La eco­no­mía se­xual del Ca­ri­be

Cuan­do EE UU mon­tó ba­ses mi­li­ta­res en las An­ti­llas bri­tá­ni­cas, al­gu­nos cre­ye­ron que el acuer­do per­mi­tía el sa­queo de la mú­si­ca lo­cal, in­clu­yen­do el ca­lip­so

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - DIE­GO A. MAN­RI­QUE

Fue un true­que de lo más in­só­li­to. En sep­tiem­bre de 1940, el Reino Uni­do, arrin­co­na­do por la má­qui­na bé­li­ca na­zi, ne­ce­si­ta­ba bar­cos pa­ra pro­te­ger sus lí­neas de apro­vi­sio­na­mien­to. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Fran­klin D. Roo­se­velt, pro­pu­so in­ter­cam­biar 50 des­truc­to­res por el de­re­cho a ins­ta­lar ba­ses na­va­les y aé­reas en lo que los in­gle­ses lla­ma­ban las In­dias Oc­ci­den­ta­les.

Se­gún el Al­mi­ran­taz­go, un mal ne­go­cio: mu­chos bar­cos eran an­ti­guos y no es­ta­ban ca­pa­ci­ta­dos pa­ra na­ve­gar por un Atlán­ti­co em­bra­ve­ci­do. Por el con­tra­rio, EE UU lo­gró con­ju­rar una ame­na­za real: en el Ca­ri­be ha­bía te­rri­to­rios per­te­ne­cien­tes a Ho­lan­da y Fran­cia, paí­ses de­vo­ra­dos por el Ter­cer Reich. A la som­bra de la pre­sen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se, las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les, des­de Su­ri­nam a Gua­da­lu­pe, evi­ta­ron pres­tar fa­ci­li­da­des a los ale­ma­nes.

En Tri­ni­dad y To­ba­go, la “in­va­sión yan­qui” cau­só con­mo­ción. Pri­me­ro, ocu­pa­ron Cha­gua­ra­mas, una de las me­jo­res pla­yas. Se­gun­do, ex­pro­pia­ron a los ha­bi­tan­tes de la zo­na. Ter­ce­ro, eran mu­chos (unos 20.000) y te­nían de to­do lo que los na­ti­vos —so­me­ti­dos a ra­cio­na­mien­to— po­dían desear. Co­mo cuen­ta V. S. Nai­paul en una no­ve­la, los ni­ños pron­to apren­die­ron tru­cos pa­ra que los uni­for­ma­dos les re­ga­la­ran cho­co­la­ti­nas y chi­cles. Más se­ria­men­te, los sol­da­dos al­te­ra­ron la eco­no­mía se­xual de la is­la.

Pa­ra de­cir­lo fi­na­men­te, los sol­da­dos te­nían di­ne­ro y sen­tían so­le­dad. Un can­tan­te de ca­lip­so hi­zo lo que im­po­nía su ofi­cio: co­men­tar con hu­mor un mo­ti­vo de ten­sión so­cial. Ru­pert Grant, alías Lord In­va­der, triun­fó con Rum and Co­ca-Co­la, me­tá­fo­ra de la atrac­ción en­tre las in­dí­ge­nas y los vi­si­tan­tes. Y hu­bie­ra si­do otro ca­lip­so más, a la es­pe­ra del boom de 1956-1957 de no apa­re­cer en la is­la el hu­mo­ris­ta Mo­rey Ams­ter­dam, de gi­ra por las ba­ses an­ti­lla­nas de EE UU.

Mo­rey sa­bía re­co­no­cer un éxi­to po­ten­cial: se apren­dió Rum and Co­ca-Co­la y, de vuel­ta en Nue­va York, pac­tó con la can­tan­te Je­ri Su­lla­van y su arre­glis­ta, Paul Ba­ron; los tres jun­tos fir­ma­ron y re­gis­tra­ron la can­ción. Las ex­cu­sas pa­ra su la­tro­ci­nio, co­mo lue­go ex­pli­ca­rían a un juez, con­sis­tían en que (1) el ca­lip­so era un gé­ne­ro fol­cló­ri­co, es de­cir, sin au­to­res re­co­no­ci­dos y, más aún, (2) ori­gi­nal­men­te, se tra­ta­ba de una can­ción in­mo­ral, por lo tan­to, in­dig­na de copyright. Efec­ti­va­men­te, Mo­rey ha­bía cam­bia­do ver­sos com­pro­me­ti­dos (“Los yan­quis las tra­tan bien / y las pa­gan me­jor”), aun­que el es­tri­bi­llo, que se conservó, ex­pli­ci­ta que allí se ha­bla­ba de pros­ti­tu­ción: “Ma­dre e hi­ja tra­ba­jan­do por el dó­lar yan­qui”. Que cons­te que no to­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.