Épi­cas de es­tar por ca­sa

El País (País Vasco) - - BABELIA OPINIÓN -

1.

Ex­tra­ño se me ha­ce leer en Midd­le­bury Co­lle­ge, en me­dio del va­lle idí­li­co y ca­si pas­to­ril (pe­ro con va­cas en vez de ove­jas) que se ex­tien­de en­tre las Green Moun­tains, el la­go Cham­plain y los Adi­ron­dacks, The Age of Di­sen­chant­ments (Ec­co, de Har­pe­rCo­llins), el re­la­to de la pe­ri­pe­cia vi­tal de la fa­mi­lia Pa­ne­ro, sub­ti­tu­la­do “la épi­ca his­to­ria de la más cé­le­bre fa­mi­lia li­te­ra­ria es­pa­ño­la y la lar­ga som­bra de la Gue­rra Ci­vil”. Su au­tor, Aa­ron Shul­man, se que­dó tan fas­ci­na­do por los per­so­na­jes que se in­ter­pre­ta­ban a sí mis­mos en la gran pe­lí­cu­la de Chá­va­rri (El de­sen­can­to, 1976) que des­de en­ton­ces los ha estado bus­can­do (en la me­mo­ria de otros, en mon­to­nes de en­tre­vis­tas que, se­gu­ra­men­te, con­fir­ma­ron sus in­tui­cio­nes, en ar­chi­vos y co­rres­pon­den­cias, en los li­bros que es­cri­bie­ron). Re­sul­ta­do: una “épi­ca” un tan­to im­pos­ta­da que se ex­tien­de des­de 1909 (na­ci­mien­to de Leo­pol­do) has­ta 2014 (muer­te de Leo­pol­do Ma­ría, su se­gun­do hi­jo), y que el au­tor apro­ve­cha pa­ra con­tar­nos a su ma­ne­ra una por­ción de la po­co agi­ta­da (los que po­dían agi­tar­la es­ta­ban muer­tos, en la cár­cel o co­mi­dos por el mie­do) his­to­ria es­pa­ño­la de la se­gun­da mi­tad del úl­ti­mo si­glo, con epí­lo­go en el nue­vo. Un re­la­to de “am­bi­ción y or­gu­llo, lo­cu­ra y adic­ción, an­gus­tia y so­le­dad, da­ño y de­cep­ción, me­mo­ria y mi­to” en­car­na­do di­rec­ta u obli­cua­men­te por a reac­tio­nary fas­cist (Leo­pol­do); “una tai­ma­da fe­mi­nis­ta, res­to de la ele­gan­cia del vie­jo mun­do” (Fe­li­ci­dad); “un es­toi­co so­li­ta­rio, un dan­di bu­fo­nes­co” (Juan Luis); “un ge­nio, un lo­co, un re­vo­lu­cio­na­rio, un gi­li­po­llas (ass­ho­le)” (Leo­pol­do Ma­ría); un play­boy, un cruel lan­za­lla­mas, un al­ma per­di­da” (Mi­chi). Con esos per­so­na­jes ex­tre­ma­dos y so­bre­ac­tua­dos li­te­ra­ria­men­te, Shul­man se mon­ta un re­tra­to de gru­po fa­mi­liar du­ran­te el lar­go via­je del fi­nal de una vie­ja dic­ta­du­ra a la po­co fun­da­men­ta­da (co­mo se ve aho­ra) con­so­li­da­ción de una jo­ven de­mo­cra­cia. Y to­do al mo­do ame­ri­cano, cla­ro, co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lí­cu­la que ex­plo­ta­ra lo que Chá­va­rri tu­vo el pu­dor y la in­te­li­gen­cia de ob­viar: un me­lo que, te­nien­do co­mo guio­nis­ta al au­tor, qui­zás le ha­bría gus­ta­do fil­mar al Ni­cho­las Ray de Re­bel­de sin cau­sa (1955), con per­so­na­jes y con­tex­tos es­ta­dou­ni­den­ses. El li­bro se lee bien y uno ter­mi­na sim­pa­ti­zan­do con Shul­man, un mi­tó­mano ca­paz de oler épi­ca don­de so­lo ha­bía una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da de la ca­pa superior de la cla­se me­dia in­te­lec­tual a la que le fue bien con el pri­mer fran­quis­mo, y que ma­ni­fes­tó (ca­da uno de sus miem­bros de mo­do di­fe­ren­te, co­mo ocu­rre en las fa­mi­lias des­di­cha­das) su ul­te­rior des­en­chant­ment; y, ro­deán­do­lo to­do, la mu­gre, el te­dio, el har­taz­go de la dic­ta­du­ra de los mi­li­ta­res y la Igle­sia y to­da aque­lla an­ti­güe­dad. El li­bro se lee bien, y si se pu­bli­ca­ra en es­pa­ñol, ten­dría su pú­bli­co. Y has­ta al­guien po­dría ani­mar­se a ha­cer una se­rie, aho­ra que pa­re­ce que se lle­van.

2. Fa­mi­lias In­glés

Si el (to­da­vía) Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y De­por­te (an­tes, con Ra­joy, Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te; con Rodríguez Za­pa­te­ro, Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra; con el se­gun­do Go­bierno de Az­nar, Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te; con el pri­mer Go­bierno de Az­nar, Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra; de 1977 a 1996, con Go­bier­nos de Suá­rez, Cal­vo So­te­lo y Gon­zá­lez, Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, y an­tes, con el se­gun­do Go­bierno de Adol­fo Suá­rez, en 1977, Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y Bie­nes­tar); di­go que si a es­te mi­nis­te­rio en per­pe­tua bús­que­da de sí mis­mo —qui­zás por­que ca­si siem­pre ha te­ni­do el ca­rác­ter de mo­ne­da de cam­bio, y ca­si nun­ca ha si­do to­ma­do en se­rio— le hu­bie­ra da­do por con­vo­car un con­cur­so pa­ra pre­miar la web cul­tu­ral más me­jo­ra­ble, el pri­mer pre­mio se lo con­ce­de­ría a sí mis­mo. Bien sea por­que allí es­tán siem­pre co­mo en fun­cio­nes, o bien por­que, al di­vor­ciar­se de Edu­ca­ción, la ma­qui­na­ria ad­mi­nis­tra­ti­va que­da­ra no­quea­da, lo cier­to es que pa­sear­se por su web su­po­ne un in­cor­dio. Dos ejem­plos: la pá­gi­na del Ob­ser­va­to­rio del Li­bro si­gue “en cons­truc­ción” (co­mo si se tra­ta­ra de un zi­gu­rat le­van­ta­do por va­rias ge­ne­ra­cio­nes) y ¡to­da­vía! no se ha col­ga­do com­ple­ta la Pa­no­rá­mi­ca de la Edi­ción de 2018, se ve que al­guien la es­tá pa­san­do a lim­pio. Co­mo cú­pu­la del trueno; (Mad Max: Más allá de la

El li­bro de Aa­ron Shul­man so­bre la fa­mi­lia Pa­ne­ro se lee bien. Y has­ta al­guien po­dría ani­mar­se a ha­cer una se­rie

Ti­na Tur­ner, en Mad Max: Más allá de la cú­pu­la del trueno (1985), de G. Mi­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.