Fla­que­za pú­bli­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La pre­ca­rie­dad del em­pleo ha que­da­do tam­bién ins­ta­la­da en el sec­tor pú­bli­co. Más del 28% de los fun­cio­na­rios no dis­po­ne de es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, fren­te al 10% a co­mien­zos de 2013. En el sec­tor pri­va­do es ac­tual­men­te del 25,9%. En los tra­ba­ja­do­res con me­nos de 40 años esa ta­sa de tem­po­ra­li­dad as­cien­de al 55%, am­plián­do­se a me­di­da que se re­du­ce la edad me­dia, pe­ro su­pe­ran el 93% si no tie­nen más de 20 años. Son da­tos de­mo­le­do­res los que apor­ta la úl­ti­ma en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va del INE, que nu­blan cual­quier va­lo­ra­ción fa­vo­ra­ble que in­ten­te ha­cer­se del com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, de su re­cu­pe­ra­ción tras la cri­sis de 2008. Es cuan­do me­nos in­quie­tan­te que ser­vi­cios co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción en un país mo­derno es­tén am­pa­ra­dos en ese ti­po de in­te­ri­ni­dad per­ma­nen­te.

De las con­se­cuen­cias ad­ver­sas de esa ma­ni­fies­ta dua­li­dad del mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol ya te­ne­mos evi­den­cias su­fi­cien­tes. Es di­fí­cil que una so­cie­dad avan­za­da pue­da ga­ran­ti­zar la mí­ni­ma cohe­sión so­cial con una in­se­gu­ri­dad en las con­di­cio­nes de vi­da co­mo la que man­tie­nen una pro­por­ción tan ele­va­da de tra­ba­ja­do­res. Tam­bién es di­fí­cil ha­cer­lo con la efi­cien­cia ne­ce­sa­ria en el desem­pe­ño de las ta­reas pro­pias de esos em­plea­dos. Esos ni­ve­les de pre­ca­rie­dad no se con­ci­lian con las ne­ce­si­da­des de las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes que los em­plean, no fa­ci­li­tan la for­ma­ción per­ma­nen­te de los tra­ba­ja­do­res ni, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la ca­li­dad de los ser­vi­cios que desem­pe­ñan.

Esas con­si­de­ra­cio­nes de­be­rían ser su­fi­cien­tes pa­ra asu­mir co­mo prio­ri­dad esen­cial pa­ra cual­quier Go­bierno la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de em­pleo, pe­ro se en­tien­de me­nos que sean las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas las que li­de­ren ese em­po­bre­ci­mien­to. En ma­yor me­di­da cuan­do se ve­ri­fi­ca que esa pre­ca­rie­dad ha si­do pa­ra­le­la a la re­duc­ción del nú­me­ro de fun­cio­na­rios es­ta­ta­les, has­ta re­gis­trar el mí­ni­mo de la de­mo­cra­cia.

Es­ta si­tua­ción no ha si­do tan­to el re­sul­ta­do de re­duc­cio­nes de las ta­reas pú­bli­cas o de me­jo­ras en su ra­cio­na­li­za­ción o au­to­ma­ti­za­ción, co­mo las de­ri­va­das de la mal en­ten­di­da austeridad fis­cal que pre­si­dió la ges­tión de la cri­sis, re­cor­tan­do par­ti­das de gas­to pú­bli­co de for­ma in­dis­cri­mi­na­da. Las de­no­mi­na­das ta­sas de re­po­si­ción, la sus­ti­tu­ción de fun­cio­na­rios que se iban ju­bi­lan­do, ca­ye­ron a ce­ro, en po­si­cio­nes la­bo­ra­les que se­guían sien­do ne­ce­sa­rias, por eso se re­cu­rría al em­pleo de tra­ba­ja­do­res con con­tra­tos tem­po­ra­les. Una si­tua­ción di­fí­cil de sos­te­ner, no so­lo por las per­so­nas que asu­men esa pre­ca­rie­dad, sus­cri­bien­do con­tra­tos de for­ma con­ti­nua, sino por la pro­pia es­ta­bi­li­dad y ca­li­dad de la fun­ción pú­bli­ca. En áreas par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles, co­mo la sa­ni­dad pú­bli­ca, de­pen­dien­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, la si­tua­ción es in­quie­tan­te, con un 37% de tem­po­ra­li­dad, pe­ro tam­bién en la edu­ca­ción, don­de se su­pera el 26%.

Que no ha­ya te­ni­do ape­nas efec­tos el Pac­to por la con­so­li­da­ción del em­pleo pú­bli­co fir­ma­do por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy y los sin­di­ca­tos en 2017 no sig­ni­fi­ca que de­ban des­es­ti­mar­se ini­cia­ti­vas ten­den­tes a re­du­cir la tem­po­ra­li­dad. En ma­yor me­di­da si se tie­ne en cuen­ta la edad re­la­ti­va­men­te ele­va­da de los em­plea­dos pú­bli­cos, de­ter­mi­nan­tes de un rit­mo ele­va­do de ju­bi­la­cio­nes en los pró­xi­mos años. Ade­más de re­vi­sar el rit­mo de apli­ca­ción de ese acuer­do es ne­ce­sa­ria su re­vi­sión y al­can­ce. Tie­ne que ser una de las prin­ci­pa­les prio­ri­da­des cuan­do se dis­pon­ga de nue­vos Pre­su­pues­tos.

La pre­ca­rie­dad de los fun­cio­na­rios mues­tra cuán frá­gil es la re­cu­pe­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.