La cue­va de los te­so­ros

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Quen­tin Ta­ran­tino se be­ne­fi­cia de vi­vir cer­ca de una de las tres tien­das de Amoe­ba Mu­sic, fa­bu­lo­sos al­ma­ce­nes ca­li­for­nia­nos de dis­cos y ví­deos (¡con pre­cios ra­zo­na­bles!). Si­tua­da en Sun­set Bou­le­vard, pre­su­me de te­ner la ma­yor se­lec­ción mun­dial de mú­si­ca y cine. Apar­te de clien­te ha­bi­tual, el ci­neas­ta ha pre­sen­ta­do allí al­gu­nos de sus lan­za­mien­tos. al Top 100 de Bill­board dis­cos úni­ca­men­te apre­cia­dos en la zo­na de Los Ángeles y al­gu­nos ca­pri­chos de los lo­cu­to­res. Pen­sa­da pa­ra gen­te que se mo­vía en co­che, Ta­ran­tino co­lo­ca así mu­cho rock con im­pul­so: Bob Se­ger, los Box Tops, Mitch Ry­der o los pri­me­ros Deep Pur­ple.

El equi­po de Ta­ran­tino tam­bién in­da­gó en­tre círcu­los de fa­ná­ti­cos de la On­da Me­dia y lo­ca­li­zó 17 ho­ras de gra­ba­cio­nes de KHJ he­chas en­tre 1968 y 1969: oyen­tes que re­gis­tra­ron pro­gra­mas com­ple­tos, con las pre­sen­ta­cio­nes de sus lo­cu­to­res, la pu­bli­ci­dad, el tiem­po. El di­rec­tor de­ci­dió que eso tam­bién en­tra­ría en la película: re­cor­da­ba el im­pac­to del do­ble ele­pé con las can­cio­nes de Ame­ri­can Graf­fi­ti, que in­cor­po­ra­ba la voz del muy le­gen­da­rio Wolf­man Jack, que in­clu­so apa­re­cía en aque­lla película de Geor­ge Lu­cas.

Ta­ran­tino que­ría ser es­tric­to con la cro­no­lo­gía: no sue­nan can­cio­nes pos­te­rio­res a 1969, aun­que La­na del Rey y otras estrellas ac­tua­les es­ta­ban dis­pues­tas a gra­bar mú­si­ca ex­clu­si­va pa­ra la película. Tam­bién es­qui­va clá­si­cas ob­vias: Ca­li­for­nia Drea­min’, himno in­mor­ta­li­za­do por The Ma­mas & The Pa­pas, es­tá pre­sen­te pe­ro en la ra­len­ti­za­da lec­tu­ra del puer­to­rri­que­ño Jo­sé Fe­li­ciano. Igual ocu­rre con The Cir­cle Ga­me, se­gu­ra­men­te el pri­mer te­ma fir­ma­do por Jo­ni Mit­chell que se di­fun­dió fue­ra del mun­di­llo del folk, aquí en la or­ques­ta­da ver­sión de Buffy Sain­te-Ma­rie.

Ani­man la película bas­tan­tes éxi­tos de gran­des fi­gu­ras (Joe Coc­ker, Si­mon & Gar­fun­kel, los Ro­lling Sto­nes, Aret­ha Fran­klin) que no han si­do re­pes­ca­dos en el dis­co ofi­cial, edi­ta­do por Sony. Por el con­tra­rio, Ta­ran­tino se de­lei­ta en des­ta­car te­mas de Paul Re­ve­re & the Rai­ders, gru­po más iden­ti­fi­ca­do con el agres­te so­ni­do ga­ra­je­ro del No­roes­te de Es­ta­do Uni­dos que con el re­fi­na­do pop de Los Ángeles. Es un gui­ño pa­ra en­te­ra­dos: los Rai­ders fue­ron pro­du­ci­dos por Terry Mel­cher, hi­jo de Do­ris Day, ami­go de Char­les Man­son y an­te­rior in­qui­lino de la ca­sa de 10050 Cie­lo Dri­ve don­de Sha­ron Ta­te y sus ami­gos se­rían ma­sa­cra­dos.

El se­cre­to de Ta­ran­tino co­mo se­lec­tor mu­si­cal es que do­mi­na el ca­non del pop, pe­ro in­sis­te en bus­car fue­ra de lo co­mún­men­te acep­ta­do. Pa­ra la es­ce­na de fies­ta en la Mansión Play­boy, re­cu­rre a un ol­vi­da­do gru­po comercial, los Bu­cha­nan Brot­hers, alar­dean­do de don­jua­nis­mo en Son of a Lo­vin’ Man. Re­di­me a Los Bra­vos de la in­jus­ta eti­que­ta de gru­po-de-un-solo-éxi­to al uti­li­zar su lú­bri­co Bring a Little Lo­vin’. Has­ta re­fe­ren­cia el mar­gi­na­do mo­vi­mien­to chi­cano de Los Ángeles con The Vi­lla­ge Ca­llers y su irre­sis­ti­ble Héc­tor.

Con su pres­ti­gio y su pre­su­pues­to, po­dría pen­sar­se que Ta­ran­tino tie­ne ac­ce­so a to­da la mú­si­ca que le ape­tez­ca. Y no. Tras el uso de Stuck in the Midd­le With You, de Stea­lers Wheel, en una es­ce­na re­pug­nan­te de Re­ser­voir Dogs, al­gu­nos au­to­res —o sus edi­to­ria­les— quie­ren evi­tar esas man­chas in­de­le­bles. Quen­tin ha re­co­no­ci­do que, pa­ra Éra­se una vez en... Hollywood, no pu­do con­se­guir com­po­si­cio­nes fir­ma­das por Jimmy Webb o Lau­ra Ny­ro.

Otros no tie­nen in­con­ve­nien­tes en ver­se aso­cia­dos con mo­men­tos de vio­len­cia. Es el ca­so del gru­po Va­ni­lla Fud­ge, que ha­bi­tual­men­te tor­tu­ra­ba can­cio­nes aje­nas. In­clu­so se acep­tó que Ta­ran­tino hi­cie­ra un re­mon­ta­je de su You Keep Me Han­gin’ On, al ser­vi­cio de las ne­ce­si­da­des ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Con­fie­sa Quen­tin que esa fue una de las la­bo­res más gra­tas de la pos­pro­duc­ción.

/ N. V. (GETTY)

Ta­ran­tino, en la tien­da de dis­cos Amoe­ba de Los Ángeles en 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.