UE, emi­gran­tes y el “in­te­rés de la jus­ti­cia”

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - EMI­LIO ME­NÉN­DEZ DEL VA­LLE Emi­lio Me­nén­dez del Va­lle es em­ba­ja­dor de Es­pa­ña y an­ti­guo eu­ro­dipu­tado.

La cri­sis que vi­ve Eu­ro­pa so­bre có­mo ges­tio­nar el flu­jo de per­so­nas que lle­gan es­tá pro­vo­can­do el de­rrum­be de va­lo­res, prin­ci­pios y de­be­res del pro­yec­to co­mún, so­bre to­do el de so­li­da­ri­dad

Mi­les de per­so­nas, sin fu­tu­ro en sus paí­ses de ori­gen, des­ti­na­das a mo­rir de ham­bre o por vio­len­cia ar­ma­da, aque­llos a quie­nes Frantz Fa­non de­no­mi­na­ba “con­de­na­dos de la Tierra”, se lan­zan al Me­di­te­rrá­neo a la bús­que­da de Eu­ro­pa. Pro­vie­nen de Es­ta­dos fa­lli­dos del sur glo­bal, ca­ren­tes de ley, en per­ma­nen­tes guerras tribales o sec­ta­rias, don­de hom­bres, mu­je­res y ni­ños son ob­je­to de inaca­ba­ble vio­len­cia, ase­si­na­tos ma­si­vos o de un ban­di­da­je sin cuar­tel.

Pe­ro la Eu­ro­pa que esos des­he­re­da­dos de la his­to­ria an­sían se ha­lla pro­fun­da­men­te di­vi­di­da so­bre có­mo ha­cer fren­te a los que hu­yen de sus de­vas­ta­das so­cie­da­des. Una Eu­ro­pa de la que ya en 2016 el pre­si­den­te Junc­ker di­jo que “se en­cuen­tra en una cri­sis exis­ten­cial..., nun­ca an­tes ha­bía vis­to que hu­bie­ra tan po­cas co­sas en co­mún en­tre nues­tros Es­ta­dos miem­bros”. Frag­men­ta­ción y opi­nio­nes en­fren­ta­das de los Es­ta­dos an­te la cri­sis migratoria, que yo pre­fe­ri­ría de­no­mi­nar cri­sis eu­ro­pea an­te el fe­nó­meno mi­gra­to­rio for­zo­so.

Esa cri­sis exis­ten­cial in­clu­ye el de­rrum­be de los va­lo­res, prin­ci­pios y de­be­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te el de la so­li­da­ri­dad, que es­tá da­ñan­do, qui­zás irre­ver­si­ble­men­te, el es­plén­di­do pro­yec­to eu­ro­peo. An­ge­la Mer­kel lo ma­ni­fes­tó me­ri­dia­na­men­te en agos­to de 2015: “Si Eu­ro­pa fra­ca­sa en la cues­tión de los re­fu­gia­dos, si se rompe el es­tre­cho la­zo con los de­re­chos ci­vi­les uni­ver­sa­les, ya no es­ta­re­mos an­te la Eu­ro­pa a la que as­pi­rá­ba­mos”. Ob­via­men­te, la can­ci­ller alu­día a los va­lo­res y prin­ci­pios que du­ran­te años han si­do con­sus­tan­cia­les con la na­tu­ra­le­za de la Unión, ex­pli­ci­ta­dos en el ar­tícu­lo 2 del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea: “La Unión se fun­da­men­ta en los va­lo­res de res­pe­to de la dig­ni­dad hu­ma­na, li­ber­tad, de­mo­cra­cia, igual­dad, Estado de de­re­cho y res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos”.

Has­tia­dos de la de­ja­ción eu­ro­pea de los men­cio­na­dos va­lo­res, dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes, mo­vi­mien­tos y so­cie­dad ci­vil que man­tie­nen, impulsan y pre­ten­den im­pe­dir la des­apa­ri­ción de los mis­mos, han reac­cio­na­do. En ju­nio, un co­lec­ti­vo de ju­ris­tas ha de­nun­cia­do la po­lí­ti­ca migratoria de la Unión Eu­ro­pea (UE) an­te el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal (TPI) en cuan­to cau­san­te de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Apor­ta prue­bas que im­pli­can a fun­cio­na­rios de la Unión y de di­ver­sos Es­ta­dos miem­bros en la co­mi­sión de di­chos crí­me­nes, for­man­do par­te, se­gún ellos, de una po­lí­ti­ca pre­me­di­ta­da pa­ra de­te­ner los flu­jos mi­gra­to­rios des­de Áfri­ca a par­tir de 2014. Las prue­bas —ad­mi­si­bles por la ju­ris­dic­ción del TPI— in­clu­yen la muer­te por ahogamient­o de mi­les de mi­gran­tes, el re­torno for­zo­so de de­ce­nas de mi­les que in­ten­ta­ban huir de Li­bia y la com­pli­ci­dad en los de­li­tos de de­por­ta­ción, ase­si­na­to, es­cla­vi­tud, tor­tu­ra, vio­la­ción y otros ac­tos in­hu­ma­nos que tie­nen lu­gar en los cam­pos de de­ten­ción li­bios.

No ha si­do el co­lec­ti­vo de ju­ris­tas el úni­co en de­nun­ciar las bar­ba­ri­da­des per­pe­tra­das. En­tre otros, lo han he­cho las propias Na­cio­nes Uni­das (Des­pe­ra­te and Dan­ge­rous: Re­port on the Hu­man Rights

Un co­lec­ti­vo de ju­ris­tas ha de­nun­cia­do la po­lí­ti­ca migratoria de la UE por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad

Si­tua­tion of Mi­grants and Re­fu­gees in Lib­ya, 18-12-2018) y es­pe­cí­fi­ca­men­te el re­la­tor es­pe­cial del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos (15-08-2017) y el re­la­tor es­pe­cial so­bre la tor­tu­ra (26-02-2018), y aún más re­cien­te­men­te Hu­man Rights Watch, en un in­for­me asi­mis­mo es­ca­lo­frian­te: No Es­ca­pe from Hell. EU Po­li­cies Con­tri­bu­te to Abu­se of Mi­grants of Lib­ya (21-01-2019).

El Tri­bu­nal es­tá apo­ya­do y en par­te fi­nan­cia­do por la pro­pia Unión Eu­ro­pea a tra­vés de sus Es­ta­dos miem­bros y com­par­te los mis­mos prin­ci­pios y va­lo­res que la Unión, ra­zón por la que am­bos fir­ma­ron en 2006 un acuer­do de coo­pe­ra­ción y asis­ten­cia mu­tua, en vir­tud del cual la Unión de­be de­fen­der y ac­tuar con­for­me a los va­lo­res del Es­ta­tu­to de Ro­ma. Así las co­sas, ¿ac­tua­rá el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal im­par­cial­men­te en re­la­ción con la co­mu­ni­ca­ción an­te él pre­sen­ta­da con el fin de in­ves­ti­gar, en­jui­ciar y, en su ca­so, con­de­nar a la Unión Eu­ro­pea? No creo que se­ría fá­cil pa­ra la Corte ha­cer oí­dos sor­dos. Pre­ci­sa­men­te esa pro­xi­mi­dad ju­rí­di­ca, po­lí­ti­ca y mo­ral de­be em­pu­jar a la Corte a exa­mi­nar ac­tos su­pues­ta­men­te de­lic­ti­vos so­bre la ba­se de prue­bas feha­cien­tes. Otra co­sa son los im­pe­di­men­tos de for­ma —ju­rí­di­cos— o de fon­do —ju­rí­di­co-po­lí­ti­cos— con que pue­da to­par. Po­dría ser in­vo­ca­do el ar­tícu­lo 53c del Es­ta­tu­to, que es­ta­ble­ce que “exis­ten ra­zo­nes sus­tan­cia­les pa­ra creer que, aun te­nien­do en cuen­ta la gra­ve­dad del cri­men y los in­tere­ses de las víc­ti­mas, una in­ves­ti­ga­ción no re­dun­da­ría en in­te­rés de la jus­ti­cia”. El con­cep­to “in­te­rés de la jus­ti­cia”, nun­ca de­fi­ni­do, es uno de los as­pec­tos más com­ple­jos del Tra­ta­do. La ma­yo­ría de los analistas y de la doc­tri­na es­ti­ma que la va­gue­dad del con­cep­to cho­ca con los muy con­cre­tos cri­te­rios ju­rí­di­cos que ver­te­bran el Es­ta­tu­to y sus­ten­tan la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad y los de­re­chos de las víc­ti­mas a la ver­dad y la jus­ti­cia. Po­dría asi­mis­mo dar­se el ca­so de que la po­lí­ti­ca do­ble­ga­ra a la jus­ti­cia y for­za­ra a la Corte a re­cha­zar una pe­ti­ción de in­ves­ti­ga­ción.

Aca­ba de su­ce­der. El fis­cal ha­bía so­li­ci­ta­do in­ves­ti­gar al Go­bierno af­gano, a los ta­li­ba­nes y a fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas y la CIA por su­pues­tos crí­me­nes de gue­rra, pe­ro la Sa­la de Cues­tio­nes Pre­li­mi­na­res, am­pa­rán­do­se en que tal ac­tua­ción no iría “en in­te­rés de la jus­ti­cia”, ha ce­rra­do el ca­so (Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal so­bre la si­tua­ción en la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Af­ga­nis­tán, 12-04-2019).

Co­mo ciu­da­dano eu­ro­peo y an­ti­guo eu­ro­dipu­tado he leí­do con dolor y preo­cu­pa­ción los ar­gu­men­tos, he­chos, datos y prue­bas, con ri­gor pre­sen­ta­dos, que el co­lec­ti­vo de ju­ris­tas ex­po­ne en su co­mu­ni­ca­ción de 244 pá­gi­nas al Fis­cal del Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal. Es­ti­mo que en esas pá­gi­nas no hay de­ma­go­gia ni ac­ti­tud an­ti­eu­ro­pea al­gu­na. Es más, los au­to­res se sin­ce­ran así: “Exis­te una dificultad psi­co­ló­gi­ca en per­ci­bir a la Unión Eu­ro­pea —ré­gi­men ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co, qui­zás la co­mu­ni­dad li­be­ral más desa­rro­lla­da— co­mo una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. Ar­gu­men­tar­lo im­pli­ca con­se­cuen­cias ma­te­ria­les y ries­gos pro­fe­sio­na­les. Re­sul­ta vio­len­to uti­li­zar esa ter­mi­no­lo­gía res­pec­to a per­so­nas que nos re­pre­sen­tan, pe­ro sen­ti­mos tam­bién gra­vi­tar so­bre no­so­tros un pe­so mo­ral al ser ciu­da­da­nos de un es­pa­cio po­lí­ti­co con­ver­ti­do en per­pe­tra­dor de ac­tos que ha­bría­mos desea­do no vol­vie­ran a su­ce­der en nin­gún lu­gar del mun­do y mu­cho me­nos en Eu­ro­pa” (pá­gi­na 214, pun­to 1007). El Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal y la Unión Eu­ro­pea tie­nen la pa­la­bra.

El TPI tie­ne la pa­la­bra so­bre la per­pe­tra­ción de ac­tos que desea­ría­mos que no se pro­du­je­ran en nin­gu­na par­te

NI­CO­LÁS AZNÁREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.