Ma­cron avi­sa a Johnson de que no hay mar­gen pa­ra re­ne­go­ciar el Brexit

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MARC BASSETS,

El en­vol­to­rio era ama­ble: elo­gios a la amis­tad franco-bri­tá­ni­ca y un ges­to de bue­na vo­lun­tad pa­ra es­cu­char las al­ter­na­ti­vas de Lon­dres an­te la anun­cia­da mar­cha del Reino Uni­do

Un bai­le su­til ha em­pe­za­do en­tre Lon­dres y las ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Uno de los pri­me­ros ca­pí­tu­los se ha desa­rro­lla­do es­ta se­ma­na en Ber­lín y Pa­rís; pro­se­gui­rá es­te fin de se­ma­na en Bia­rritz, don­de se reúnen los lí­de­res del G7, y pue­de con­ti­nuar has­ta la no­che del Brexit. Se tra­ta de bus­car la fór­mu­la pa­ra una sa­li­da lo me­nos abrup­ta po­si­ble.

El pro­ble­ma es que el acuer­do que de­bía ga­ran­ti­zar un Brexit con­tro­la­do ha si­do re­cha­za­do por el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, y Johnson, pri­mer mi­nis­tro des­de de la UE. Pe­ro en la reunión que man­tu­vie­ron ayer en Pa­rís, el men­sa­je del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, al nue­vo pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris Johnson, era el mis­mo: no hay mar­gen pa­ra re­ne­go­ciar el acuer­do

el 24 de ju­lio, tam­bién lo re­cha­za. Que­da la al­ter­na­ti­va del Brexit du­ro, un di­vor­cio a las bra­vas cu­yo im­pac­to eco­nó­mi­co en el Reino Uni­do y en el res­to de Eu­ro­pa pue­de ser con­si­de­ra­ble. O, co­mo desea Johnson, de una re­vi­sión del acuer­do ya pac­ta­do.

“Por su­pues­to que yo quie­ro un acuer­do, y po­de­mos al­can­zar un acuer­do”, di­jo en una bre­ve comparecen­cia an­tes de al­mor­zar con Ma­cron. “Las con­ver­sa­cio­nes en Ber­lín con nues­tros ami­gos nos han ani­ma­do”, afir­mó. El pri­mer mi­nis­tro rei­te­ró su del Brexit. Y to­dos los cam­bios que se ha­gan has­ta el 31 oc­tu­bre, fe­cha de sa­li­da, de­ben man­te­ner abier­tas las fron­te­ras in­te­rio­res de Ir­lan­da, prin­ci­pal es­co­llo de la sa­li­da, y pre­ser­var el mer­ca­do úni­co eu­ro­peo.

man­tra so­bre la sa­li­da de la UE el 31 de oc­tu­bre “ha­ya o no ha­ya acuer­do”. Ahí coin­ci­de con el pre­si­den­te fran­cés, con­tra­rio a apla­zar de nue­vo la fe­cha de sa­li­da.

Ade­más del Brexit du­ro, que Fran­cia asu­me co­mo un es­ce­na­rio ca­da día más ve­ro­sí­mil, y la re­ne­go­cia­ción del acuer­do, que re­cha­za co­mo sus so­cios de la UE, Ma­cron se­ña­ló otra vía: que se pro­duz­ca “un he­cho po­lí­ti­co nue­vo” en el Reino Uni­do. Es de­cir, unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, que po­drían dar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que apro­ba­se el

acuer­do del Brexit, o un re­fe­rén­dum so­bre es­te acuer­do.

El cen­tro de la dis­cu­sión es la lla­ma­da sal­va­guar­da ir­lan­de­sa (backs­top, en in­glés). Es­te me­ca­nis­mo per­mi­ti­ría man­te­ner abier­ta, tras el Brexit, la fron­te­ra en­tre Ir­lan­da del Nor­te, que for­ma par­te del Reino Uni­do, y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, miem­bro de la UE.

El pre­si­den­te fran­cés in­sis­tió en que el backs­top es “una ga­ran­tía in­dis­pen­sa­ble pa­ra pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad de Ir­lan­da y la in­te­gri­dad del mer­ca­do úni­co”. La sal­va­guar­da evi­ta­ría que vuel­va a eri­gir­se una fron­te­ra en­tre los dos te­rri­to­rios, des­pués de que fue­ra su­pri­mi­da en los Acuer­dos del Vier­nes San­to de 1998. Eso man­ten­dría a Ir­lan­da del Nor­te den­tro del mer­ca­do eu­ro­peo.

Lon­dres te­me que esa me­di­da sea una ma­ne­ra de an­clar al Reino Uni­do en la unión adua­ne­ra y den­tro de la UE, en con­tra de la vo­lun­tad de los bri­tá­ni­cos ex­pre­sa­da en el re­fe­rén­dum de 2016. El bri­tá­ni­co su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer con­tro­les adua­ne­ros en­tre las dos Ir­lan­das con nue­vas tec­no­lo­gías, lo que evi­ta­ría im­po­ner una fron­te­ra tra­di­cio­nal.

Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to

Merkel se ha mos­tra­do, en las ne­go­cia­cio­nes, más con­ci­lia­do­ra que Ma­cron. Ya sea por­que el im­pac­to del Brexit du­ro po­dría ser ma­yor en la eco­no­mía ex­por­ta­do­ra ale­ma­na, o tam­bién por­que ha­ya al­go si­mi­lar a un re­par­to de pa­pe­les en el es­que­ma de po­li bueno (Merkel) y po­li ma­lo (Ma­cron).

El miér­co­les, Merkel su­gi­rió un pla­zo de 30 días pa­ra es­cu­char la al­ter­na­ti­va de Lon­dres al backs­top. Ayer, Ma­cron lo sus­cri­bió, pe­ro su­bra­yó que el re­sul­ta­do no pue­de ser “muy dis­tin­to del que hay”. “Si hay co­sas que, en el mar­co de lo ne­go­cia­do por Michel Bar­nier [el ne­go­cia­dor eu­ro­peo], pue­dan ser adap­ta­das y es­tén con­for­mes con los dos ob­je­ti­vos men­cio­na­dos, la es­ta­bi­li­dad en Ir­lan­da y la in­te­gri­dad del mer­ca­do úni­co, de­ben en­con­trar­se en el mes que vie­ne”, abun­dó.

El mar­gen es es­tre­cho y el tiem­po apre­mia. Si en su pro­pues­ta de al­ter­na­ti­va al backs­top Lon­dres no res­pe­ta los ob­je­ti­vos men­cio­na­dos, sig­ni­fi­ca­rá, se­gún el pre­si­den­te fran­cés, “que el pro­ble­ma es más pro­fun­do, que es más po­lí­ti­co”. “Y, en es­te ca­so, no es la ne­go­cia­ción lo que lo arre­gla­rá, sino que es una de­ci­sión po­lí­ti­ca que de­be to­mar el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co. No nos co­rres­pon­de a no­so­tros”, aña­dió.

El nue­vo pla­zo pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una se­ñal de fle­xi­bi­li­dad de Ma­cron y Merkel. Pe­ro tam­bién co­mo un mo­vi­mien­to tác­ti­co en el pul­so, que pro­ba­ble­men­te se in­ten­si­fi­ca­rá cuan­to más se acer­que la fe­cha lí­mi­te, pa­ra elu­dir la culpa del Brexit du­ro y echár­se­la al con­tra­rio. Que na­die di­ga que no se ha in­ten­ta­do has­ta el úl­ti­mo mo­men­to.

/ C. P. (AP)

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, y el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris Johnson, du­ran­te su reunión en el Elí­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.