EE UU con­tac­ta en se­cre­to con el ‘nú­me­ro dos’ de Ma­du­ro

En­via­dos de Was­hing­ton se reunie­ron con Dios­da­do Ca­be­llo pa­ra for­zar un acuer­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ALON­SO MOLEIRO,

Fun­cio­na­rios del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos han ini­cia­do con­ver­sa­cio­nes con el nú­me­ro dos del ré­gi­men cha­vis­ta, Dios­da­do Ca­be­llo, pri­mer vi­ce­pre­si­den­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV) y pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, ade­más de con al­gu­nos in­te­gran­tes del círcu­lo per­so­nal de Ni­co­lás Ma­du­ro, con el ob­je­to de per­sua­dir­los pa­ra que se aven­gan a un acuer­do que ga­ran­ti­ce una sa­li­da in­cruen­ta a la cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve el país sud­ame­ri­cano.

Par­te de las con­ver­sa­cio­nes in­clu­yen ga­ran­tías y es­tí­mu­los pa­ra que Ca­be­llo y al­gu­nos je­rar­cas cha­vis­tas ce­dan a las de­man­das de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, y se aven­gan a un acuer­do elec­to­ral creí­ble que per­mi­ta a Ve­ne­zue­la su­pe­rar la gra­ve cri­sis que atra­vie­sa, siem­pre se­gún la in­for­ma­ción di­fun­di­da por la agen­cia es­ta­dou­ni­den­se As­so­cia­ted Press (AP). Ca­be­llo re­ci­bió su­pues­ta­men­te en Ca­ra­cas en ju­lio a un al­to fun­cio­na­rio de la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump con el ob­je­to de es­cu­char sus pro­pues­tas. Was­hing­ton bus­ca una se­gun­da con­ver­sa­ción, aña­de AP. Ca­be­llo no lo ha con­fir­ma­do ni ne­ga­do.

Se­gun­do a bor­do en la es­truc­tu­ra de po­der del cha­vis­mo, Ca­be­llo es vis­to co­mo el más ra­di­cal e in­tran­si­gen­te de los di­ri­gen­tes cha­vis­tas en el po­der, la úl­ti­ma lí­nea de de­fen­sa con la cual con­ta­ría el ré­gi­men bo­li­va­riano, con una cla­ra in­fluen­cia en las Fuer­zas Ar­ma­das y la po­li­cía po­lí­ti­ca. Y es ade­más uno de los po­cos di­ri­gen­tes que po­dría des­ba­ra­tar cual­quier acuer­do en las con­ver­sa­cio­nes en Bar­ba­dos en­tre el cha­vis­mo y la opo­si­ción con so­lo emi­tir una de­cla­ra­ción.

Su pro­gra­ma de televisión Con el ma­zo dan­do, trans­mi­ti­do los miér­co­les por la ca­de­na es­ta­tal Ve­ne­zo­la­na de Televisión, se ha con­ver­ti­do en el pa­re­dón me­diá­ti­co en el que Ca­be­llo abor­da sus di­fe­ren­cias con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na en un mar­co ca­da vez más res­tric­ti­vo y hos­til.

Aun­que se ha es­pe­cu­la­do du­ran­te años en torno a sus am­bi­cio­nes per­so­na­les, su su­pues­to prag­ma­tis­mo en asun­tos eco­nó­mi­cos y sus di­fe­ren­cias de cri­te­rio con la cú­pu­la cu­ba­na, Ca­be­llo, to­do un or­to­do­xo del le­ga­do cha­vis­ta, ha me­ta­bo­li­za­do con enor­me cla­ri­dad su pa­pel co­mo nú­me­ro dos en el ma­pa de po­der ve­ne­zo­lano, pres­tan­do un ab­ne­ga­do ser­vi­cio de so­por­te al Go­bierno de Ma­du­ro y la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na co­mo bas­tión a de­fen­der en los mo­men­tos más com­ple­jos. Es un po­lí­ti­co rí­gi­do y fa­na­ti­za­do, con mu­cho más de mi­li­tar que de ci­vil, acos­tum­bra­do a ha­cer las co­sas en sus tér­mi­nos, con un po­der que no es­tá dis­pues­to a re­ga­tear en el mar­co re­pu­bli­cano y ne­gan­do de plano a cual­quier acuer­do con sus ad­ver­sa­rios.

Aun­que su pre­sen­cia es más bien dis­cre­ta, Ca­be­llo man­tie­ne cla­ras zo­nas de in­fluen­cia, au­tó­no­mas de la vo­lun­tad de Ma­du­ro, en el PSUV y en la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.