Sánchez apu­ra pla­zos en su diálogo con par­ti­dos y co­lec­ti­vos pa­ra pre­sio­nar a Po­de­mos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JO­SÉ MAR­COS,

Pe­dro Sánchez con­cen­tra­rá en la úl­ti­ma se­ma­na de agosto las reunio­nes pen­dien­tes con or­ga­ni­za­cio­nes de la sociedad ci­vil, en­tre ellas co­lec­ti­vos de­fen­so­res de pen­sio­nis­tas y del mun­do del de­por­te, pa­ra ul­ti­mar el pro­gra­ma, abier­to a las apor­ta­cio­nes de Po­de­mos

Trans­cu­rri­do ca­si un mes des­de de la in­ves­ti­du­ra fa­lli­da de Sánchez, el re­ce­lo en­tre los so­cia­lis­tas y el prin­ci­pal so­cio del Eje­cu­ti­vo con­ti­núa en su pun­to más ál­gi­do. Y no tie­ne vi­sos de me­jo­ra, al menos a cor­to pla­zo, se­gún los in­ter­lo­cu­to­res del par­ti­do en el Go­bierno con­sul­ta­dos. A tan solo 35 días de que fi­na­li­ce el pla­zo pa­ra que Sánchez sea in­ves­ti­do, los puen­tes per­ma­ne­cen rotos y las du­das acer­ca de si ha­brá tiem­po pa­ra re­cons­truir la con­fian­za que­bra­da se ex­tien­den en La Mon­cloa y Fe­rraz. Los in­cré­du­los que no con­tem­pla­ban una re­pe­ti­ción elec­to­ral el 10 de no­viem­bre dis­mi­nu­yen con­for­me se apro­xi­ma la fe­cha lí­mi­te del 23 de sep­tiem­bre. Si al fi­nal hay un acuer­do que ha­ga po­si­ble la for­ma­ción de Go­bierno se­rá so­bre la bo­ci­na, con­fían los in­ter­lo­cu­to­res más op­ti­mis­tas.

En lo que to­dos los cua­dros gu­ber­na­men­ta­les y del PSOE coin­ci­den es que de nin­gún mo­do se acep­ta­rá un Go­bierno de coa­li­ción. Po­de­mos in­sis­te en es­ta fór­mu­la. En al­can­zar un “acuer­do in­te­gral de go­bierno”, co­mo vol­vió a re­cla­mar Pa­blo Eche­ni­que la se­ma­na pa­sa­da. La úl­ti­ma pro­pues­ta del PSOE les con­ce­día una vi­ce­pre­si­den­cia y tres mi­nis­te­rios. Un for­ma­to que no sa­tis­fi­zo a Po­de­mos y al que ya no es­tá dis­pues­to Sánchez des­pués de que se trun­ca­ra su in­ves­ti­du­ra. El pre­si­den­te en fun­cio­nes tie­ne mar­ca­do a fue­go que no ha con­ta­do con el res­pal­do cla­ve de Igle­sias en­ton­ces ni en su in­ten­to de 2016. “La des­con­fian­za con Uni­das Po­de­mos es re­cí­pro­ca”, afir­mó ha­ce dos se­ma­nas tras des­pa­char con el Rey en el Pa­la­cio de Ma­ri­vent.

Pa­ra con­ven­cer a Po­de­mos y sus con­fluen­cias de que ha­gan po­si­ble la for­ma­ción de un Go­bierno “a la por­tu­gue­sa”, es de­cir ex­clu­si­vo del PSOE y con el apo­yo ex­terno del par­ti­do de Igle­sias y otras fuer­zas, Sánchez ul­ti­ma pa­ra fi­na­les de mes una se­gun­da ron­da de con­sul­tas con la sociedad ci­vil y con par­ti­dos sus­cep­ti­bles de apo­yar su in­ves­ti­du­ra. La in­ten­ción de los so­cia­lis­tas es con­cen­trar la má­xi­ma pre­sión po­si­ble so­bre Po­de­mos con una agen­da car­ga­da de en­cuen­tros con otras fuer­zas y co­lec­ti­vos so­cia­les, al­gu­nos de ellos con­si­de­ra­dos pró­xi­mos a la for­ma­ción de Igle­sias.

Antes de to­mar­se unos días de va­ca­cio­nes en el pa­la­cio de las Ma­ris­mi­llas, ubi­ca­do en el Par­que Na­cio­nal de Do­ña­na, Sánchez man­tu­vo a pri­me­ros de mes 14 reunio­nes con más de 180 co­lec­ti­vos y 220 per­so­nas de sec­to­res muy va­ria­dos (sa­ni­ta­rios, edu­ca­ti­vos, y otros par­ti­dos, con el que el PSOE pre­sio­na­rá a Pa­blo Igle­sias pa­ra que per­mi­ta su in­ves­ti­du­ra. La pre­vi­sión es que el pre­si­den­te en fun­cio­nes y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE se reúna con sus ho­mó­lo­gos del PNV y del PRC apro­ve­chan­do su in­vi­ta­ción a la cum­bre del G-7 en Bia­rritz (Fran­cia) del 24 al 26 de agosto.

me­dioam­bien­ta­les, pa­tro­nal y sin­di­ca­tos...). La di­rec­ción del PSOE des­ta­ca la “mul­ti­tud” de pe­ti­cio­nes de otros sec­to­res que han mos­tra­do su in­te­rés en tras­la­dar a Sánchez sus apor­ta­cio­nes a la “pro­pues­ta abier­ta de un pro­gra­ma co­mún pro­gre­sis­ta” con la que el PSOE bus­ca ven­cer la re­sis­ten­cia de Igle­sias a un Eje­cu­ti­vo mo­no­co­lor.

La tre­gua de la úl­ti­ma se­ma­na da­rá pa­so al apre­mio in cres­cen­do pa­ra que Po­de­mos re­nun­cie a sus pre­ten­sio­nes y ac­ce­da a un acuer­do pro­gra­má­ti­co que per­mi­ta go­ber­nar al PSOE. “Se­rá una pro­pues­ta abier­ta, no ce­rra­da. Se va a pro­po­ner un pro­gra­ma abier­to que pue­da ne­go­ciar­se

so­bre los con­te­ni­dos”, ma­ni­fes­tó la por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, en el úl­ti­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros, del 9 de agosto. La ministra in­sis­tió en “la­brar pa­ra re­cu­pe­rar” la con­fian­za con Po­de­mos, “uno de los va­lo­res más di­fí­cil de re­cu­pe­rar una vez que se pier­de”.

Uno de los mo­men­tos cla­ves se­rá la reunión con el PNV. Aun­que se ma­ne­jó que el pre­si­den­te en fun­cio­nes ex­plo­ra­se a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na en Bil­bao la po­si­ción de los pe­neu­vis­tas tras la abs­ten­ción de sus seis dipu­tados en julio, la pre­vi­sión es apro­ve­char la pro­xi­mi­dad de la cum­bre del G-7 del pró­xi­mo fin de se­ma­na en Bia­rritz pa­ra ce­rrar el en­cuen­tro. La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno en fun­cio­nes, Car­men cal­vo, ase­gu­ró an­te­ayer que el en­cuen­tro se­ría “pron­to”. La ex­pec­ta­ción por la reunión con los re­gio­na­lis­tas cán­ta­bros del PRC es me­nor: el par­ti­do de Miguel Án­gel Re­vi­lla fue el úni­co que vo­tó a fa­vor de la in­ves­ti­du­ra de Sánchez el 23 y 25 de julio. El 5 de agosto Sánchez ya se reunió en Va­len­cia con la vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad y lí­der de Com­pro­mís, Mó­ni­ca Ol­tra, pre­dis­pues­ta a cam­biar la abs­ten­ción por el sí con la con­di­ción de que se cam­bie el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción. El PSOE es­tá dis­pues­to a pre­sen­tar­lo en ocho me­ses si re­va­li­da el Go­bierno.

Sánchez re­ser­va­rá pa­ra pri­me­ros de sep­tiem­bre las reunio­nes bi­la­te­ra­les con Uni­das Po­de­mos. Tam­bién con el PP y Ciu­da­da­nos —Al­bert Ri­ve­ra ha de­cli­na­do las úl­ti­mas in­vi­ta­cio­nes del pre­si­den­te—, a los que vol­ve­rá a re­cla­mar su abs­ten­ción pa­ra que co­mien­ce la le­gis­la­tu­ra y su in­ves­ti­du­ra no ten­ga que de­pen­der de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Los in­ter­lo­cu­to­res con ERC y el PDeCAT se­rían Adriana Las­tra, vi­ce­se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE y por­ta­voz en el Congreso, y Jo­sé Luis Ába­los, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de los so­cia­lis­tas y mi­nis­tro de Fo­men­to en fun­cio­nes. y cu­yo lí­der se ha re­fe­ri­do a los im­pul­so­res del pro­cès en­car­ce­la­dos co­mo “pre­sos po­lí­ti­cos”, es uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos por los que el PSOE se nie­ga a com­par­tir el pri­mer Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción en España des­de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. “Hay que te­ner no so­la­men­te una mi­ra­da coin­ci­den­te en lo que a po­lí­ti­ca so­cial se re­fie­re sino tam­bién en lo que a po­lí­ti­ca de Es­ta­do se re­fie­re. Más en es­te país en el cual las fuer­zas po­lí­ti­cas que go­bier­nan un te­rri­to­rio quie­ren que se se­pa­re del res­to”, sub­ra­yó la por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, se­ma­nas antes de que Sánchez no lo­gra­se ser in­ves­ti­do.

/ K. PA­RA

Sánchez, en una de las reunio­nes que man­tu­vo a prin­ci­pios de agosto con or­ga­ni­za­cio­nes y co­lec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.