? En lo que va de si­glo XXI, el gran ágo­ra del di­ne­ro ha cam­bia­do de for­ma no­ta­ble. Los in­ver­so­res au­tó­ma­tas tie­nen ca­da vez más pe­so, gran­des ges­to­ras de fon­dos de in­ver­sión han emer­gi­do y ma­ne­jan pa­tri­mo­nios de millones de pe­que­ños aho­rra­do­res, los vehícu­los de in­ver­sión de los paí­ses que na­dan en pe­tro­dó­la­res com­pran gran­des par­ti­ci­pa­cio­nes en em­pre­sas oc­ci­den­ta­les… Es­tas son las ma­nos que me­cen las Bol­sas.

sis­té­mi­co en el mun­do fi­nan­cie­ro co­mo se pu­do ver con el de­no­mi­na­do flash crash de Wall Street en ma­yo de 2010, cuan­do el Dow Jones per­dió cer­ca de 800.000 millones de dó­la­res de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til en mi­nu­tos (lue­go re­cu­pe­ró bue­na par­te de lo per­di­do). Los de­fen­so­res del HFT, por el con­tra­rio, des­ta­can que la apli­ca­ción de la tec­no­lo­gía da li­qui­dez al mer­ca­do, aba­ra­ta los cos­tes y con­tri­bu­ye a eli­mi­nar po­si­bles in­efi­cien­cias en la for­ma­ción de pre­cios.

La im­por­tan­cia cre­cien­te de es­tos in­ver­so­res en el par­qué ha atraí­do a nu­me­ro­sos ma­te­má­ti­cos y fí­si­cos a la in­dus­tria fi­nan­cie­ra. Tie­nen una mi­sión: desa­rro­llar al­go­rit­mos que per­mi­tan rea­li­zar es­tra­te­gias de in­ver­sión con­ven­cio­na­les (ar­bi­tra­je, con­tra­par­ti­da o crea­ción de mer­ca­do, in­ver­sión in­tra­día, de­tec­ción de co­rre­la­cio­nes en el pre­cio de los ac­ti­vos…), pe­ro a mu­cha más ve­lo­ci­dad gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Sus pro­gra­mas son co­mo ca­jas ne­gras. Al­to se­cre­to. Es­tán pen­sa­dos para que ope­ren con to­tal au­to­no­mía. Para ellos, la intervenci­ón del hom­bre es un las­tre, una tor­tu­ga en un mun­do de lie­bres. In­ten­tan dar con la fór­mu­la ma­te­má­ti­ca ca­paz de ba­tir al mer­ca­do. No as­pi­ran a dar el pe­lo­ta­zo in­me­dia­to. Con ca­da mo­vi­mien­to, su ob­je­ti­vo es ga­nar 0,001 eu­ros. Pa­re­ce una me­ta de ren­ta­bi­li­dad mo­des­ta, ¿no? Mul­ti­pli­quen es­ta can­ti­dad por mi­les de ope­ra­cio­nes por mi­nu­to, ocho ho­ras al día, cin­co días a la se­ma­na, 52 se­ma­nas al año… Un mar­ti­llo pi­lón con el que ha­cer di­ne­ro si se acier­ta con el mo­de­lo.

La vida me­dia de un al­go­rit­mo de HFT pue­de me­dir­se a me­nu­do en se­ma­nas. La ve­lo­ci­dad me­dia en la eje­cu­ción de una or­den en la Bol­sa de Nue­va York ha caí­do des­de 20 se­gun­dos ha­ce una dé­ca­da a so­lo un se­gun­do ac­tual­men­te. Los in­ver­so­res de HFT re­quie­ren de sis­te­mas de ne­go­cia­ción que re­duz­can al mí­ni­mo el tiem­po des­de que una or­den se trans­miO­tro te has­ta que se eje­cu­ta (lap­so tem­po­ral co­no­ci­do en la jer­ga co­mo la­ten­cia). Es­ta ne­ce­si­dad ha lle­va­do a los mer­ca­dos a rea­li­zar al­tas inversione­s en co­mu­ni­ca­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ras para ga­ran­ti­zar la ve­lo­ci­dad que ne­ce­si­tan los au­tó­ma­tas. Ade­más, las fir­mas de HFT han em­pe­za­do a ubi­car sus má­qui­nas tan cer­ca co­mo fí­si­ca­men­te sea po­si­ble del ser­vi­dor del mer­ca­do. Las Bol­sas, en­tre ellas la es­pa­ño­la, les co­bran una co­mi­sión por ha­cer­les un hue­co en sus ins­ta­la­cio­nes. Cuan­to más cer­ca del ser­vi­dor cen­tral, más pro­ba­bi­li­dad de éxi­to de sus es­tra­te­gias.

En lo que du­ra un par­pa­deo los au­tó­ma­tas ha­cen 50.000 ope­ra­cio­nes

Blac­kRock, la ma­yor ges­to­ra, ma­ne­ja un ca­pi­tal igual a seis ve­ces el PIB es­pa­ñol

El di­ne­ro de los paí­ses ri­cos en ma­te­rias pri­mas rie­ga el par­qué

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.