La Ama­zo­nia bra­si­le­ña ar­de a un rit­mo ré­cord

Bol­so­na­ro su­gie­re que las ONG cau­san los in­cen­dios de for­ma de­li­be­ra­da

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JOA­NA OLI­VEI­RA,

La Ama­zo­nia bra­si­le­ña ar­de co­mo nun­ca. Hay un 84% más de in­cen­dios que en el mis­mo pe­rio­do (en­tre enero y el pa­sa­do lu­nes) de 2018, lo que su­po­ne el rit­mo más al­to des­de que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Es­pa­cia­les (INPE) co­men­zó la me­di­ción en 2013.

En lo que va de año, Bra­sil ha su­fri­do 72.843 in­cen­dios, más de la mi­tad en el Ama­zo­nas, se­gún los da­tos del INPE, que con­tro­la la de­fo­res­ta­ción de la zo­na sel­vá­ti­ca a tra­vés de imá­ge­nes de sa­té­li­te y ha re­ci­bi­do en las úl­ti­mas se­ma­nas las crí­ti­cas del pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, que po­ne en du­da sus da­tos. Ayer, el pre­si­den­te su­gi­rió —sin pre­sen­tar prue­bas— que miem­bros de or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa del me­dio am­bien­te es­tán cau­san­do in­cen­dios de­li­be­ra­da­men­te en ven­gan­za por el re­cor­te de fon­dos de­ci­di­do por el Go­bierno.

El fue­go avan­za in­clu­so en áreas de pro­tec­ción am­bien­tal. So­lo es­ta se­ma­na se re­gis­tra­ron 68 in­cen­dios en te­rri­to­rios in­dí­ge­nas y zo­nas de con­ser­va­ción, la ma­yo­ría en la re­gión ama­zó­ni­ca. En el Es­ta­do de Ma­to Gros­so los in­cen­dios au­men­ta­ron un 205%. Tam­bién en el pe­rio­do en el que que es­tán prohi­bi­dos los fue­gos que pro­vo­can los agri­cul­to­res pa­ra lim­piar los cam­pos.

Agri­cul­tu­ra y par­ques

Ma­to Gros­so vi­ve del ne­go­cio agrí­co­la y ge­ne­ra gran par­te de la ex­por­ta­ción de so­ja, maíz y al­go­dón de Bra­sil. Allí se en­cuen­tran tam­bién los par­ques Cha­pa­da dos Gui­ma­rães —que ya ha per­di­do el 12% de su ve­ge­ta­ción— y Se­rra de Ri­car­do Fran­co, en la fron­te­ra con Bo­li­via.

Los in­cen­dios lo­gra­ron re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal prin­ci­pal­men­te des­pués de que el cie­lo de São Pau­lo, a 3.000 ki­ló­me­tros de Ama­zo­nia, que­da­se os­cu­re­ci­do, apa­ren­te­men­te por el hu­mo de los in­cen­dios que pro­ve­nían del nor­te y el cen­tro del país. Las fo­tos de la Ama­zo­nia de­fo­res­ta­da in­va­die­ron las re­des so­cia­les y cre­ció la pre­sión so­bre el pre­si­den­te Bol­so­na­ro.

Ayer, fiel a su es­ti­lo, el pre­si­den­te dio la vuel­ta a la tor­ti­lla. Sin pre­sen­tar prue­bas, su­gi­rió que las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas es­ta­ban de­trás de la tra­ge­dia. “Pue­de ha­ber una ac­ción cri­mi­nal por par­te de esas ONG pa­ra lla­mar la aten­ción pre­ci­sa­men­te con­tra mí, con­tra el Go­bierno de Bra­sil. Es­ta es la gue­rra a la que nos en­fren­ta­mos”, de­cla­ró.

Par­te de los fo­cos en áreas pro­te­gi­das son con­se­cuen­cia de la de­fo­res­ta­ción, se­gún un in­for­me del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Am­bien­tal de la Ama­zo­nia (IPAM) pu­bli­ca­do el mar­tes. Mu­chas de esas zo­nas tam­bién su­fren in­va­sio­nes y arren­da­mien­tos ile­ga­les de tie­rra. Los diez mu­ni­ci­pios de la Ama­zo­nia que más han ar­di­do son tam­bién los más de­fo­res­ta­dos. Jun­tas, esas ciu­da­des to­ta­li­zan el 37% de los in­cen­dios de lo que va de año y el 43% de la de­fo­res­ta­ción re­gis­tra­da has­ta ju­lio. En al­gu­nos ca­sos, se­ña­la­ba el IPAM, el fue­go se ha­cía de ma­ne­ra con­tro­la­da pa­ra lim­piar cam­pos, in­clu­so en áreas pro­te­gi­das con pre­sen­cia hu­ma­na, co­mo al­deas in­dí­ge­nas o re­ser­vas ex­trac­ti­vas. Pe­ro la si­tua­ción va más allá. “Es real­men­te preo­cu­pan­te”, re­co­no­ció el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Ri­car­do Sa­lles, en un en­cuen­tro so­bre cam­bio cli­má­ti­co en el que fue abu­chea­do mien­tras in­ten­ta­ba ha­cer­se es­cu­char.

/ B. KELLY (REUTERS)

In­cen­dio en Iran­du­ba (Ama­zo­nas), el mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.