Una coa­li­ción sin par­ti­dos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Es­ta­ba tan des­con­ta­da la coa­li­ción de Go­bierno de iz­quier­das tras las elec­cio­nes que su in­via­bi­li­dad, has­ta el mo­men­to, pro­du­ce en­tre la ma­yo­ría de vo­tan­tes de iz­quier­da más des­con­cier­to y per­ple­ji­dad que com­pren­sión. Di­ver­sos ana­lis­tas han ex­pli­ca­do acer­ta­da­men­te por qué siem­pre hu­bo su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra el es­cep­ti­cis­mo an­te un pac­to en­tre PSOE y Po­de­mos: una unión de fuer­zas in­su­fi­cien­te en apo­yos, in­ter­na­men­te vul­ne­ra­ble e ideo­ló­gi­ca­men­te des­equi­li­bra­da di­fí­cil­men­te pue­de ar­ti­cu­lar una ma­yo­ría en el Con­gre­so.

No es un pro­ble­ma de nues­tra de­mo­cra­cia, sino un re­fle­jo más de la trans­for­ma­ción

del me­dio am­bien­te po­lí­ti­co. En el país de Bor­gen, los da­ne­ses aca­ban de for­mar un Go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta en mi­no­ría con po­cos pre­ce­den­tes. Tras dos me­ses sin sa­li­da, en Bél­gi­ca hay un de­ba­te so­bre si se pue­den re­pe­tir las elec­cio­nes. En Ita­lia, una coa­li­ción en­de­ble se aca­ba de hun­dir con ape­nas un año de fun­cio­na­mien­to. Si que­re­mos mi­rar afue­ra pa­ra en­con­trar lo que nues­tros po­lí­ti­cos no acier­tan a con­se­guir, no ha­lla­re­mos cer­te­zas ma­yo­res. Y sin em­bar­go hay tiem­po pa­ra acor­dar fór­mu­las que per­mi­tan la for­ma­ción de un nue­vo Go­bierno, siem­pre que se res­pe­ten tres in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios que que han fun­cio­na­do en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es­ta­tal o au­to­nó­mi­ca.

Pri­me­ro, que los par­ti­dos que as­pi­ren a en­trar en el Eje­cu­ti­vo ga­ran­ti­cen su cohe­sión in­ter­na al res­to de so­cios. Si es cier­to que la pers­pec­ti­va de lle­gar al po­der sue­le cohe­sio­nar los par­ti­dos, cuan­do eso no fun­cio­na, co­mo su­ce­de con Po­de­mos, es un te­rri­ble pre­sa­gio pa­ra el res­to de po­ten­cia­les aliados de coa­li­ción.

Ade­más, la pre­ten­sión de Po­de­mos de su­pe­di­tar la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo a los ór­ga­nos de par­ti­do has­ta aho­ra no ha fun­cio­na­do de­ma­sia­do bien en Es­pa­ña. Más bien los es­tu­dios al res­pec­to de­mues­tran lo con­tra­rio: los par­ti­dos sue­len que­dar su­pe­di­ta­dos a la po­ten­tí­si­ma má­qui­na de ac­ción gu­ber­na­men­tal. Por eso, los apa­ra­tos par­ti­dis­tas han go­ber­na­do po­co la agen­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, me­nos de lo que sue­le pen­sar­se. Po­de­mos te­me las im­pli­ca­cio­nes de es­ta iner­cia, pe­ro no pa­re­ce que for­zar las aris­tas con­ven­za a sus so­cios.

Por eso, siem­pre que aca­ban ha­bien­do

ten­sio­nes en­tre los par­ti­dos go­ber­nan­tes y los Eje­cu­ti­vos en los que par­ti­ci­pan sin ape­nas in­fluen­cia, la sos­te­ni­bi­li­dad del equi­li­brio ha pa­sa­do por es­tra­te­gias pre­si­den­cia­les que aís­lan par­ti­dos y Go­bier­nos, con mi­nis­tros con ba­jo per­fil o in­de­pen­dien­tes (y no por mu­cho tiem­po), con una irre­fre­na­ble de­ri­va per­so­na­lis­ta.

Re­unir es­tos tres as­pec­tos no pro­du­ci­rá inevi­ta­ble­men­te una coa­li­ción de iz­quier­das en el pró­xi­mo mes, pe­ro sí se­rán inex­cu­sa­bles pa­ra fa­ci­li­tar la fór­mu­la re­sul­tan­te que abor­te la re­pe­ti­ción elec­to­ral. Di­cho de otro mo­do: cuan­to me­nos cohe­sio­na­do se pre­sen­te Po­de­mos a la ne­go­cia­ción de­fi­ni­ti­va, cuan­to más pre­ten­da con­tro­lar des­de fue­ra la in­cer­ti­dum­bre inevi­ta­ble de la ac­ción gu­ber­na­men­tal, cuan­to me­nos mar­gen quie­ra de­jar a Sán­chez en la ges­tión pos­te­rior del Eje­cu­ti­vo… más pro­ba­ble es que vol­va­mos a las ur­nas en tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.