El cine de ve­rano re­vi­ve los pue­blos

Dis­tin­tas ini­cia­ti­vas com­ba­ten en julio y agosto el ais­la­mien­to cul­tu­ral de la España ru­ral con pro­yec­cio­nes al ai­re libre en lo­ca­li­da­des que nun­ca han te­ni­do una sa­la o que la han per­di­do

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - TOM­MA­SO KOCH,

El ár­bol de Cor­te­la­zor de­bió de ser to­da una es­tre­lla. Tan­to que, al la­do del enor­me tron­co, un car­tel re­cuer­da su épo­ca glo­rio­sa: con sus ho­jas, “cu­bría to­da la pla­za y pro­vo­ca­ba el asom­bro de los vi­si­tan­tes”. Des­de lue­go, el ol­mo, que to­da­vía se yer­gue en es­te pueblo de la pro­vin­cia de Huel­va, con­ser­va cier­to atrac­ti­vo. Sin em­bar­go, es­ta tar­de, puede que en­cuen­tre un ri­val a su al­tu­ra: di­cen que ven­drá a Cor­te­la­zor un vie­jo co­no­ci­do, un ma­go ca­paz de con­tar gran­des historias y enamo­rar.

Pe­ro ¿cuán­do? A las 19.00, en la pla­za de An­da­lu­cía, no hay tra­za de él. Una an­cia­na ob­ser­va el in­fi­ni­to y un hom­bre lee el pe­rió­di­co en la te­rra­za del bar. Una plá­ci­da tar­de cual­quie­ra de ve­rano. A las 20.00, una fur­go­ne­ta apar­ca y des­car­ga una vein­te­na de si­llas. Me­dia ho­ra más tar­de, apa­re­ce otro vehícu­lo. Dos hom­bres ayu­dan a Juan Fer­nán­dez a sa­car­lo to­do de su in­te­rior y dis­po­ner­lo en el sue­lo: an­da­mios, cuer­das, un te­lón blan­co, un pro­yec­tor. Un pu­ña­do de ni­ños co­rre­tea, sus pa­dres se con­ce­den una cer­ve­za, al­gún ado­les­cen­te des­fi­la y Ade­la Blan­co Pé­rez, de 84 años, se aso­ma des­de su ca­sa a ver qué pa­sa. Ella re­cuer­da cuan­do el he­chi­zo se veía ca­da se­ma­na, “ahí, a la vuelta de la ca­rre­te­ra”, pe­ro ha­ce me­dio si­glo de aque­llo. Ahora, solo se pro­du­ce una vez al año. Así que cuan­do las lu­ces se apa­gan, el cie­lo tam­bién, Ro­drí­guez pul­sa el bo­tón má­gi­co y arran­ca Cam­peo­nes, la pla­za pa­re­ce una fies­ta. De los 340 ha­bi­tan­tes em­pa­dro­na­dos, ca­si la mi­tad ha co­gi­do si­tio an­te la pan­ta­lla. Ha vuel­to el cine y na­die se lo quie­re per­der.

El re­gre­so del sép­ti­mo ar­te, al fin y al ca­bo, es una ex­cep­ción ma­yús­cu­la. En España, solo un 4,3% de los 7.982 mu­ni­ci­pios de menos de 50.000 ha­bi­tan­tes cuen­ta con una sa­la, se­gún el cen­so de 2019 de AIMC (Aso­cia­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción). Y más de un ter­cio de la po­bla­ción es­pa­ño­la re­si­de en una lo­ca­li­dad sin cine. Mien­tras Ma­drid se preo­cu­pa de có­mo orien­tar­se en una car­te­le­ra in­fi­ni­ta, el di­le­ma de los pue­blos es mu­cho más sen­ci­llo: co­ger el co­che o na­da. Des­de Cor­te­la­zor, un an­to­jo ci­né­fi­lo solo se sa­tis­fa­ce con­du­cien­do una ho­ra y me­dia, has­ta Se­vi­lla o Huel­va. Sal­vo en ve­rano, la oca­sión ideal pa­ra res­ca­tar, al menos unos días, aquel pla­cer per­di­do.

Por to­da España, de la ex­tre­me­ña Va­len­cia del Ventoso a la ga­lle­ga El Ro­sal, julio y agosto mul­ti­pli­can los pro­gra­mas pú­bli­cos y pri­va­dos que lle­van el cine allá don­de nun­ca es­tu­vo. O se mar­chó. Por­que mu­chos de es­tos pue­blos tu­vie­ron sa­las. Has­ta que el tiem­po, la des­po­bla­ción y la cri­sis las ce­rra­ron.

En Ve­gue­lli­na de Ór­bi­go, lo­ca­li­dad leo­ne­sa de 2.000 ha­bi­tan­tes, llegó a ha­ber has­ta dos ci­nes. Abrie­ron des­pués de la gue­rra, pe­ro en 1998 ya no que­da­ba nin­guno. Así que, cuan­do Bal­bino Fe­rre­ro vol­vió a su tie­rra na­tal, pen­só que “la gen­te ya ha­bía vi­vi­do la esen­cia del cine y se po­dría re­cu­pe­rar”. En 2014, lan­zó Lu­na de Cor­tos, un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal que du­ran­te una se­ma­na ca­da ve­rano lle­na el pueblo de pro­yec­cio­nes bre­ves. Es­te año, con­ta­ban con Ru­sia co­mo país in­vi­ta­do y otor­ga­ron un pre­mio a su con­te­rrá­neo Je­sús Vidal, pro­ta­go­nis­ta de Cam­peo­nes. Con 12.000 eu­ros —en­tre sub

/ PA­CO PUEN­TES / ILUS­TRA­CIÓN DE CA­BE­CE­RA: LALALIMOLA

Ve­ci­nos de Cor­te­la­zor lle­nan la pla­za del pueblo, po­co antes de que se pro­yec­te Cam­peo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.