Con­tra­tos pú­bli­cos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La con­tra­ta­ción pú­bli­ca —es de­cir, las ta­reas de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes que es­tas no eje­cu­tan di­rec­ta­men­te por sí mis­mas, sino a tra­vés de otros agen­tes eco­nó­mi­cos— cons­ti­tu­ye un sec­tor eco­nó­mi­co de enor­me y cre­cien­te im­por­tan­cia. En Es­pa­ña su­po­ne un 13% del PIB, equi­pa­ra­ble al po­ten­cial de una ac­ti­vi­dad co­mo la tu­rís­ti­ca.

Y sin em­bar­go, su re­gu­la­ción, su­per­vi­sión y con­trol no es­tán a la al­tu­ra de su peso en la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca.

Ni a la de las ase­chan­zas con la que los gru­pos de pre­sión, los fa­vo­ri­tis­mos y la co­rrup­ción la ace­chan. Ca­sos co­mo la Gür­tel, la red Pú­ni­ca o la ex­tor­sión del 3% en las obras pú­bli­cas —o los in­fi­ni­tos con­tra­tos le­ga­les pe­ro ad­ju­di­ca­dos a de­do por las dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes— po­drían evi­tar­se. O al me­nos, li­mi­tar­se.

Eso ocu­rri­ría si la mi­nús­cu­la Ofi­ci­na In­de­pen­dien­te de Re­gu­la­ción y Su­per­vi­sión de la Con­tra­ta­ción Pú­bli­ca, crea­da ha­ce un año, fue­se al­go más que una pa­tru­lla bie­nin­ten­cio­na­da de seis per­so­nas en­fren­ta­da a una ta­rea in­gen­te, pa­ra la que es­ta­ba pre­vis­ta la do­ta­ción de una trein­te­na de pues­tos.

Pe­ro ni la ofi­ci­na es in­de­pen­dien­te, con­tra lo que in­di­ca su tí­tu­lo, pues re­sul­ta ser una me­ra de­pen­den­cia de Ha­cien­da. Ni es­tá do­ta­da de un ver­da­de­ro presupuest­o pro­pio. Ni sus com­pe­ten­cias re­gu­la­to­rias se acom­pa­ñan de po­tes­tad san­cio­na­do­ra al­gu­na, si­quie­ra li­mi­ta­da. Es, ca­si, una ca­ja va­cía.

Por eso la Co­mi­sión Eu­ro­pea, a cu­ya in­sis­ten­cia se de­be su crea­ción, per­sis­te aho­ra en re­for­zar el or­ga­nis­mo. En reali­dad, so­lo la lu­cha con­tra la co­rrup­ción jus­ti­fi­ca­ría ese re­fuer­zo, pues re­sul­ta de to­da evi­den­cia que los po­de­res de per­se­cu­ción de la Fis­ca­lía se­rían mu­cho más efi­ca­ces si se asen­ta­sen so­bre una efi­caz pre­ven­ción pre­via.

Pe­ro el sig­ni­fi­ca­do de un or­ga­nis­mo de es­te ti­po no se ago­ta en dar flui­dez y sa­near los cir­cui­tos por los que tan fre­cuen­te­men­te cir­cu­lan los pro­ta­go­nis­tas de so­bor­nos y cohe­chos. Bas­te re­cor­dar la en­dé­mi­ca en­do­ga­mia que ate­na­za al mun­do de la con­tra­ta­ción pú­bli­ca. Un es­tu­dio de un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te cer­ti­fi­có que el 54,3% de los con­tra­tos sa­ni­ta­rios de la Co­mu­ni­dad de Madrid se cie­rran con gru­pos de pre­sión, y que se ad­ju­di­can a de­do el 99,7% de sus con­tra­tos me­no­res.

El in­te­rés de una su­per­vi­sión de esos con­tra­tos es múl­ti­ple: por el pa­pel cre­cien­te de la con­tra­ta­ción ex­ter­na de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes, la ne­ce­si­dad de abrir­la a la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca pa­ra hacerla más efi­caz y ba­ra­ta, el re­no­va­do in­te­rés con que es­te sec­tor se abor­da en los tra­ta­dos co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les de nue­va ge­ne­ra­ción. Y por su­pues­to, la ne­ce­si­dad de con­tar con da­tos, com­pa­ra­cio­nes y aná­li­sis de có­mo se rea­li­za el gas­to pú­bli­co. Y so­bre có­mo coor­di­nar­lo y me­jo­rar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.