EE UU au­to­ri­za­rá la de­ten­ción in­de­fi­ni­da de me­no­res in­mi­gran­tes

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANTONIA LABORDE,

El Go­bierno de Do­nald Trump anun­ció ayer un cam­bio nor­ma­ti­vo que per­mi­ti­rá a los agen­tes fron­te­ri­zos de­te­ner de for­ma in­de­fi­ni­da a las fa­mi­lias in­mi­gran­tes sin pa­pe­les,

En oca­sio­nes an­te­rio­res Trump ya ha per­di­do en los tri­bu­na­les su ba­ta­lla pa­ra po­der de­te­ner a los me­no­res de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da. La as­pi­ra­ción del republican­o en su ofen­si­va an­tin­mi­gra­to­ria es anu­lar una sen­ten­cia ju­di­cial de 1997, co­no­ci­da co­mo el acuer­do Flo­res, que estableció que el Go­bierno fe­de­ral no tie­ne de­re­cho a re­te­ner du­ran­te más de 20 días a ni­ños mi­gran­tes arres­ta­dos, y que exi­ge que se dé prio­ri­dad a po­ner­los ba­jo cus­to­dia de un fa­mi­liar o un tu­tor le­gal mien­tras se re­suel­ve su si­tua­ción. La ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción con­si­de­ra que es­ta anu­lan­do el acuer­do que obli­ga a que los me­no­res que­den li­bres a los 20 días. El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en fun­cio­nes, Ke­vin McA­lee­nan, in­di­có que la nue­va nor­ma des­in­cen­ti­va­rá a quie­nes con­si­de­ran que

or­den es la de­to­nan­te de la ola de fa­mi­lias mi­gran­tes que han de­ci­di­do cru­zar la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se. Al po­ner en li­ber­tad a los me­no­res y a los fa­mi­lia­res que les acom­pa­ñan, los mi­gran­tes no com­pa­re­cen an­te el juez y des­apa­re­cen den­tro del sis­te­ma.

McA­lee­nan anun­ció ayer que las fa­mi­lias de­te­ni­das se­rán tras­la­da­das a cen­tros don­de se ga­ran­ti­za­rá que to­dos los ni­ños sean tra­ta­dos “con dig­ni­dad y res­pe­to”. Los gru­pos fa­mi­lia­res se­rán re­te­ni­dos en re­cin­tos dis­tin­tos de otros in­mi­gran­tes que cru­cen ile­gal­men­te la fron­te­ra. los ni­ños son “el pa­sa­por­te pa­ra en­trar en EE UU”. La re­for­ma de­be­ría en­trar en vi­gor den­tro de dos me­ses, pe­ro es pro­ba­ble que se en­fren­te a una du­ra ba­ta­lla ju­di­cial que ter­mi­ne en los tri­bu­na­les fe­de­ra­les.

Ade­más, se­gún lo anun­cia­do, con­ta­rán con un es­pa­cio edu­ca­ti­vo, otro que ofre­ce­rá ser­vi­cios mé­di­cos, tres co­mi­das ca­lien­tes al día e ins­ta­la­cio­nes re­crea­ti­vas. A prin­ci­pios de ju­lio, un in­for­me ofi­cial aler­tó del ha­ci­na­mien­to y pé­si­mas con­di­cio­nes de los mi­gran­tes de to­da edad en los cen­tros de de­ten­ción.

En­tre los mi­gran­tes, más de 6.000 se pre­sen­ta­ron de ma­ne­ra frau­du­len­ta co­mo miem­bros de una uni­dad fa­mi­liar, se­gún el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción, el Go­bierno ha pues­to en mar­cha

dos pla­nes pi­lo­to que per­mi­ten ha­cer prue­bas de ADN en la fron­te­ra pa­ra com­pro­bar que el pa­ren­tes­co es real. Des­de oc­tu­bre, más de 432.000 miem­bros de uni­da­des fa­mi­lia­res han si­do de­te­ni­dos, un au­men­to del 456% res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior, se­gún ci­fras de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, la po­bla­ción de in­do­cu­men­ta­dos vi­vien­do en el país es la más ba­ja en la úl­ti­ma dé­ca­da. Des­de 2007 la ci­fra se ha re­du­ci­do en más de dos mi­llo­nes, has­ta lle­gar a los 10,5 mi­llo­nes,

se­gún el Cen­tro de Es­tu­dios Pew.

La úl­ti­ma ola mi­gra­to­ria ha es­ta­do li­de­ra­da por ciu­da­da­nos del de­no­mi­na­do Trián­gu­lo Nor­te cen­troa­me­ri­cano (Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras) y por me­xi­ca­nos que bus­can es­ca­par de la vio­len­cia en sus paí­ses y bus­can asi­lo en EE UU. En­tre 2012 y 2017, la ta­sa de re­cha­zo de pe­ti­cio­nes de asi­lo a sal­va­do­re­ños fue del 79,2%, prác­ti­ca­men­te igual a la de hon­du­re­ños y gua­te­mal­te­cos, se­gún ci­fras ofi­cia­les ob­te­ni­das por la Uni­ver­si­dad de Sy­ra­cu­se.

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal es­ti­mó que las fa­mi­lias es­ta­rán un pro­me­dio de 50 días de­te­ni­das, pe­ro en la prác­ti­ca es­to se pue­de alar­gar. Ac­tual­men­te hay cer­ca de 900.000 ca­sos atas­ca­dos en los juz­ga­dos de in­mi­gra­ción —ca­si el do­ble que ha­ce tres años— a la es­pe­ra de ser re­suel­tos. Pue­den pa­sar me­ses o in­clu­so años has­ta que un tri­bu­nal es­tu­die un ca­so. Los con­ser­va­do­res se que­jan de que el co­lap­so se de­be a que es­tá cons­trui­do so­bre “le­yes dé­bi­les” que per­mi­ten que mu­chos in­mi­gran­tes no se pre­sen­ten a su ci­ta con el juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.