Con­de­na­do a nue­ve años el au­tor del ase­si­na­to de Chem­nitz

El cri­men fue uti­li­za­do por la ul­tra­de­re­cha ale­ma­na pa­ra ata­car a los ex­tran­je­ros

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CARBAJOSA,

Su­ce­dió ha­ce ca­si un año y des­de en­ton­ces, la sen­ten­cia so­bre el apu­ña­la­mien­to de un hom­bre en Chem­nitz se es­pe­ra­ba con enor­me ex­pec­ta­ción en Ale­ma­nia. Un si­rio de 24 años fue con­de­na­do ayer a nue­ve años y me­dio de cár­cel por ma­tar a otro jo­ven du­ran­te las fies­tas de la ciu­dad del es­te del país.

Aquel cri­men fue ins­tru­men­ta­li­za­do por gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha, que or­ga­ni­za­ron mar­chas con­tra los ex­tran­je­ros en Chem­nitz, que cul­mi­na­ron en vio­len­tas re­vuel­tas. Las imá­ge­nes de neo­na­zis y hoo­li­gans en­va­len­to­na­dos ha­cien­do el sa­lu­do hitle­riano y re­co­rrien­do las ca­lles de la ciu­dad die­ron la vuel­ta al mun­do. Va­rios res­tau­ran­tes re­gen­ta­dos por ex­tran­je­ros fue­ron ata­ca­dos. El te­mor a que las ma­ni­fes­ta­cio­nes ul­tras se ex­ten­die­ran por el res­to del país hi­zo sal­tar las alar­mas en­tre la cla­se po­lí­ti­ca en Ber­lín. El ase­si­na­to dio tam­bién pie a una po­ten­te mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na con­tra el racismo y por la to­le­ran­cia, que es­te fin de se­ma­na vol­ve­rá a las ca­lles en Dres­de.

La po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da a raíz de las imá­ge­nes que se to­ma­ron en aque­llas mar­chas desató una tor­men­ta po­lí­ti­ca, que abrió fi­su­ras en la coa­li­ción del Eje­cu­ti­vo y que aca­bó por co­brar­se la cabeza de un al­to car­go. El en­ton­ces je­fe de los ser­vi­cios se­cre­tos in­ter­nos ale­ma­nes, Hans-Georg Maas­sen, fue ce­sa­do tras ali­men­tar las te­sis de la ex­tre­ma de­re­cha, que ne­ga­ba que se hu­bie­ra lla­ma­do a la ca­za del ex­tran­je­ro en Chem­nitz.

La sen­ten­cia se dio a co­no­cer en el tri­bu­nal re­gio­nal de Dres­de y no en Chem­nitz, por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad y ca­be aún re­cur­so so­bre la de­ci­sión ju­di­cial. La cor­te con­si­de­ra pro­ba­do que Alaa S., un pe­lu­que­ro si­rio, co­me­tió el cri­men ayu­da­do por un hom­bre ira­quí, que se dio a la fu­ga y con­ti­núa aún des­apa­re­ci­do. No obs­tan­te, el tri­bu­nal no ha si­do ca­paz de acla­rar la cau­sa de la re­yer­ta que ter­mi­nó con la muer­te de Da­niel H, de 35 años. Un ami­go de la víc­ti­ma re­sul­tó tam­bién he­ri­do du­ran­te la pe­lea en la ciu­dad ale­ma­na.

Los in­ves­ti­ga­do­res no lo­gra­ron en­con­trar hue­llas de ADN del con­de­na­do ni en el cu­chi­llo ni en la víc­ti­ma. Alaa S. ha guar­da­do si­len­cio du­ran­te el pro­ce­so. Su abo­ga­do anun­ció que pien­san ape­lar y con­si­de­ró que no hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra una con­de­na que se sus­ten­ta prin­ci­pal­men­te en el tes­ti­mo­nio de un em­plea­do de un pues­to de co­mi­da rá­pi­da, que ha in­cu­rri­do en con­tra­dic­cio­nes du­ran­te el pro­ce­so.

La de­ci­sión ju­di­cial lle­ga a una se­ma­na de que en el Es­ta­do de Sa­jo­nia, don­de ocu­rrió el cri­men, se ce­le­bren unas elec­cio­nes re­gio­na­les, en las que la ex­tre­ma de­re­cha po­dría es­ca­lar has­ta la pri­me­ra po­si­ción, se­gún al­gu­nas en­cues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.