De­man­da por adul­te­rio con­tra Ger­hard Schrö­der en Co­rea del Sur

El ex­can­ci­ller ale­mán con­tra­jo ma­tri­mo­nio el año pa­sa­do con una mu­jer cu­yo ex­ma­ri­do acu­sa aho­ra al po­lí­ti­co de ser res­pon­sa­ble del fi­nal de su ma­tri­mo­nio

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EN­RI­QUE MÜ­LLER,

Cuan­do la agi­ta­da vi­da sen­ti­men­tal de Ger­hard Schrö­der, can­ci­ller ale­mán en­tre 1998 y 2005, vol­vió a dar un gi­ro ra­di­cal y ad­mi­tió en 2015 que ha­bía co­men­za­do una re­la­ción amo­ro­sa con una mu­jer de Co­rea del Sur, tan­to el po­lí­ti­co so­cial­de­mó­cra­ta co­mo su nue­va pa­re­ja aún es­ta­ban ca­sa­dos: Schrö­der con la pe­rio­dis­ta Do­ris Schrö­der-Köpf (su cuar­ta es­po­sa) y So­yeon Kim con un re­nom­bra­do mé­di­co de Seul.

El amor fue ful­mi­nan­te, y la pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio en ma­yo de 2018. En oc­tu­bre pa­sa­do, de­ci­die­ron ce­le­brar el en­la­ce con una fies­ta de ga­la en el fa­mo­so Ho­tel Ad­lon de Ber­lín, un even­to que lle­nó pá­gi­nas de la pren­sa po­lí­ti­ca y de la del co­ra­zón. An­tes, am­bos con­tra­yen­tes se ha­bían di­vor­cia­do. Lo que Schrö­der (75 años) y Kim (51) des­co­no­cían era el ren­cor que ha­bía acu­mu­la­do el aho­ra ex­ma­ri­do de ella.

Des­pués de que la pa­re­ja acu­die­se en ju­lio al fes­ti­val de ópe­ra de Bey­reuth, Schrö­der re­ci­bió una no­ti­cia que po­dría cos­tar­le una bre­ve es­tan­cia en una cár­cel sur­co­rea­na. El ex­ma­ri­do de Kim le ha acu­sa­do de adul­te­rio, un com­por­ta­mien­to muy re­cha­za­do en la cul­tu­ra del país asiá­ti­co y que has­ta 2017 es­ta­ba con­si­de­ra­do co­mo un de­li­to en su Có­di­go Pe­nal, con pe­nas de has­ta dos años de pri­sión.

El ex­can­ci­ller re­ci­bió una no­ti­fi­ca­ción en su des­pa­cho en Han­no­ver en la que se le no­ti­fi­ca­ba que el exes­po­so de So­yeon Kim ha­bía pre­sen­ta­do una de­man­da con­tra él en la que le acu­sa de ser la cau­sa de que su ma­tri­mo­nio ha­ya aca­ba­do y le re­cla­ma una in­dem­ni­za­ción de 100 mi­llo­nes de wo­nes (unos 75.000 eu­ros). En el tex­to, el abo­ga­do se­ña­la que su clien­te su­fre una do­lo­ro­sa “an­gus­tia men­tal” de la que acu­sa al ex­man­da­ta­rio so­cial­de­mó­cra­ta, acu­sa a Schrö­der de ser el res­pon­sa­ble del fin de su ma­tri­mo­nio y ad­mi­te que el exes­po­so sien­te ver­güen­za y ha per­di­do pres­ti­gio pro­fe­sio­nal por ha­ber si­do en­ga­ña­do por quien era su mu­jer has­ta que el ex­can­ci­ller apa­re­ció en es­ce­na.

La acu­sa­ción de­ri­va de una ley co­rea­na vi­gen­te en 2015, un año cru­cial pa­ra el ac­tual ma­tri­mo­nio Schrö­der-Kim. El adul­te­rio se­guía sien­do en­ton­ces un de­li­to en Co­rea del Sur. Aún no es­tá cla­ro cual se­rá el desen­la­ce del nue­vo cu­le­brón en la vi­da del ex­can­ci­ller ger­mano, y de po­co va­le en es­ta si­tua­ción que So­yeon Kim ha­ya ma­ni­fes­ta­do en más de una oca­sión que cuan­do ini­ció el ro­man­ce, su ma­tri­mo­nio ya ha­bía de­ja­do de fun­cio­nar.

Tras co­no­cer­se la no­ti­cia, el ex­can­ci­ller y su es­po­sa guar­dan si­len­cio, pe­ro la acu­sa­ción de adul­te­rio ha re­su­ci­ta­do en las pá­gi­nas de la pren­sa ale­ma­na la agi­ta­da vi­da sen­ti­men­tal que ha te­ni­do Schrö­der, un hom­bre que ha es­ta­do ca­sa­do en otras cua­tro oca­sio­nes.

Su ma­tri­mo­nio más du­ra­de­ro fue el que la unió a la pe­rio­dis­ta Do­ris Schrö­der-Köpf, con quien se ca­só en 1997. La pa­re­ja, que adop­tó a dos ni­ños ru­sos, se di­vor­ció a co­mien­zos de 2018. Sin em­bar­go, su Bild am Sonn­tag

/ GETTY

El ex­can­ci­ller Ger­hard Schrö­der y su es­po­sa, So­yeon Kim, en el fes­ti­val de Bay­reuth, en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.