La moda de la co­mi­da sa­lu­da­ble lle­ga a las mas­co­tas

La ali­men­ta­ción pa­ra ani­ma­les de com­pa­ñía ya ge­ne­ra en España un ne­go­cio de más de 1.000 mi­llo­nes anua­les en un mer­ca­do ca­da vez más es­pe­cia­li­za­do

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LAU­RA DELLE FEMMINE,

Son mu­chas, vi­ven con no­so­tros y las queremos co­mo a nues­tros hi­jos. El nú­me­ro de mas­co­tas en España ha cre­ci­do tan­to que ya su­pera el de ni­ños: más de 22 mi­llo­nes, se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fabricante­s de Ali­men­tos pa­ra Ani­ma­les de Com­pa­ñía (An­faac). El ne­go­cio que gi­ra al­re­de­dor de ellas tam­bién ha en­gor­da­do has­ta ci­fras ver­ti­gi­no­sas. Tan solo el seg­men­to de la ali­men­ta­ción alcanzó un va­lor glo­bal de mer­ca­do de más de 84.000 mi­llo­nes de eu­ros en 2018, se­gún Bloom­berg, que pre­vé que en 2020 su­pere los 105.000 mi­llo­nes. “Es un sec­tor que no ha vi­vi­do cri­sis”, di­ce Bru­na Mar­gall, so­cio comercial en España de la con­sul­to­ra Niel­sen. “La ali­men­ta­ción pa­ra mas­co­tas es un mer­ca­do enor­me, más gran­de que to­do el seg­men­to de ga­lle­tas o de cham­pú”, zan­ja.

Es­ta in­dus­tria, don­de des­ta­can mul­ti­na­cio­na­les co­mo NestléPu­ri­na, Mars Inc. (Ro­yal Ca­nin) o la es­pa­ño­la Af­fi­nity, no solo es­qui­vó la cri­sis; en España crece por en­ci­ma del gran con­su­mo, a una ta­sa cons­tan­te de en­tre el 4% y el 5% anual. En 2018, su fac­tu­ra­ción su­peró los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún An­faac, un avan­ce del 4% con res­pec­to al año an­te­rior.

El éxi­to no es ca­sual: an­te el au­men­to y el cam­bio de per­cep­ción de los ani­ma­les do­més­ti­cos, la in­dus­tria ha bus­ca­do ni­chos y am­plia­do sus pro­pues­tas, por ejem­plo, con ali­men­tos fun­cio­na­les y de ca­te­go­ría pre­mium .Yen­tre su úl­ti­ma apues­ta es­tá la lla­ma­da ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. “Es­ta co­rrien­te em­pe­zó ha­ce un par de años pa­ra los hu­ma­nos, y las mas­co­tas ya son par­te de la fa­mi­lia: si cam­bio mi con­su­mo, tam­bién cam­bio lo que les ofrez­co a ellas”, ase­gu­ra Mar­gall.

“En es­te gru­po se pue­den des­ta­car pro­duc­tos con po­cos in­gre­dien­tes, o que en la eti­que­ta es­té bas­tan­te cla­ro cuá­les son, mu­chas ve­ces con fór­mu­las grain­free [sin ce­rea­les] y al­tas can­ti­da­des de pro­teí­nas”, con­ti­núa Mar­gall. Hoy en día, en España solo re­pre­sen­ta el 1,2% so­bre el to­tal de las ven­tas de co­mi­da pa­ra pe­rros y ga­tos, se­gún Niel­sen —unos ocho mi­llo­nes de eu­ros—, pe­ro se au­gu­ra un cre­ci­mien­to im­por­tan­te. En Ale­ma­nia, un mer­ca­do más ma­du­ro don­de la tendencia de lo sa­lu­da­ble y lo na­tu­ral em­pe­zó antes, tan­to pa­ra hu­ma­nos co­mo pa­ra mas­co­tas, ya tie­ne un pe­so del 16% y crece do­ble dí­gi­to año tras año.

Solo en­tre ga­tos y pe­rros, en la UE hay 140 mi­llo­nes de mas­co­tas y 132 compañías de­di­ca­das a su ali­men­ta­ción, que en 2018 fac­tu­ra­ron 21.000 mi­llo­nes de eu­ros —a los que hay que aña­dir otros 18,5 mi­llo­nes en­tre ac­ce­so­rios y ser­vi­cios—, se­gún la pa­tro­nal eu­ro­pea de la in­dus­tria Fe­diaf. España es el sex­to país con más ani­ma­les do­més­ti­cos de la UE, por de­trás de Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Fran­cia, Po­lo­nia e Ita­lia. “Es­pe­ra­mos un cre­ci­mien­to pro­gre­si­vo del uni­ver­so de mas­co­tas en nues­tro país, que uni­do al ma­yor ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial ad­qui­ri­do por los propietari­os per­mi­te que sea­mos op­ti­mis­tas con los fu­tu­ros cre­ci­mien­tos de nues­tro sec­tor”, ase­gu­ra San­tia­go de An­drés, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de An­faac, quien aña­de que los gran­des mo­to­res del cre­ci­mien­to en España es­tán sien­do ahora mis­mo los snacks y la ali­men­ta­ción hú­me­da pa­ra ga­tos.

Cuan­do al­go fun­cio­na, to­dos quie­ren su tro­zo del pas­tel. Y es así que al­gu­nos fon­dos han vis­to en el mun­do de las mas­co­tas un ne­go­cio ape­ti­to­so. Compañías co­mo Allianz o ProSha­res han lan­za­do fon­dos de in­ver­sión com­pues­tos so­bre to­do por em­pre­sas de ali­men­ta­ción ani­mal, pe­ro tam­bién far­ma­céu­ti­cas y ser­vi­cios ve­te­ri­na­rios. “Tam­bién las clí­ni­cas cre­cen, aun­que más des­pa­cio que la ali­men­ta­ción”, con­fir­ma Jai­me Díaz, ge­ren­te de la Aso­cia­ción Ma­dri­le­ña de Ve­te­ri­na­rios de Ani­ma­les de Com­pa­ñía. “Es­tán en­tran­do fon­dos tan­to na­cio­na­les co­mo ex­tran­je­ros en las clí­ni­cas a par­tir de una cier­ta fac­tu­ra­ción, al­go bas­tan­te ha­bi­tual en otros paí­ses que ha em­pe­za­do ha­ce po­co en España”, con­fir­ma.

San­tia­go Vie­ra, de la con­sul­to­ra Kan­tar World Pa­nel Di­vi­sion, ex­pli­ca que en España el mer­ca­do de la ali­men­ta­ción pa­ra mas­co­tas es muy con­cen­tra­do. “El cre­ci­mien­to lo es­tá im­pul­san­do la mar­ca blan­ca, pe­ro es un mer­ca­do muy mar­quis­ta don­de tres de ca­da cua­tro eu­ros los con­cen­tran las mar­cas del fa­bri­can­te”, ase­gu­ra. El cam­bio de rol de la mascota en la es­truc­tu­ra fa­mi­liar y la cre­cien­te es­pe­cia­li­za­ción per­mi­ten sin em­bar­go que compañías más pe­que­ñas se ha­gan un hue­co, di­ce Mar­gall. “Pa­ra los pro­duc­tos na­tu­ra­les o sa­lu­da­bles, la tendencia es que se me­tan fabricante­s pe­que­ños; la cla­ve es­tá en las tien­das es­pe­cia­li­za­das, aun­que en España no sea un mo­de­lo muy desa­rro­lla­do”, di­ce.

Tien­das 100% na­tu­ral

Cha­ro Ana dio un pa­so más y lan­zó un pro­yec­to pio­ne­ro des­pués de que a uno de sus pe­rros, Hac­ku, le fue­ra diag­nos­ti­ca­da una aler­gia ali­men­ta­ria que le ha­bía cau­sa­do una ne­cro­sis par­cial del in­tes­tino. “Me di­je­ron que no exis­tía nin­gún pien­so que no le die­ra un shock”, cuen­ta es­ta mu­jer de 46 años en el in­te­rior de su tien­da, Mi­gui­tas, una de las po­cas pas­te­le­rías ca­ni­nas de España 100% na­tu­ral y die­ta barf —del in­glés Bio­lo­gi­cally Ap­pro­pria­te Raw Food, ali­men­tos cru­dos bio­ló­gi­ca­men­te apro­pia­dos, so­bre to­do hue­sos, car­ne y vís­ce­ras— don­de no en­tran pro­duc­tos in­dus­tria­les. La abrió tras es­pe­cia­li­zar­se on­li­ne en ali­men­ta­ción ani­mal, una ra­ma que en España to­da­vía no es­tá desa­rro­lla­da a ni­vel ofi­cial.

Aun­que la die­ta barf ten­ga de­trac­to­res, tam­bién tie­ne par­ti­da­rios. Des­pués de ocho años, Ana tie­ne dos es­ta­ble­ci­mien­tos, un obra­dor que pro­vee a to­da España y una mar­ca pro­pia de car­ne fres­ca pa­ra ani­ma­les do­més­ti­cos, sín­to­ma de que lo na­tu­ral es­tá al al­za tam­bién en el mun­do ani­mal. El año pa­sa­do fac­tu­ró ca­si 400.000 eu­ros y en los úl­ti­mos tres ejer­ci­cios cre­ció en­tre el 35% y el 40% anual. “Se pien­sa que nues­tros clientes son de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, pe­ro hay de to­do; no es ni más ca­ro ni más di­fí­cil”, ase­gu­ra Ana. ¿Su pro­duc­to es­tre­lla? Las tar­tas y los brow­nies. Pe­ro no son de cho­co­la­te, sino de con­cen­tra­do de po­llo e hí­ga­do.

El nú­me­ro de pe­rros y ga­tos en la UE al­can­za los 140 mi­llo­nes

“Es un mer­ca­do muy mar­quis­ta y con­cen­tra­do”, in­di­ca un experto

/ JEN­NI­FER SANTAREN

Un jo­ven pa­sea con un pe­rro de­lan­te de la pas­te­le­ría ca­ni­na Mi­gui­tas, en el cen­tro de Ma­drid.

/J.S.

Cha­ro Ana, due­ña de la pas­te­le­ría ca­ni­na Mi­gui­tas, en su tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.