An­dan­zas chi­lan­gas de Björk

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JO­SÉ ÁN­GEL MON­TA­ÑÉS, JA­CO­BO GAR­CÍA,

An­to­ni Gau­dí fa­lle­ció de for­ma trau­má­ti­ca en 1926, des­pués de que lo atro­pe­lla­ra un tran­vía, de­jan­do su obra más am­bi­cio­sa, la Sa­gra­da Fa­mi­lia, sin ter­mi­nar. En ese mo­men­to so­lo ha­bía po­di­do con­cluir una de las fa­cha­das, la de la Na­ti­vi­dad, y la crip­ta, don­de pre­ci­sa­men­te fue en­te­rra­do. Des­de en­ton­ces, sus dis­cí­pu­los han con­ti­nua­do los tra­ba­jos sor­tean­do to­da cla­se de pro­ble­mas, so­bre to­do eco­nó­mi­cos, has­ta que la lle­ga­da ma­si­va de tu­ris­tas a Bar­ce­lo­na y al tem­plo han da­do un im­pul­so inusi­ta­do a aquel sue­ño.

El rit­mo de cre­ci­mien­to de las obras ha si­do tal —gra­cias a los 50 mi­llo­nes de eu­ros de los 4,5 mi­llo­nes de vi­si­tas anua­les— que sus im­pul­so­res han fi­ja­do 2026, coin­ci­dien­do con los 100 años de la muer­te del ar­tis­ta, co­mo la fe­cha pa­ra fi­na­li­zar­la. Los avan­ces son vi­si­bles des­de cual­quier pun­to de Bar­ce­lo­na e, in­clu­so, es­tán cam­bian­do el per­fil de la ciu­dad.

Si la ima­gen icó­ni­ca del tem­plo has­ta ha­ce po­co eran las cua­tro to­rres que cons­tru­yó Gau­dí an­tes de mo­rir, aho­ra las cin­co cen­tra­les ga­nan pro­ta­go­nis­mo por mo­men­tos y ya ha­cen som­bra al tra­ba­jo del fa­mo­so ar­qui­tec­to. Los nú­me­ros lo de­jan cla­ro: las dos to­rres más al­tas de la fa­cha­da de la Na­ti­vi­dad tie­nen 107 me­tros (las la­te­ra­les 98,4), mien­tras que las cua­tro de los Evan­ge­lis­tas han su­pe­ra­do ya la co­ta de los 103,5; la cen­tral de Je­su­cris­to —que aca­ba­rá sien­do el pun­to más al­to del edi­fi­cio con 172,5 me­tros— ya es­tá a 101 me­tros. Ade­más, la de­di­ca­da a la Vir­gen al­can­za­ba, a co­mien­zos de agos­to, los 104,35 me­tros, se­gún los da­tos que pu­bli­ca la Sa­gra­da Fa­mi­lia en su web en la que pue­den se­guir­se, pa­so a pa­so, to­dos los tra­ba­jos.

Las to­rres cen­tra­les del tem­plo es­tán a pun­to de su­pe­rar a las que le­van­tó el ar­qui­tec­to

Björk mi­de 163 cen­tí­me­tros y el se­ñor Raúl ocho me­nos. Ella tie­ne 53 años y na­ció en Rei­kia­vik; él, de 64, es de Mé­ri­da, Yu­ca­tán. La pri­me­ra ha de­ja­do bo­quia­bier­ta a la crí­ti­ca tras sus pri­me­ros con­cier­tos en Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de pa­sa 15 días, y el se­gun­do le ha­ce el ju­go de na­ran­ja to­dos los días.

Am­bos vi­ven es­ta se­ma­na a po­cos me­tros de dis­tan­cia, en el ba­rrio Ro­ma, que da tí­tu­lo a la fa­mo­sa pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón. Des­de ha­ce 25 años, to­das las ma­ña­nas, él co­lo­ca su me­sa de car­tón, va­rios sa­cos de na­ran­jas y el ex­pri­mi­dor a unos pa­sos de la re­si­den­cia que la can­tan­te ocu­pa has­ta fi­na­les de mes. Una ele­gan­te y dis­cre­ta ca­sa de es­ti­lo co­lo­nial con dos pi­sos, cin­co ha­bi­ta­cio­nes y un pa­tio in­te­rior que cues­ta 360 eu­ros la no­che. Björk es una de las ar­tis­tas más re­co­no­ci­das del mun­do por su mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal y fu­tu­ris­ta. En el ne­go­cio del se­ñor Raúl lo más tec­no­ló­gi­co es la som­bri­lla. Ella es má­gi­ca… pe­ro Mé­xi­co más.

—¿Y có­mo di­ce que se lla­ma? —Björk.

—¿Víc­tor?

El es­pec­tácu­lo Cor­nu­co­pia, del que Björk ofre­ce cin­co re­pre­sen­ta­cio­nes —en­tre el 17 y el 30 en el par­que Bi­cen­te­na­rio— es un im­pre­sio­nan­te mon­ta­je de lu­ces, más­ca­ras, tra­jes e ins­tru­men­tos im­po­si­bles, don­de ho­me­na­jea a la vi­da, al fe­mi­nis­mo y alerta so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Pa­ra el es­cri­tor Juan Vi­llo­ro, que asis­tió a la pri­me­ra función, es “una voz úni­ca, que co­men­zó en plan punk con Su­gar­cu­bes, pe­ro que aho­ra tie­ne una con­di­ción hip­nó­ti­ca que por mo­men­tos se acer­ca al de­li­rio”.

“Re­cu­pe­ra­da de su tur­bu­len­ta rup­tu­ra emo­cio­nal, aho­ra pro­fe­sa un eco­ló­gi­co amor mun­di. Pa­ra los pá­ja­ros, se­gu­ra­men­te, es una dei­dad hu­ma­na”, re­su­me Vi­llo­ro so­bre el fi­nal de una eta­pa que ella mis­ma de­fi­nió co­mo “un in­vierno en Is­lan­dia” del que sa­lió Vul­ni­cu­ra, un dis­co en el que na­die que­rría

/ MAS­SI­MI­LI­ANO MINOCRI

La Sa­gra­da Fa­mi­lia en obras, vis­ta des­de la ca­lle Ma­ri­na.

Björk, con el co­ro uni­ver­si­ta­rio Stac­ca­to en una ima­gen en Ciu­dad de Mé­xi­co col­ga­da en Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.