Nue­va cen­tra­li­dad

El nue­vo cen­tro que se di­bu­ja en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa ya no es fru­to de la equi­dis­tan­cia, sino de un jue­go de equi­li­brios que ven­za a la ra­di­ca­li­dad. De su éxi­to de­pen­de el fu­tu­ro de la de­mo­cra­cia

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA LASSALLE Jo­sé Ma­ría Lassalle es au­tor de Ci­ber­le­via­tán

Una nue­va cen­tra­li­dad se di­bu­ja en Eu­ro­pa y qui­zá, tam­bién, en Es­pa­ña. Un cen­tro que ya no es una sim­ple equi­dis­tan­cia en­tre po­los, sino el re­sul­ta­do de un equi­li­brio den­tro de un sis­te­ma de ecua­cio­nes li­nea­les que con­tie­nen di­ver­sas in­cóg­ni­tas y pla­nos que in­ter­sec­cio­nan lí­neas con­tra­dic­to­rias den­tro de una ma­triz con un úni­co pun­to en co­mún. Así, la po­lí­ti­ca que emer­ge de las úl­ti­mas elec­cio­nes, tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­pa­ña, su­po­ne una re­con­fi­gu­ra­ción de fuer­zas que de­fi­nen un nue­vo ho­ri­zon­te de ri­va­li­dad. Es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to eu­ro­peo, don­de el desen­la­ce de las elec­cio­nes del 26 de ma­yo de­fi­ne dos con­ten­dien­tes en pug­na en los pró­xi­mos años: la mo­de­ra­ción y la ra­di­ca­li­dad. Una mo­de­ra­ción que se abre a los otros, que dia­lo­ga co­mo una coa­li­ción que su­ma ac­to­res en con­tra de sus pro­pios in­tere­ses pa­ra cons­truir un in­te­rés de to­dos. Y una ra­di­ca­li­dad que se blin­da fren­te a los de­más, que so­lo pien­sa en sus in­tere­ses y se fa­na­ti­za en ellos pa­ra es­qui­nar­se fren­te a un to­do que com­ba­te con su des­pre­cio.

Es­ta dia­léc­ti­ca de fuer­zas ya no bro­ta de un con­flic­to ideo­ló­gi­co en­tre po­los con­tra­pues­tos. En­tre otras co­sas, por­que las ca­te­go­rías de de­re­cha e iz­quier­da son con­cep­tos zom­bis que em­pie­zan a per­der efi­ca­cia ope­ra­ti­va y por­que la li­ber­tad y la igual­dad han de­ja­do de ser he­ge­mó­ni­cas en la so­lu­ción de los pro­ble­mas que plan­tea la po­lí­ti­ca en el si­glo XXI. La pro­pues­ta es­pa­cial que hi­zo la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa al ubi­car a los par­ti­da­rios del or­den pro­pie­ta­rio y el sta­tu quo a un la­do de la Asam­blea y a los de­fen­so­res del pro­gre­so igua­li­ta­rio y el cam­bio al otro, ya no sir­ve. Co­mo tam­po­co las ac­tua­li­za­cio­nes pos­te­rio­res que han si­do des­bor­da­das por una com­ple­ji­dad pos­mo­der­na que ha he­cho emer­ger, co­mo se­ña­la Ch­ris­top­he Gui­lluy, un mun­do de pe­ri­fe­rias que vo­la­ti­li­za la cohe­sión de lo que fue la cla­se me­dia y fa­vo­re­ce una nor­ma­li­dad ba­sa­da en un caos que re­la­ti­vi­za la ex­pe­rien­cia mis­ma de so­cie­dad.

El cen­tro ya no pue­de ver­se a par­tir de una equi­dis­tan­cia en­tre ex­tre­mos de un plano li­neal que equi­li­bra la de­re­cha y la iz­quier­da. So­bre to­do por­que la di­men­sión eco­nó­mi­ca de esa ten­sión, que era la re­la­ción en­tre ca­pi­tal y tra­ba­jo den­tro de la eco­no­mía for­dia­na, se ha di­suel­to an­te la re­vo­lu­ción di­gi­tal que ges­tio­na la eco­no­mía de pla­ta­for­mas. El cen­tro hoy es un área tri­di­men­sio­nal de in­ter­sec­ción en­tre ejes y vec­to­res de pro­ce­den­cia múl­ti­ple. Pa­ra ver­lo ha­ce fal­ta cam­biar el chip vi­sual. Pro­yec­tar una mi­ra­da que agre­gue pers­pec­ti­vas que per­mi­tan di­bu­jar un ma­pa amór­fi­co en don­de sur­jan las in­ten­si­da­des que de­fi­nen, tam­bién, la nue­va po­lí­ti­ca. Es­to exi­ge coho­nes­tar en tiem­po real una plu­ra­li­dad de con­jun­tos de pro­xi­mi­dad que in­ter­sec­cio­nan un cen­tro don­de se ne­go­cian in­tere­ses apa­ren­te­men­te irre­con­ci­lia­bles. Un cen­tro que es­tá su­je­to a la in­ter­ac­ción hos­til que plan­tean so­bre él los vec­to­res de ra­di­ca­li­dad que tie­nen la vo­ca­ción de ani­llar­lo pa­ra as­fi­xiar­lo y ha­cer­lo co­lap­sar po­lí­ti­ca­men­te.

El plano ho­ri­zon­tal en­tre de­re­cha e iz­quier­da que acom­pa­ña la po­lí­ti­ca des­de 1789 re­sul­ta in­su­fi­cien­te

En cual­quier ca­so, el plano ho­ri­zon­tal en­tre de­re­cha e iz­quier­da que acom­pa­ña la po­lí­ti­ca des­de 1789 es in­su­fi­cien­te. Nues­tra reali­dad pos­mo­der­na ha­ce que ten­ga que ser sus­ti­tui­do por un sis­te­ma de ecua­cio­nes li­nea­les en don­de con­flu­yan es­pa­cios tri­di­men­sio­na­les que ha­cen ca­da vez más com­ple­ja la geo­gra­fía po­lí­ti­ca.

Pre­ci­sa­men­te, la nue­va cen­tra­li­dad que emer­ge es la res­pues­ta prác­ti­ca a ella. De­fi­ne una ma­triz cen­tral en la que se cru­zan los ejes de de­re­cha e iz­quier­da, li­ber­tad e igual­dad, así co­mo otros que en for­ma de vec­to­res re­ve­lan la car­to­gra­fía de una po­lí­ti­ca que re­quie­re más ima­gi­na­ción y di­na­mis­mo pa­ra ana­li­zar­la y ha­cer po­si­ble la ac­ción re­for­mis­ta que sus­ten­ta la de­mo­cra­cia.

Ha­bla­mos de vec­to­res co­mo fe­mi­nis­mo y eco­lo­gía, o po­la­ri­da­des co­mo hu­ma­nis­mo tec­no­ló­gi­co y trans­hu­ma­nis­mo, iden­ti­dad di­gi­tal y cor­po­rei­dad, men­to­ri­za­ción e in­no­va­ción, ren­ta bá­si­ca y ro­bó­ti­ca, li­bre al­be­drío e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ins­ti­tu­cio­na­li­dad y po­pu­lis­mo, éti­ca y nihi­lis­mo, cos­mo­po­li­tis­mo y na­cio­na­lis­mo o lai­ci­dad y creen­cias, en­tre otros. Vec­to­res y ejes di­fí­ci­les de ca­sar si no es den­tro de una cen­tra­li­dad di­ná­mi­ca y asi­mé­tri­ca que mo­de­re y equi­li­bre el pe­so de los in­tere­ses en con­flic­to y la in­ten­si­dad de los mis­mos.

Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble de­li­mi­tar una ma­triz de en­cuen­tro. Una coa­li­ción que su­me con­tra los pro­pios in­tere­ses, que ha­ga po­si­ble acuer­dos que iden­ti­fi­quen el in­te­rés de to­dos. Y to­do den­tro de una Eu­ro­pa que su­fre la ten­sión en­tre quie­nes abo­mi­nan de fron­te­ras pa­ra que sub­sis­ta y quie­nes de­fien­den fron­te­ras pa­ra que des­apa­rez­ca.

Es­te cen­tro na­ce de una Eu­ro­pa que for­ja un hi­per­li­de­raz­go so­bre los Es­ta­dos miem­bros ba­sa­do en una su­ce­sión de match points que han pues­to a prue­ba su re­sis­ten­cia fren­te al eu­ro­es­cep­ti­cis­mo y la ad­ver­si­dad an­ti­eu­ro­pea. Asis­ti­mos a un nue­vo eu­ro­peís­mo que sa­be que es el enemi­go a de­rro­tar, den­tro y fue­ra de las fron­te­ras de la Unión, por­que den­tro de la glo­ba­li­za­ción es el úni­co ac­tor que ofre­ce es­pe­ran­za a pe­sar de sus de­bi­li­da­des y erro­res.

En sus ca­si 75 años de his­to­ria afron­ta su mo­men­to más crí­ti­co. Por un la­do, una cri­sis de cre­di­bi­li­dad y, por otro, un asal­to des­de va­rios fren­tes que bus­can con­ver­ger en la dis­lo­ca­ción de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad li­be­ral y democrátic­a. No es ca­sual que un su­ma­to­rio de ra­di­ca­li­da­des ex­tre­mas gol­pee in­ten­sa­men­te la vo­ca­ción de acuer­dos al po­ner a prue­ba la via­bi­li­dad de es­tos. Al­go que ha­ce a dia­rio el Bre­xit al bus­car el des­en­gan­che de la fa­cha­da atlán­ti­ca; el as­cen­so de los na­cio­nal­po­pu­lis­mos y la emer­gen­cia del fas­cis­mo y la xe­no­fo­bia; la pro­li­fe­ra­ción de Go­bier­nos ili­be­ra­les; los ce­sa­ris­mos y li­de­raz­gos po­pu­lis­tas que se pro­pa­gan por do­quier. Sin ol­vi­dar la pre­sión de una Ru­sia con­ver­ti­da en un im­pe­rio gam­be­rro que desea de­bi­li­tar un con­ti­nen­te que Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos quie­ren con­ver­tir en el cam­po de ba­ta­lla de la gue­rra mun­dial que li­bran por la he­ge­mo­nía tec­no­ló­gi­ca.

Den­tro de con­tex­to, Eu­ro­pa en­sa­ya una nue­va cen­tra­li­dad mo­de­ra­do­ra que re­fuer­ce su pro­yec­to. Pa­ra ello ha di­se­ña­do una na­rra­ción que con­fi­gu­ra un Go­bierno que es el re­sul­ta­do de la in­ter­sec­ción de los ejes y vec­to­res que quie­ren con­ci­liar la ma­yo­ría de los eu­ro­peos. Al­go que ha­ce un si­glo se en­sa­yó en Wei­mar con una coa­li­ción de go­bierno pues­ta al ser­vi­cio de las re­for­mas que que­rían plas­mar en Ale­ma­nia el ideal ci­vi­li­za­to­rio de Kant y Goet­he. En­ton­ces se su­mó a so­cial­de­mó­cra­tas, cen­tris­tas y li­be­ra­les fren­te a la hos­ti­li­dad de fas­cis­tas, na­cio­nal­con­ser­va­do­res y co­mu­nis­tas. Aque­lla ex­pe­rien­cia fra­ca­só y la en­se­ñan­za de su de­rro­ta de­be ins­pi­rar hoy a los po­pu­la­res, so­cia­lis­tas, li­be­ra­les y ver­des eu­ro­peos. Una coa­li­ción del si­glo XXI que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fi­nir el cen­tro que ga­ne de­fi­ni­ti­va­men­te la ba­ta­lla fren­te a la ra­di­ca­li­dad de los ex­tre­mos que la hos­ti­gan. De su éxi­to de­pen­de el fu­tu­ro de Eu­ro­pa y de la de­mo­cra­cia.

Es­te cen­tro na­ce de una Eu­ro­pa que for­ja un hi­per­li­de­raz­go so­bre los Es­ta­dos miem­bros

EDUAR­DO ES­TRA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.