El di­le­ma so­bre la edad de ju­bi­la­ción

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS LABORATORI­O IDEAS - LUIS VA­DI­LLO

bia y la es­pe­ran­za de vida al na­cer co­mien­za a au­men­tar en los paí­ses que adop­tan la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Las me­jo­ras en las con­di­cio­nes de los alum­bra­mien­tos y los avan­ces en in­mu­ni­za­ción fa­vo­re­cie­ron la re­duc­ción de las tasas de mor­ta­li­dad en el na­ci­mien­to y en­tre los ni­ños me­no­res de cin­co años.

En el si­glo XX, a par­tir de la se­gun­da mi­tad, se pro­du­ce otro avan­ce en la es­pe­ran­za de vida me­dia de la hu­ma­ni­dad, pe­ro es­ta vez por la re­duc­ción de la ta­sa de mor­ta­li­dad y el au­men­to de la pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia en eda­des avan­za­das. Se­gún datos del Fo­ro Económico Mun­dial, des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do la es­pe­ran­za de vida ha es­ta­do au­men­tan­do un año ca­da lus­tro.

Des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, hay es­tu­dios que fi­jan el lí­mi­te de vida de la es­pe­cie hu­ma­na en torno a los 125 años. Y exis­te to­do un cam­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre el en­ve­je­ci­mien­to y có­mo fre­nar su avan­ce.

La lon­ge­vi­dad es al­go que nos afec­ta a to­dos. Un ni­ño na­ci­do hoy en el mun­do desa­rro­lla­do tie­ne más de un 50% de po­si­bi­li­da­des de vi­vir por en­ci­ma de los 100 años, mien­tras que un ni­ño na­ci­do ha­ce un si­glo, só­lo te­nía un 1% de op­cio­nes de vi­vir has­ta esa edad.

Cla­ra­men­te, el au­men­to de la es­pe­ran­za de vida con­lle­va­rá cam­bios sociales y la­bo­ra­les de ca­la­do. Por ejem­plo, ¿có­mo abor­dar la edu­ca­ción con­ti­nua y la ad­qui­si­ción de nue­vas ha­bi­li­da­des para adap­tar­se a una ca­rre­ra la­bo­ral más lar­ga? ¿O có­mo en­fren­tar­se al he­cho de que al­can­za­re­mos nues­tro cé­nit pro­fe­sio­nal mu­cho an­tes de la edad de ju­bi­la­ción y có­mo adap­tar­se a po­si­bles pues­tos in­fe­rio­res en eda­des más avan­za­das? ¿O có­mo ase­gu­rar­se de que las personas se man­tie­nen sa­lu­da­bles, há­bi­les y mo­ti­va­das para tra­ba­jar en eda­des más avan­za­das? Y por su­pues­to, ¿có­mo adap­tar los sis­te­mas de pen­sio­nes para que sean sos­te­ni­bles y su­fi­cien­tes an­te una po­bla­ción ca­da vez más lon­ge­va?

España es ac­tual­men­te el país con la se­gun­da ma­yor es­pe­ran­za de vida del mun­do, por de­trás

Es ne­ce­sa­rio ade­cuar el mo­men­to del re­ti­ro la­bo­ral al au­men­to de la es­pe­ran­za de vida

So­lo así po­dre­mos ase­gu­rar un sis­te­ma pú­bli­co sos­te­ni­ble y que pa­gue unas pen­sio­nes su­fi­cien­tes

de Ja­pón (y pa­re­ce que pron­to lo su­pe­rare­mos). Y esa es una no­ti­cia fan­tás­ti­ca, pe­ro tam­bién in­tro­du­ce du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes para pa­gar pres­ta­cio­nes su­fi­cien­tes a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de ju­bi­la­dos. Hay tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les que cons­ti­tu­yen jun­tos un re­to para el sis­te­ma de pen­sio­nes. En pri­mer lu­gar, el au­men­to del nú­me­ro de pen­sio­nis­tas, que ca­si se du­pli­ca­rá en 30 años. Las es­ti­ma­cio­nes apun­tan que para el año 2050 España ten­drá cer­ca de seis ju­bi­la­dos por ca­da diez personas en edad de tra­ba­jar.

En se­gun­do lu­gar, las pen­sio­nes, que son vi­ta­li­cias, se pa­ga­rán du­ran­te más tiem­po por el in­cre­men­to de la es­pe­ran­za de vida en los ma­yo­res de 65 años, que su­pe­rarán de me­dia los 90 años (fren­te a los 84 ac­tua­les).

En ter­cer lu­gar, la ta­sa de fer­ti­li­dad, que en España es una de las más ba­jas del mun­do, y que po­dría traer co­mo con­se­cuen­cia una re­duc­ción de la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar y, por tan­to, que apor­te al sis­te­ma de pen­sio­nes.

La pre­gun­ta so­bre la me­sa, no exen­ta de po­lé­mi­ca, es ¿cuándo de­be­mos ju­bi­lar­nos? ¿De­be­mos ju­bi­lar­nos a los 65 o 67 años cuan­do nues­tra es­pe­ran­za de vida es ca­da vez ma­yor?

El pri­mer sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes se creó en 1889 en la Ale­ma­nia del can­ci­ller Ot­to von Bis­marck. Es­te sis­te­ma de pen­sio­nes con­tem­pla­ba una ju­bi­la­ción a los 65 años (al prin­ci­pio a los 70), en una épo­ca en la que la es­pe­ran­za de vida me­dia era de tan so­lo 40 años. Es de­cir, que la pro­por­ción de una ge­ne­ra­ción que lle­ga­ba a per­ci­bir una pen­sión de ju­bi­la­ción era re­du­ci­da y, por tan­to, fi­nan­cia­ble.

Se­gún datos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) re­co­gi­dos por el pro­fe­sor Jo­sé An­to­nio Her­ce, pre­si­den­te del Fo­ro de Ex­per­tos del Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes, en el año 1900, en España, a los 65 años so­bre­vi­vía el 26,2% de una ge­ne­ra­ción. La es­pe­ran­za de vida me­dia a par­tir de esa edad era de 9,1 años.

En el año 2015, tam­bién con datos del INE, el 26,2% de una ge­ne­ra­ción so­bre­vi­vía a par­tir de los 91 años. La es­pe­ran­za de vida me­dia de 9,1 años se pro­du­jo a los 81. Es de­cir, que la edad equi­va­len­te hoy a los 65 años de 1900 se si­túa en­tre los 81 y los 91 años. Y sin em­bar­go la edad de ju­bi­la­ción hoy en día (en­tre los 65 y los 67 años) es prác­ti­ca­men­te la mis­ma que ha­ce más de un si­glo.

De­bi­do a la ju­bi­la­ción tem­pra­na, to­das las ga­nan­cias de vida se es­tán yen­do a eta­pas no la­bo­ra­bles. Y ello su­po­ne un re­to para las pen­sio­nes por­que los pro­ble­mas de sos­te­ni­bi­li­dad (que el sis­te­ma pue­da pa­gar las pen­sio­nes pro­me­ti­das) y de la su­fi­cien­cia (que las pen­sio­nes sean su­fi­cien­tes para una vida dig­na) obe­de­cen a que ca­da vez vi­vi­mos más y que esa in­gen­te ga­nan­cia de vida no va a eta­pas la­bo­ra­les o pro­duc­ti­vas.

¿De­be­ría­mos ju­bi­lar­nos a los 81 o in­clu­so a los 91 años? Cla­ra­men­te, no (al me­nos de mo­men­to). Pe­ro es ne­ce­sa­rio ade­cuar la edad de ju­bi­la­ción a la es­pe­ran­za de vida. So­lo así po­dre­mos ase­gu­rar un sis­te­ma de pen­sio­nes sos­te­ni­ble y que pa­gue unas pen­sio­nes su­fi­cien­tes.

Luis Va­di­llo es di­rec­tor del Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes.

LUIS TE­JI­DO (EFE)

Una cuar­ta par­te de una ge­ne­ra­ción so­bre­vi­ve por en­ci­ma de los 91 años en España.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.