Al menos 4.000 arres­tos en Ca­che­mi­ra tras re­vo­car­se la au­to­no­mía

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AFP,

Al menos 4.000 per­so­nas han si­do arres­ta­das en la Ca­che­mi­ra ba­jo con­trol in­dio des­de la re­vo­ca­ción de la au­to­no­mía de es­te te­rri­to­rio por par­te de Nue­va Del­hi el 5 de agosto, se­gún se­ña­la­ron fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les, lo que da idea por pri­me­ra vez de la mag­ni­tud de las me­di­das to­ma­das por las au­to­ri­da­des pa­ra evi­tar la con­tes­ta­ción en la ca­lle.

Se­gún un ma­gis­tra­do que ha­bló ba­ja con­di­ción de ano­ni­ma­to, a to­das es­tas per­so­nas se les apli­có la ley so­bre seguridad pú­bli­ca, po­lé­mi­ca nor­ma­ti­va que per­mi­te a las au­to­ri­da­des en­car­ce­lar a al­guien du­ran­te un pe­rio­do de has­ta dos años sin acu­sa­ción ni proceso.

“La ma­yo­ría de ellos [los arres­ta­dos] fue­ron eva­cua­dos por avión des­de Ca­che­mi­ra por­que en las pri­sio­nes ya no que­da más es­pa­cio”, pre­ci­só el ma­gis­tra­do, aña­dien­do que ha­bía ob­te­ni­do las ci­fras pre­gun­tan­do a sus co­le­gas en el te­rri­to­rio vía un teléfono sa­te­li­tal.

La fa­mi­lia del co­mer­cian­te Si­diq Jan, de 62 años, se­ña­ló ayer que el hom­bre ha­bía fa­lle­ci­do tras in­ha­lar ga­ses la­cri­mó­ge­nos lan­za­dos por las fuer­zas del or­den. El Go­bierno lo­cal no res­pon­dió a es­ta acu­sa­ción. Has­ta ahora, solo se ha­bía se­ña­la­do la muer­te de un jo­ven, aho­ga­do cuan­do tra­tó de es­ca­par de la policía.

Detenidos sin re­gis­trar

Las au­to­ri­da­des no han da­do ci­fras ofi­cia­les de detenidos; tan solo han con­fir­ma­do el arres­to de un cen­te­nar de responsabl­es po­lí­ti­cos lo­ca­les, ac­ti­vis­tas y uni­ver­si­ta­rios. No obs­tan­te, se­gún su­po la agen­cia Fran­ce Pres­se tras con­sul­tar a nu­me­ro­sos responsabl­es lo­ca­les y miem­bros de las fuer­zas del or­den, las de­ten­cio­nes po­drían con­tar­se por mi­lla­res.

En Sri­na­gar, “6.000 per­so­nas se hi­cie­ron un chequeo mé­di­co tras ser de­te­ni­das”, ex­pli­có un policía am­pa­ra­do en el ano­ni­ma­to. Otro miem­bro de las fuer­zas de seguridad ha­bló de “mi­les de per­so­nas en­car­ce­la­das”, sin te­ner en cuen­ta los ha­bi­tan­tes detenidos en co­mi­sa­rías sin re­gis­trar.

Tras la su­pre­sión de la au­to­no­mía, las ten­sio­nes no han he­cho más que au­men­tar. El apa­gón in­for­má­ti­co (e in­for­ma­ti­vo) y las res­tric­cio­nes de mo­vi­mien­to y reunión han si­do una cons­tan­te. El vier­nes, la In­dia em­pe­zó a re­ba­jar es­tas me­di­das, pe­ro unos al­ter­ca­dos que de­ja­ron ocho he­ri­dos hi­cie­ron que las res­ta­ble­cie­ra. Unos 80.000 pa­ra­mi­li­ta­res su­ple­men­ta­rios han si­do des­ple­ga­dos en la par­te in­dia de Ca­che­mi­ra, en la fron­te­ra con Pa­kis­tán, que ocu­pa par­te de la re­gión, su­mán­do­se al me­dio mi­llón de sol­da­dos es­ta­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.