Re­cep­ción ‘fo­re­ver’

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Ac­tual­men­te, un gran nú­me­ro de pá­gi­nas on­li­ne de re­ser­va de ha­bi­ta­cio­nes de hotel nos so­lu­cio­na la pa­pe­le­ta de lla­mar a los es­ta­ble­ci­mien­tos uno por uno y pre­gun­tar ta­ri­fas y co­mo­di­da­des. To­do se re­suel­ve con unos cuan­tos clics, cuen­ta ban­ca­ria me­dian­te. Sin em­bar­go, la re­cep­ción del hotel, con su ca­rác­ter hu­mano y ex­tra­ña­men­te anacró­ni­co, se man­tie­ne in­dem­ne. Allá don­de va­ya­mos, se­rá ra­ro que no ha­ya re­cep­cio­nis­tas ha­cien­do nues­tra es­tan­cia lo menos robótica po­si­ble. Así co­mo en otras li­des lo que se con­si­de­ra pro­gre­so es lo in­for­ma­ti­za­do y los pro­ce­sos re­gur­gi­ta­dos a tra­vés de có­mo­das apps, en lo que res­pec­ta a la hos­te­le­ría, lo que pro­por­cio­na la chis­pa del lujo es pre­ci­sa­men­te un po­co de con­tac­to hu­mano que nos guíe en ese ca­mino, a ve­ces com­pli­ca­do, que es el sa­lir del con­fort ho­ga­re­ño y en­fren­tar­se a un lu­gar des­co­no­ci­do. Ya di­jo Pa­ve­se que “los via­jes son una bru­ta­li­dad. Le obli­gan a uno a con­fiar en ex­tra­ños y a per­der to­da la co­mo­di­dad fa­mi­liar de la ca­sa y de los ami­gos. Se es­tá en con­ti­nuo de­se­qui­li­brio”. Así que qué menos que una mano hu­ma­na que nos ayu­de a man­te­ner­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.