Ma­lan­drín por Tu­ta­tis

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

“Éx­ta­sis La ma­la suer­te de Eli­sar­do Bastiaga le ha lle­va­do a acu­dir a la bo­da de una pri­ma se­gun­da que él creía muer­ta. Ocu­rre que a Bastiaga, 50 años y 98 fo­llo­wers, su fa­mi­lia le tie­ne en­tre tan­tos al­go­do­nes que no le in­for­man de las muer­tes pa­ra que no su­fra, y así ha ido por la vi­da, de­jan­do de ver a gen­te en la me­sa de No­che­bue­na sin pre­gun­tar­se por qué. Cuan­do des­cu­brió la tre­ta fa­mi­liar tu­vo un efec­to de­vas­ta­dor: cuan­do pa­sa­ba dos me­ses sin ver a un fa­mi­liar, lo da­ba por muerto.

—¿Pe­ro una pri­ma se­gun­da?, me su­su­rra en la bo­da. ¿Có­mo iba a sa­ber que exis­tía eso?

La no­via apa­re­ció ves­ti­da de blan­co de arri­ba aba­jo, co­mo si fue­se par­te de una sec­ta. So­lo le fal­ta­ba fumar. El no­vio te­nía ca­ra de ma­lan­drín, y fue pen­sar en esa pa­la­bra y di­vi­sar a lo le­jos a Ma­riano Ra­joy en­tre los in­vi­ta­dos. Así que yo lle­va­ba to­do agos­to lan­zan­do ca­bos a su al­re­de­dor pa­ra man­te­ner una con­ver­sa­ción con él y lo úni­co que te­nía que ha­cer pa­ra atraer­lo era ca­sar­me.

Del mis­mo mo­do que el vie­jo Bal­tar asen­tó su po­der en Ou­ren­se yen­do a to­dos los en­tie­rros, Ra­joy lo fue mer­man­do pre­sen­tán­do­se en las bo­das. La ra­zón no es él, un en­can­to de in­vi­ta­do, sino que es bai­la­rín. Los bai­la­ri­nes de bo­da y ver­be­na, el cha­ca­chá del tren, son es­tu­pen­dos pa­ra ga­nar elec­cio­nes (pues los vo­tan­tes te ven con sim­pa­tía en ví­deos ca­se­ros) y pa­ra per­der el con­trol del par­ti­do, pues son los vi­ce­se­cre­ta­rios los que tie­nen que sa­lir a la pis­ta “a dar­lo to­do” con Ra­joy.

En la bo­da ten­go que ha­blar yo, que soy con­fe­ren­cian­te de bo­das, por­que la her­ma­na de la no­via se sin­tió in­dis­pues­ta (me pa­re­ció que por las dro­gas, que ya hay que ser yon­qui pa­ra no po­der ni ha­blar an­tes de la ce­re­mo­nia) y al sa­lir e im­pro­vi­sar unas pa­la­bras pu­de leer en los la­bios del no­vio y la no­via: “¿Tú a es­te le co­no­ces de al­go?”. “En la pu­ta vi­da, Ger­mán”.

Co­mo to­das las bo­das, hu­bo lue­go una gran­dí­si­ma ce­re­mo­nia de con­fu­sión que al­can­zó su cum­bre cuan­do Bastiaga, con la co­le­ta ca­si sin pe­los pe­ro lle­na de pur­pu­ri­na, le pro­pu­so a Ra­joy ir al fo­to­ma­tón con el ma­ta­sue­gras (“¿es­to se si­gue lla­man­do así?, ra­ro”, di­jo so­ca­rrón el ex­pre­si­den­te) pa­ra lue­go in­sis­tir­le en que pi­die­se la abs­ten­ción de Ca­sa­do; lo di­jo Bastiaga en ca­li­dad de “acre­di­ta­do ase­sor del PSOE en las ne­go­cia­cio­nes” di­jo re­bus­can­do tan­to en el bol­si­llo de la cha­que­ta su tar­je­ta ima­gi­na­ria que ca­si le plan­ta el or­fidal en la mano a Ra­joy.

Un guar­daes­pal­das aca­bó de­ján­do­lo en la puerta del au­to­bús, a don­de se subió Bastiaga cuan­do no eran ni las do­ce. Se hi­zo un sel­fi y lo subió an­tes de dor­mir­se con un tex­to que no en­ten­dió ni él al día si­guien­te, si bien le hi­zo su­bir un fo­llo­wer ;un fo­llo­wer ran­dom que ju­ró y per­ju­ró que era el seu­dó­ni­mo de Ra­joy en Ins­ta­gram, co­mo si Ra­joy ne­ce­si­ta­se seu­dó­ni­mos pa­ra que la gen­te no sos­pe­che de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.