El im­pues­to de so­li­da­ri­dad

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El mu­ro de Ber­lín acuar­te­la­ba a los ciu­da­da­nos de la RDA a lo lar­go de 165 ki­ló­me­tros. El hor­mi­gón no so­lo se­pa­ra­ba a los ale­ma­nes. Era el sím­bo­lo de la di­vi­sión geo­po­lí­ti­ca del mun­do en dos blo­ques. La aper­tu­ra de los pa­sos fron­te­ri­zos, aquel his­tó­ri­co 9 de no­viem­bre de 1989, pa­ra que los ciu­da­da­nos del Es­te pu­die­ran via­jar li­bre­men­te al Oes­te, inau­gu­ró una nue­va era. Jun­to a la Puerta de Bran­de­bur­go, ale­go­ría del triun­fo de la paz so­bre las ar­mas, el ex­can­ci­ller Willy Brandt di­jo so­lem­ne­men­te: “Aho­ra em­pie­za a cre­cer uni­do al­go que es in­se­pa­ra­ble”.

Fue una fra­se que mar­có el ini­cio de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na. Lle­ga­ba el mo­men­to de co­men­zar a re­pa­rar las hon­das se­cue­las de cua­tro dé­ca­das de co­mu­nis­mo al otro la­do del mu­ro. La equi­pa­ra­ción en­tre el Es­te y el Oes­te no fue gra­tui­ta ni ba­ra­ta. Pa­ra con­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te al desafío que re­pre­sen­ta­ba la an­sia­da uni­dad la so­cie­dad ale­ma­na asu­mió en 1991 el lla­ma­do “im­pues­to de la so­li­da­ri­dad”, un gra­va­men des­ti­na­do a su­fra­gar los cos­tes de la reuni­fi­ca­ción que pron­to se­rá tam­bién his­to­ria.

El Go­bierno ale­mán apro­bó el pa­sa­do

miér­co­les su eli­mi­na­ción pa­ra la gran ma­yo­ría de los con­tri­bu­yen­tes. Se­rá a par­tir de 2021, tres dé­ca­das des­pués de su ins­tau­ra­ción, cuan­do de­ja­rá de ser obli­ga­to­rio pa­ra el 90% de los de­cla­ran­tes. La re­cau­da­ción su­po­nía el 5,5% del im­pues­to so­bre la ren­ta y del im­pues­to de so­cie­da­des. So­lo los ger­mano-oc­ci­den­ta­les con ele­va­dos in­gre­sos se­gui­rán apor­tan­do es­ta ta­sa más allá de 2021, de mo­do que en ci­fras ne­tas, el Estado de­ja­rá de in­gre­sar en el fis­co al­re­de­dor de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Pe­ro el Go­bierno cree que los cos­tes de la unión a la que ape­la­ba Brandt se han sal­da­do en gran par­te y que es­te tri­bu­to ya no es ne­ce­sa­rio.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta apor­ta­ción el Es­te cambió ra­di­cal­men­te de ca­ra. Con el de­rri­bo del mu­ro, el pai­sa­je adop­tó nue­vas to­na­li­da­des. Los gri­ses edi­fi­cios de la épo­ca so­vié­ti­ca fue­ron sus­ti­tui­dos por mo­der­nas ur­ba­ni­za­cio­nes y las in­fra­es­truc­tu­ras ga­na­ron en tec­no­lo­gía y fun­cio­na­li­dad. Eco­nó­mi­ca­men­te, los ciu­da­da­nos de la ex­tin­ta RDA avan­za­ron ha­cia sa­la­rios más acor­des con los de sus ve­ci­nos y su ca­li­dad de vi­da dio un gi­gan­tes­co paso. Pe­ro so­bre to­do ga­na­ron en al­go me­nos tan­gi­ble y más va­lio­so: la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.