Los man­te­ros, asig­na­tu­ra pen­dien­te de los Ayun­ta­mien­tos

Bar­ce­lo­na apues­ta por la mano du­ra, mien­tras Ma­drid, Se­vi­lla y Va­len­cia idean po­lí­ti­cas pa­ra afron­tar el pro­ble­ma

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Va­len­cia. Los man­te­ros en Va­len­cia han ge­ne­ra­do más rui­do en el seno del tri­par­ti­to que go­ber­na­ba has­ta ha­ce un mes el Con­sis­to­rio que en­tre co­mer­cian­tes y ven­de­do­res am­bu­lan­tes. Ha­ce un año, la edil Neus Fà­bre­gas, de Va­lèn­cia en Co­mú —la mar­ca de Po­de­mos—, lan­zó una mo­ción en la que acu­sa­ba “a al­gu­nos miem­bros de la Po­li­cía Lo­cal” de una po­si­ble vul­ne­ra­ción de de­re­chos por de­te­ner y agre­dir a un ven­de­dor am­bu­lan­te, con el con­si­guien­te enojo de la en­ton­ces con­ce­jal de Po­li­cía Lo­cal, la so­cia­lis­ta Anaïs Men­guz­za­to. El al­cal­de, Joan Ri­bó, de Com­pro­mís, que ha re­pe­ti­do en el car­go, sa­lió en de­fen­sa de la po­li­cía. La nue­va con­ce­jal de Coo­pe­ra­ción al desa­rro­llo y Mi­gra­ción, la so­cia­lis­ta Mai­te Ibá­ñez, in­sis­te en que con­vo­ca­rá en sep­tiem­bre un con­se­jo mu­ni­ci­pal pa­ra re­gu­lar es­pa­cios pa­ra la ven­ta am­bu­lan­te, ela­bo­rar un cen­so, pro­mo­ver coope­ra­ti­vas la­bo­ra­les y me­di­das de in­ser­ción so­cial.

Bar­ce­lo­na. Una de las pri­me­ras me­di­das del nue­vo Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, go­ber­na­do por Ada Co­lau en coa­li­ción con los so­cia­lis­tas, ha si­do in­ten­tar “erra­di­car” el top man­ta con pa­tru­lla­je po­li­cial. Des­de el 29 de ju­lio, un cen­te­nar de po­li­cías les im­pi­den co­lo­car­se y si ven en cual­quier pun­to de la ciu­dad que ex­tien­den la man­ta, les obli­gan a le­van­tar­la, sin re­qui­sar­les el ma­te­rial, lo que evi­ta en­fren­ta­mien­tos.

El au­to­de­no­mi­na­do sin­di­ca­to de man­te­ros ha acu­sa­do a Co­lau de “trai­ción” y de ser la úni­ca res­pon­sa­ble del ope­ra­ti­vo po­li­cial, que cer­ca a un mi­llar de ven­de­do­res, se­gún cálcu­los po­li­cia­les. El Ayun­ta­mien­to ha re­ci­bi­do a los man­te­ros y ha crea­do una me­sa de diá­lo­go, que los ven­de­do­res ta­chan de inú­til. Se­vi­lla. Los man­te­ros en Se­vi­lla no cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma so­cial apre­mian­te, aun­que su pre­sen­cia su­po­ne pa­ra los co­mer­cian­tes una mer­ma de en­tre el 25% y el 30% de sus in­gre­sos, se­gún in­for­mes de la prin­ci­pal aso­cia­ción de em­pre­sa­rios de la ca­pi­tal an­da­lu­za, Apro­com. “El efec­to del man­te­ro re­per­cu­te en dos fa­ce­tas, el da­ño al co­mer­cio y a la ima­gen de la ciu­dad”, ex­pli­ca To­más Gon­zá­lez, pre­si­den­te de la aso­cia­ción. El co­mer­cian­te re­co­no­ce que hay bue­na co­mu­ni­ca­ción con el Ayun­ta­mien­to y aplau­de me­di­das di­sua­so­rias co­mo la pre­sen­cia de po­li­cías de pai­sano o las mul­tas a quie­nes com­pran sus pro­duc­tos.

El Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla no tie­ne pre­vis­to po­ner en mar­cha ini­cia­ti­vas es­pe­cí­fi­cas y po­ne el fo­co en des­ar­ti­cu­lar a las gran­des ma­fias que se ins­ta­lan en los po­lí­go­nos. El Con­sis­to­rio pro­mue­ve ade­más que los jó­ve­nes que ven­den mer­can­cía fal­si­fi­ca­da pue­dan ac­ce­der a un pues­to fi­jo en al­guno de los mercadillo­s de ven­ta am­bu­lan­te de la ciu­dad. “Es com­pli­ca­do por­que la ma­yo­ría no tie­nen re­gu­la­ri­za­da su si­tua­ción ad­mi­nis­tra­ti­va”, re­co­no­cen.

Ma­drid. El nue­vo equi­po de go­bierno (PP y Cs) ha cam­bia­do la po­lí­ti­ca con­tra los ven­de­do­res am­bu­lan­tes. La con­ce­jal de Se­gu­ri­dad, la po­pu­lar In­ma­cu­la­da Sanz, ha anun­cia­do que ha­brá “to­le­ran­cia ce­ro” con un re­fuer­zo de la pre­sen­cia de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal en los pun­tos ha­bi­tua­les de ven­ta y pa­ra lu­char con­tra las ma­fias que les su­mi­nis­tran la mer­can­cía.

La Po­li­cía ha in­cre­men­ta­do la pre­sen­cia de agen­tes en los pun­tos don­de se con­cen­tran, lo que ya ha mo­ti­va­do pro­tes­tas de los man­te­ros a las puer­tas de la co­mi­sa­ría de la uni­dad de Cen­tro. La fal­ta de agen­tes en Ma­drid por la ju­bi­la­ción ma­si­va y la fal­ta de re­po­si­ción de las va­can­tes en los úl­ti­mos años es­tá afec­tan­do al dis­po­si­ti­vo. Per­ma­ne­ce vi­gen­te una or­den dic­ta­da por el an­te­rior equi­po de go­bierno que res­trin­gía mu­cho las ac­tua­cio­nes. El agen­te que les vie­ra te­nía que avi­sar a sus su­pe­rio­res y evi­tar cual­quier ac­tua­ción que en­tra­ña­ra pe­li­gro con­tra el res­to de pea­to­nes. Sanz ya ha anun­cia­do que se crea­rá una uni­dad es­pe­cí­fi­ca o se for­ma­rán gru­po de tra­ba­jo co­mo plan de cho­que.

Con in­for­ma­ción de y

La ca­pi­tal pre­pa­ra una or­de­nan­za pa­ra crear un gru­po de tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co

Ri­bó pre­ten­de re­gu­lar los es­pa­cios pa­ra desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad

/ DA­VID G. FOLGUEIRAS

Un man­te­ro ven­de ob­je­tos fal­si­fi­ca­dos, el mar­tes en el cen­tro de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.