El no de las me­xi­ca­nas

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En Bia­rritz, con más es­cep­ti­cis­mo que es­pe­ran­za, vuel­ve a es­ce­ni­fi­car­se una reunión en la cum­bre del G7, ese gru­po de lí­de­res su­pues­ta­men­te re­pre­sen­ta­ti­vos del ma­yor po­der eco­nó­mi­co del mun­do y de la de­fen­sa de lo que has­ta aho­ra co­no­cía­mos co­mo el “or­den in­ter­na­cio­nal”. Se­ría di­fí­cil lo­ca­li­zar un mo­men­to más pla­ga­do de ra­zo­nes pa­ra pro­cu­rar el en­ten­di­mien­to de las gran­des po­ten­cias. Pe­ro la reali­dad obli­ga a re­la­ti­vi­zar esas as­pi­ra­cio­nes. Ni esos sie­te —Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Japón, Reino Uni­do, Fran­cia, Canadá, Ita­lia— son to­dos los más im­por­tan­tes en la es­ce­na glo­bal, ni es­tán al­gu­nos de los que, ade­más de su di­men­sión eco­nó­mi­ca y geo­po­lí­ti­ca, son los que hoy ocu­pan el cen­tro de aten­ción, en una pre­ca­ria es­ta­bi­li­dad mun­dial.

Si la re­fe­ren­cia de eva­lua­ción fue­ra el re­sul­ta­do de las dos an­te­rio­res reunio­nes a las que ya ha asis­ti­do Do­nald Trump, las es­pe­ran­zas tam­po­co se­rían ma­yo­res. A los pro­ble­mas que ocu­pa­ron la agen­da de la cum­bre en Canadá —cam­bio cli­má­ti­co, gue­rra co­mer­cial y tec­no­ló­gi­ca— ha­bría que aña­dir las in­si­nua­cio­nes de una gue­rra de di­vi­sas, las re­no­va­das ten­sio­nes con Irán, las ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de un Bre­xit sin acuer­do, la cri­sis abier­ta en Ita­lia y, en mo­do al­guno ajeno a esas cir­cuns­tan­cias, las ame­na­zas de re­ce­sión en al­gu­nas de las eco­no­mías cu­yos res­pon­sa­bles es­ta­rán pre­sen­tes en Bia­rritz.

De esos lí­de­res, dos de ellos, el pre­si­den­te de EE UU y el nue­vo pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, no son pre­ci­sa­men­te muy ami­gos del en­ten­di­mien­to mul­ti­la­te­ral. Sin em­bar­go, sus eco­no­mías son vul­ne­ra­bles a la con­ti­nui­dad del des­en­cuen­tro al que am­bos con­tri­bu­yen. La bri­tá­ni­ca se en­cuen­tra al bor­de del co­lap­so si John­son no mo­di­fi­ca su negociació­n con la UE. La eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se acu­sa ya las ten­sio­nes co­mer­cia­les crea­das por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se que en ma­yor me­di­da ha con­tri­bui­do a que ese con­cep­to de or­den in­ter­na­cio­nal que le­gi­ti­mó la

crea­ción del G7 es­té hoy ab­so­lu­ta­men­te des­acre­di­ta­do.

Por mu­cho es­me­ro que Em­ma­nuel Ma­cron ha­ya pues­to en la or­ga­ni­za­ción de esa cum­bre, por fle­xi­ble que se mues­tre pres­cin­dien­do in­clu­so de la ela­bo­ra­ción del ha­bi­tual co­mu­ni­ca­do fi­nal, pa­ra evi­tar ma­yo­res ro­ces, es di­fí­cil que pue­da emer­ger al­gún acuer­do mí­ni­ma­men­te re­le­van­te pa­ra evi­tar ma­yo­res ame­na­zas so­bre la pros­pe­ri­dad glo­bal. Con to­do, el pre­si­den­te fran­cés ha­ce bien en man­te­ner la apues­ta de la Unión Eu­ro­pea por la negociació­n mul­ti­la­te­ral de ca­da uno de esos te­mas en el seno de ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, don­de es­tán pre­sen­tes los otros pro­ta­go­nis­tas en los con­flic­tos ac­tua­les, co­mo Chi­na y Ru­sia.

Pa­ra Es­pa­ña la es­ta­bi­li­dad glo­bal no es un asun­to me­nor. El pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez, ha en­ten­di­do me­jor que su pre­de­ce­sor la ne­ce­si­dad de ha­cer­se no­tar más en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, y es­ta­rá el do­min­go en Bia­rritz. Sus mo­vi­mien­tos en el seno de la UE, en la cri­sis migratoria o en la ocu­pa­ción de los car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, han des­ta­ca­do fren­te al mu­tis­mo eu­ro­peo de los Go­bier­nos de Ra­joy. Es esen­cial que se asu­ma que el bie­nes­tar de cual­quier eco­no­mía na­cio­nal, des­de lue­go la de una tan abier­ta co­mo la es­pa­ño­la, pre­ci­sa de un en­torno in­ter­na­cio­nal su­fi­cien­te­men­te pro­pi­cio. No so­lo fa­ci­li­tan­do lo­gís­ti­ca­men­te la ce­le­bra­ción de esa cum­bre, sino par­ti­ci­pan­do en los de­ba­tes en de­fen­sa de ne­go­cia­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les.

La vio­len­cia con­tra las mu­je­res al­can­za en Mé­xi­co ci­fras tan alar­man­tes que el Có­di­go Pe­nal ha in­clui­do el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio, cas­ti­ga­do con pe­nas que os­ci­lan en­tre los 40 y los 60 años de pri­sión. ONU Mu­je­res es­ti­ma que ca­da día son ase­si­na­das en el país la­ti­noa­me­ri­cano nue­ve mu­je­res, mu­chas de las cua­les son me­no­res. Las es­ta­dís­ti­cas son san­gran­tes. En­tre 2011 y 2017 se han re­gis­tra­do ca­si 19.000 “de­fun­cio­nes con pre­sun­ción de homicidio”, un

eu­fe­mis­mo que abar­ca to­do ti­po de crí­me­nes, des­de los ase­si­na­tos ma­chis­tas has­ta los mar­ca­dos con el se­llo de los nar­cos. La ola de vio­len­cia se agra­va por la de­fi­cien­te per­se­cu­ción de los de­li­tos. El re­sul­ta­do es una im­pu­ni­dad inacep­ta­ble.

En los úl­ti­mos cua­tro años, los fe­mi­ni­ci­dios han au­men­ta­do en Mé­xi­co un 150% y las agre­sio­nes se­xua­les tam­po­co de­jan de cre­cer. En lo que va de 2019 se han con­ta­bi­li­za­do 9.900 ca­sos de vio­la­cio­nes. La so­cie­dad me­xi­ca­na re­cla­ma ce­le­ri­dad a la ho­ra de es­cla­re­cer la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to en las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes en las que los co­lec­ti­vos feministas exi­gen que se in­ves­ti­guen a fon­do los abu­sos se­xua­les. Cla­man que la jus­ti­cia y la po­li­cía ac­túen con di­li­gen­cia. Pe­ro en­tre las mu­je­res cun­de la des­con­fian­za en las fuer­zas de se­gu­ri­dad, má­xi­me si se tie­ne en cuen­ta que re­cien­te­men­te han sa­li­do a la luz va­rios ca­sos de vio­la­cio­nes a ma­nos pre­ci­sa­men­te de la po­li­cía.

Le­jos de con­fiar en las ins­ti­tu­cio­nes, los co­lec­ti­vos feministas per­ci­ben ne­gli­gen­cia y prác­ti­cas errá­ti­cas cuan­do se tra­ta de per­se­guir es­tos de­li­tos y arres­tar a los cul­pa­bles. De­nun­ciar una agre­sión se con­vier­te en un pro­ce­so lar­go, cos­to­so y de­cep­cio­nan­te. Ade­más, los li­mi­ta­dos re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios fre­nan la po­si­bi­li­dad de for­mar a pro­fe­sio­na­les pa­ra aten­der ade­cua­da­men­te a las víc­ti­mas y dar una res­pues­ta rá­pi­da y efi­caz en el tra­ta­mien­to de los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro.

Fren­te a los crí­me­nes de gé­ne­ro, las agru­pa­cio­nes feministas han re­cla­ma­do de­ter­mi­na­ción en el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos y que las pes­qui­sas se lle­ven a ca­bo de una ma­ne­ra trans­pa­ren­te. Es obli­ga­ción de los or­ga­nis­mos ju­di­cia­les y po­li­cia­les abor­dar in­ves­ti­ga­cio­nes es­cru­pu­lo­sas, se­ña­lar a los agre­so­res y adop­tar me­di­das pa­ra pre­ve­nir, es­cla­re­cer y juz­gar la vio­len­cia so­bre las mu­je­res. No se tra­ta so­lo de me­jo­rar las ac­cio­nes po­lí­ti­cas y for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes; la so­cie­dad de­man­da un cam­bio cul­tu­ral pa­ra erra­di­car las ac­ti­tu­des ma­chis­tas. So­lo si se cum­plen es­tos pa­rá­me­tros, la po­bla­ción en su con­jun­to, y muy es­pe­cial­men­te las mu­je­res, po­drán de­po­si­tar la con­fian­za en quie­nes han re­ci­bi­do el encargo de ve­lar por su se­gu­ri­dad.

La cri­sis del mul­ti­la­te­ra­lis­mo agra­va los pro­ble­mas de las gran­des po­ten­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.