Y del re­fu­gio sal­ta­ron otra vez al mar

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Al es­ta­llar la Gran Gue­rra en 1914, el zoo­ló­gi­co de Am­be­res se con­vir­tió en un fo­co de con­flic­to. Se te­mía que los ani­ma­les, de­bi­do al des­cui­do y la malnutrici­ón, pu­die­ran es­ca­par de sus cer­cos y ata­car a la po­bla­ción. To­dos ellos fue­ron sa­cri­fi­ca­dos. Cuan­do el zoo­ló­gi­co de Ber­lín fue bom­bar­dea­do por las tro­pas bri­tá­ni­cas, en 1939, al­gu­nos sau­rios se sal­va­ron y me­ro­dea­ron por la ciu­dad. El 6 de abril de 1941, du­ran­te la Ope­ra­ción Cas­ti­go, el par­que zoo­ló­gi­co de Bel­gra­do fue bom­bar­dea­do por la Luft­waf­fe ale­ma­na. De­ce­nas de ani­ma­les pe­re­cie­ron hun­di­dos ba­jo los es­com­bros. La no­che más cruen­ta, al­gu­nos se co­mie­ron a sus pro­pias crías. Du­ran­te la se­gun­da gue­rra del Gol­fo, el con­ser­va­cio­nis­ta sud­afri­cano Law­ren­ce Ant­hony via­jó des­de Ku­wait has­ta Al Zaw­raa Gar­den, el zoo­ló­gi­co más gran­de del país. En­con­tró 35 ejem­pla­res malnu­tri­dos de osos, ti­gres, al­gu­na hie­na. Des­pués de dé­ca­das de in­va­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos, en el zoo de Ka­bul so­lo que­da­ron vi­vos unos cuan­tos mo­nos y una leo­na, Mar­jan. Ella fue tes­ti­go de la his­to­ria de Af­ga­nis­tán. Una vez, en 1995, ma­tó a un sol­da­do que qui­so aca­ri­ciar­la y fue cas­ti­ga­da por ello: el her­mano de la víc­ti­ma le arro­jó una gra­na­da y la de­jó cie­ga. “El hom­bre es el úni­co ani­mal que pue­de sal­va­guar­dar el or­den tras la ca­tás­tro­fe, aun­que sea el ani­mal ma­yor­men­te sus­cep­ti­ble de pro­vo­car­la”: son pa­la­bras de Víc­tor Gó­mez, pro­fe­sor de fi­lo­so­fía. To­do es­to que cuen­to lo apren­dí de una bri­llan­te no­ve­la, Ani­mal do­més­ti­co, del me­xi­cano Ma­rio Hi­no­jos.

Las fron­te­ras son un in­ven­to aplas­tan­te y na­tu­ral. No sé si los zoológicos. Pe­ro tan­to con unas co­mo con otros ocu­rre lo mis­mo cuan­do hay gue­rra. Es­te mes he­mos asis­ti­do in­có­lu­mes a un es­pec­tácu­lo: hom­bres ti­rán­do­se al mar des­de el bar­co que los in­ten­ta­ba sal­var, tras 19 días de en­cie­rro. Qué es es­to sino una gue­rra: gen­te que es­ca­pa de su pro­pia ca­sa por una su­pre­ma­cía aje­na, gen­te que arries­ga su vi­da cru­zan­do fron­te­ras, gen­te que ha de es­ca­par tam­bién del res­ca­te. No hay lu­gar pa­ra ellos. Es la gue­rra. Hom­bres que quie­ren huir in­clu­so de nues­tro re­fu­gio. Hom­bres que pre­ten­de­mos quie­tos, de­trás de sus va­llas. Las fron­te­ras son una co­sa muy se­ria, los ani­ma­les en sus jau­las lo sa­ben bien. Has­ta ese ex­tre­mo lle­gan los con­fi­nes de nues­tra or­de­na­ción del mun­do. La leo­na Mar­jan mi­ró al sol­da­do an­tes de ma­tar­lo, pe­ro lue­go se que­dó cie­ga. Me­nos mal que un bu­que de la Ar­ma­da pon­drá fin a to­do es­to, du­ran­te un ra­to, el ne­ce­sa­rio pa­ra que ter­mi­ne­mos nues­tras va­ca­cio­nes en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.