Un hom­bre ma­ta a su mu­jer en Jaén con una ba­rra de hie­rro

La víctima, de 74 años, es­ta­ba en trá­mi­tes de se­pa­ra­ción del ase­sino con­fe­so

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EVA SAIZ,

La Policía Na­cio­nal de­tu­vo ayer en Jaén a un hom­bre de unos 75 años que con­fe­só ha­ber ma­ta­do a su mu­jer, Do­lo­res L. R., de 74 años. La pa­re­ja es­ta­ba en trá­mi­tes de se­pa­ra­ción, pe­ro no cons­ta­ban de­nun­cias pre­vias por vio­len­cia de género, se­gún ha con­fir­ma­do la policía. La víctima fue gol­pea­da en la ca­be­za con una ba­rra de hie­rro.

“La te­nía que ha­ber ma­ta­do, la te­nía que ha­ber ma­ta­do”. Es la fra­se que no pa­ra­ba de re­pe­tir el ase­sino con­fe­so de Do­lo­res cuan­do los agen­tes lo des­cu­brie­ron en­ce­rra­do en la ha­bi­ta­ción con­ti­gua al cuar­to don­de ya­cía su víctima. Ella te­nía la ca­ra en­san­gren­ta­da y “un ori­fi­cio de gran­des di­men­sio­nes” en la ca­be­za, se­gún la policía. A la es­pe­ra de la au­top­sia, la muer­te se pro­du­jo por “el gol­peo sis­te­má­ti­co con una ba­rra de hie­rro”, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res.

Du­ran­te su con­fe­sión, el ma­ri­do ase­gu­ró que ha­bía ma­ta­do a su es­po­sa la no­che del sá­ba­do, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res afir­man que “exis­ten in­con­gruen­cias” en­tre es­ta de­cla­ra­ción y el es­ta­do en el que se ha­lló el ca­dá­ver. “Mues­tra sig­nos de que la muer­te se pu­do ha­ber pro­du­ci­do ha­ce 48 e in­clu­so 72 ho­ras”, ex­pli­có el por­ta­voz de la Policía Na­cio­nal de Jaén, que re­mi­tió a los re­sul­ta­dos fi­na­les de la au­top­sia.

Al pa­re­cer, la víctima ha­bía ido a ca­sa de una de sus hi­jas a pa­sar una tem­po­ra­da, y ha­bría re­gre­sa­do al do­mi­ci­lio con­yu­gal ha­ce unos días. “Hu­bo una dispu­ta muy fuer­te por cul­pa de un teléfono. Ac­ti­tu­des ma­chis­tas que han desem­bo­ca­do en la agre­sión y pos­te­rior muer­te de es­ta mu­jer”, ex­pli­có el por­ta­voz po­li­cial.

Fue una de las hi­jas de Do­lo­res quien, pa­sa­das las 12 del me­dio­día de ayer, aler­ta­ba al 112 de que ha­bía en­con­tra­do a su ma­dre ase­si­na­da de un dis­pa­ro en la ca­be­za y que des­co­no­cía dón­de es­ta­ba su pa­dre. La policía se per­so­nó mi­nu­tos des­pués de re­ci­bir el avi­so en el do­mi­ci­lio, una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en el ba­rrio de San­ta Isa­bel de la ca­pi­tal jie­nen­se. La víctima es­ta­ba pos­tra­da en un cuar­to en­tre­abier­to. En otro con­ti­guo los agen­tes es­cu­cha­ron unos rui­dos y tu­vie­ron que abrir la puer­ta por la fuer­za. Allí se en­con­tra­ron al ase­sino con­fe­so “en ro­pa in­te­rior y des­orien­ta­do”, se­gún la policía. La mu­jer no mu­rió de un ti­ro, co­mo creía su hi­ja, sino de re­pe­ti­dos gol­pes con una ba­rra de hie­rro, se­gún el ates­ta­do.

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nú­me­ro de 4 de Jaén in­ves­ti­ga el ca­so. De con­fir­mar­se es­te ase­si­na­to co­mo un ca­so de vio­len­cia ma­chis­ta, se­ría la pri­me­ra víctima en la pro­vin­cia en 2019, 40 en to­tal en España en lo que va de año, y 1.015 des­de 2003, cuan­do co­men­zó el re­cuen­to ofi­cial. El teléfono de aten­ción a las víc­ti­mas es el 016. Fun­cio­na las 24 ho­ras del día. No de­ja hue­lla en la fac­tu­ra, aun­que sí es pre­ci­so bo­rrar­lo del re­gis­tro de lla­ma­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.