La tar­dan­za de va­rios paí­ses en no­mi­nar can­di­da­tos com­pli­ca el re­le­vo de la Co­mi­sión

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - BER­NAR­DO DE MIGUEL,

La pre­si­den­ta elec­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, es­pe­ra des­de el 16 de julio el nom­bra­mien­to de sus fu­tu­ros co­mi­sa­rios. Pe­ro me­dia do­ce­na de paí­ses aún no han to­ma­do la de­ci­sión, lo que le im­pi­de ini­ciar el re­par­to de car­te­ras

A la tar­dan­za se aña­de la po­si­bi­li­dad de que la pro­pia Von der Le­yen re­cha­ce a al­guno de los can­di­da­tos, lo que re­du­ci­ría aún más el tiem­po del que dis­pon­drán los fu­tu­ros co­mi­sa­rios pa­ra pre­pa­rar las te­mi­das audiencias de con­fir­ma­ción an­te el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Las audiencias se ini­cia­rán a fi­na­les de sep­tiem­bre. Y ca­da as­pi­ran­te se­rá so­me­ti­do al es­cru­ti­nio oral y es­cri­to de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria que co­rres­pon­da a sus res­pon­sa­bi­li­da­des. La Eu­ro­cá­ma­ra ha en­du­re­ci­do en es­ta le­gis­la­tu­ra su con­trol. Y los fu­tu­ros co­mi­sa­rios en fun­ción de los im­pres­cin­di­bles equi­li­brios po­lí­ti­cos, geo­grá­fi­cos y de género. En­tre los paí­ses pen­dien­tes fi­gu­ran dos gigantes co­mo Fran­cia e Ita­lia. Los re­mo­lo­nes tie­nen has­ta el 26 de agosto pa­ra co­mu­ni­car su elec­ción. Pe­ro al­gu­nos paí­ses, co­mo Bél­gi­ca, afron­tan di­fi­cul­ta­des pa­ra cum­plir­lo.

ne­ce­si­ta­rán el apo­yo de al menos el 66% de los miem­bros de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria pa­ra se­guir ade­lan­te con el nom­bra­mien­to. En an­te­rio­res le­gis­la­tu­ras, bas­ta­ba con el con­sen­so ma­yo­ri­ta­rio (más del 50%) pa­ra dar el vis­to bueno. Y aun así, des­de 2004 va­rios can­di­da­tos fue­ron re­cha­za­dos o for­za­dos a cam­biar de car­te­ra an­te el apa­ren­te des­co­no­ci­mien­to de sus com­pe­ten­cias.

La pie­za más im­por­tan­te que fal­ta es la de Pa­rís, da­do que la per­so­na de­sig­na­da por el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron,

pa­re­ce lla­ma­da a asu­mir al­gu­na de las car­te­ras más im­por­tan­tes. Y la más de­li­ca­da e im­pre­vi­si­ble es la de Ita­lia, país que por ta­ma­ño y tra­di­ción puede re­cla­mar una com­pe­ten­cia re­le­van­te, aun­que da­da la cri­sis ac­tual del Go­bierno de Ro­ma puede de­pa­rar al­gu­na des­agra­da­ble sor­pre­sa pa­ra Von der Le­yen.

Bél­gi­ca, con un Go­bierno en fun­cio­nes, es otra de las gran­des in­cóg­ni­tas. La de­sig­na­ción de co­mi­sa­rio sue­le ser par­te de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar el Eje­cu­ti­vo bel­ga y com­pen­sa a al­guno de

/ J. GERON (REU­TERS)

Ur­su­la von der Le­yen y Jean-Clau­de Junc­ker, el 23 de julio en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.