Ta­ran­tino, Char­les Man­son y no­so­tros

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Si Dios creó el mun­do en seis días, có­mo no iba a ne­ce­si­tar Ta­ran­tino tres ho­ras pa­ra rein­ven­tar­lo, o al me­nos pa­ra rein­ven­tar uno de sus re­co­ve­cos, uno de esos mo­men­tos en que la vio­len­cia se cer­nió so­bre el reino de los sue­ños, del ca­ris­ma y del bri­llo de una be­lle­za que pa­re­cía no te­ner ca­du­ci­dad. Ha­bla­mos de Holly­wood, 1969. Si la his­to­ria fue­ra una lon­ga­ni­za y pu­dié­ra­mos cor­tar esa ro­da­ja es lo que en­con­tra­ría­mos: ci­ne, sue­ños y más ci­ne. Fun­cio­na­ba el Oes­te, Dean Mar­tin, Bru­ce Lee, los ca­za­rre­com­pen­sas, Po­lans­ki y pan­das de hip­pies fli­pan­do por los des­cam­pa­dos has­ta que una de ellas co­me­tió la ma­tan­za en la man­sión del po­la­co. Ma­tan­za de Sha­ron Ta­te em­ba­ra­za­da y sus ami­gos, ma­tan­za de sue­ños.

Des­de la ca­ver­na de Pla­tón, nos he­mos pa­sa­do si­glos ju­gan­do a re­pre­sen­tar la reali­dad. El grie­go es­ta­ble­ció el debate en­tre los he­chos y las som­bras, en­tre el co­no­ci­mien­to y la ig­no­ran­cia. Y la his­to­ria, las le­yen­das, los ru­mo­res y la li­te­ra­tu­ra no han he­cho otra co­sa des­de en­ton­ces: ver­sio­nar y ver­sio­nar los he­chos. Ta­ran­tino ha es­co­gi­do esa ro­da­ja de la his­to­ria, pe­ro las som­bras que nos de­vuel­ve no son os­cu­ras, ni te­ne­bro­sas, sino lu­mi­no­sas, alu­ci­na­das,

ra­dian­tes. El ci­neas­ta de la vio­len­cia asom­bro­sa vuel­ve a uti­li­zar su po­ten­cial vio­len­to pa­ra re­es­cri­bir la his­to­ria y de­jar­nos tan con­ten­tos.Éra­se una vez en… Holly­wood nos si­túa, así, an­te la fór­mu­la má­gi­ca de quie­nes son ca­pa­ces de re­es­cri­bir los de­fec­tos del pa­sa­do pa­ra cons­truir una ver­sión me­jor y di­ver­ti­da. Ya nun­ca po­dre­mos re­cor­dar la sec­ta mor­tí­fe­ra de Man­son y to­do lo que re­pre­sen­tó sin te­ner­le en cuen­ta.

Y ver­lo, de­ci­mos, nos si­túa tam­bién an­te la pre­gun­ta de quién ver­sio­na­rá nues­tros pro­pios agu­je­ros ne­gros. Por­que cuan­do sa­les del ci­ne, vuel­ves a en­con­trar el Open Arms car­ga­do de de­ses­pe­ra­dos, el Ár­ti­co de­rri­tién­do­se, el no Go­bierno de Es­pa­ña, el nue­vo Go­bierno de Ma­drid he­re­de­ro de la co­rrup­ción y que Trump quie­re com­prar Groen­lan­dia. Y pien­sas: ¿quién sa­ca­rá bri­llo a es­ta mi­se­ra­ble ro­da­ja de la his­to­ria, don­de to­dos so­mos nues­tra pro­pia pan­da de Char­les Man­son aga­za­pa­da pa­ra ata­car­nos cuan­do me­nos lo es­pe­re­mos? ¿Y qué Ta­ran­tino re­es­cri­bi­rá lo que no que­re­mos ver? Si Dios des­can­só al sép­ti­mo día y Ta­ran­tino es­tá a pun­to de hacerlo, nos ur­ge el re­le­vo. Por­que si los he­chos son os­cu­ros, que sean al me­nos sus som­bras las que nos ilu­mi­nen, co­mo es­ta enor­me pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.