Náu­fra­gos del Bre­xit

Los trá­mi­tes pa­ra que los re­si­den­tes eu­ro­peos man­ten­gan sus de­re­chos cau­san con­fu­sión y an­sie­dad en­tre los afec­ta­dos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PA­TRI­CIA TUBELLA,

El Bre­xit es una pe­sa­di­lla re­cu­rren­te pa­ra mu­chos de los 3,5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios ins­ta­la­dos en el Reino Uni­do y que, por pri­me­ra vez, no se sien­ten tan bien­ve­ni­dos en la is­la. El re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum de 2016 —un no a se­guir en la UE— pi­lló des­pre­ve­ni­da a una ma­yo­ría de re­si­den­tes eu­ro­peos. Y es­te es el ca­so de la ma­dri­le­ña Mar, en­ton­ces en ple­na mu­dan­za a Lon­dres con su fa­mi­lia.

“No nos es­tá yen­do mal des­de que nos vi­ni­mos ha­ce tres años. Te­ne­mos tra­ba­jo y nues­tros dos ni­ños (es­co­la­res de un co­le­gio pú­bli­co) ya ha­blan un in­glés per­fec­to”, ex­pli­ca es­ta se­cre­ta­ria de di­rec­ción ca­sa­da con un chef, que pre­fie­re no ver pu­bli­ca­do su ape­lli­do. Aho­ra bien, “si al fi­nal te­ne­mos que ha­cer las ma­le­tas, pues nos ire­mos a cual­quier otro lu­gar”, sub­ra­ya con la re­so­lu­ción de quien no quie­re ver­se des­bor­da­da por la in­fle­xi­bi­li­dad del Go­bierno de Bo­ris John­son. Aun­que su aven­tu­ra lon­di­nen­se arran­có ba­jo la som­bra del Bre­xit, en­ton­ces im­pe­ra­ba la con­vic­ción de que la sen­sa­tez aca­ba­ría im­po­nién­do­se. El Go­bierno de The­re­sa May agrie­tó ese es­pe­jis­mo. Y el pos­te­rior des­em­bar­co en Dow­ning Street de John­son ha aca­ba­do ha­cién­do­lo tri­zas es­te ve­rano ba­jo la ame­na­za de un fi­nal abrup­to a la li­ber­tad de mo­vi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res a par­tir del 1 de no­viem­bre.

Mar no quie­re per­mi­tir­se el lu­jo de es­pe­cu­lar si el ór­da­go de John­son es un fa­rol des­ti­na­do a arran­car nue­vas con­ce­sio­nes a Bru­se­las. Ha se­gui­do los pasos re­co­men­da­dos por el Ministerio del In­te­rior bri­tá­ni­co an­te el su­pues­to de un no-deal, una sa­li­da sin acuer­do, y ha de­man­da­do por vía ad­mi­nis­tra­ti­va su re­co­no­ci­mien­to co­mo re­si­den­te le­gal. Ya lo tie­ne, pe­ro aquí no aca­ba el asun­to. Los ciu­da­da­nos eu­ro­peos que pue­dan de­mos­trar al me­nos un lus­tro de es­tan­cia per­ma­nen­te ten­drían ga­ran­ti­za­do el es­ta­tu­to de “es­ta­ble­ci­do” (settled sta­tus). Los que, co­mo ella, to­da­vía no al­can­zan el quin­que­nio de­ben op­tar por un “es­ta­tu­to de prees­ta­ble­ci­do” (pre-settled) y, só­lo tras cum­plir­se los cin­co años de re­si­den­cia, re­cla­mar la ca­te­go­ría an­te­rior. En am­bos ca­sos al re­si­den­te eu­ro­peo se le per­mi­ti­rá tra­ba­jar en el Reino Uni­do y uti­li­zar, en­tre otros ser­vi­cios, la sa­ni­dad pú­bli­ca (NHS). El pla­zo pa­ra pre­sen­tar es­tas so­li­ci­tu­des se ex­ten­de­rá has­ta di­ciem­bre de 2020.

Pe­ro el es­que­ma de­ja mu­chos ca­bos suel­tos que re­dun­dan en la an­sie­dad y con­fu­sión de los co­mu­ni­ta­rios. ¿Có­mo se con­tro­la­ría, en el día a día, quién es o no re­si­den­te le­gal? ¿Le co­rres­pon­de­ría di­ri­mir­lo a los ser­vi­cios mé­di­cos, a los ca­se­ros o a los em­pre­sa­rios?, plan­tean or­ga­ni­za­cio­nes en de­fen­sa de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos co­mo 3 Mi­llion o Imix. Hay que te­ner en cuen­ta que en el Reino Uni­do no exis­te el DNI fí­si­co (el car­né de con­du­cir o una tar­je­ta de cré­di­to sue­len acre­di­tar al usua­rio), ni se con­tem­pla la ex­pe­di­ción de un do­cu­men­to pa­ra los no na­tu­ra­les. Tam­po­co que­da cla­ro qué ti­po de do­cu­men­ta­ción ha­bría de es­gri­mir un es­pa­ñol, un fran­cés o un búl­ga­ro si des­pués de una vi­si­ta a sus res­pec­ti­vos paí­ses de ori­gen de­ci­die­ran re­tor­nar des­pués del 31 de oc­tu­bre a su ho­gar bri­tá­ni­co. Se­gún fuen­tes ofi­cia­les hay unos 150.000 es­pa­ño­les re­gis­tra­dos en el Reino Uni­do.

Al mur­ciano Raúl Gar­cía Lax, con 14 años a sus es­pal­das tra­ba­jan­do co­mo pe­lu­que­ro en Lon­dres, no le tien­ta dar un so­lo pa­so ad­mi­nis­tra­ti­vo “has­ta que sean ellos quie­nes lo ten­gan cla­ro”. Se re­fie­re a las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas a las que pa­ga pun­tual­men­te sus im­pues­tos y que, an­te la even­tua­li­dad de un no-deal, le con­mi­nan aho­ra a cer­ti­fi­car su con­di­ción

Un mi­llón de los ciu­da­da­nos de la UE en el Reino Uni­do han com­ple­ta­do con éxi­to los trá­mi­tes pa­ra man­te­ner la re­si­den­cia. de re­si­den­te. Pa­sa­ría el trá­mi­te sin pro­ble­ma (“ten­go mi nú­me­ro de la Se­gu­ri­dad So­cial, soy pro­pie­ta­rio de un bar­co-vi­vien­da en el ca­nal”), pe­ro le irri­ta en­tre otras co­sas que la so­li­ci­tud ha­bi­li­ta­da por la Ad­mi­nis­tra­ción so­lo sea com­pa­ti­ble con el sis­te­ma An­droid, por ejem­plo. Otra ba­rre­ra de­nun­cia­da por las ONG.

Em­pre­sas preo­cu­pa­das

Has­ta la fe­cha, un mi­llón de eu­ro­peos han com­ple­ta­do con éxi­to las ges­tio­nes pa­ra re­gu­la­ri­zar su con­di­ción de re­si­den­tes an­te el po­si­ble es­ce­na­rio de Bre­xit du­ro. Res­tan otros 2,5 mi­llo­nes. An­tes del ve­rano, una cir­cu­lar in­ter­na del ban­co en que tra­ba­ja el ca­ta­lán Da­ni Lo­zano re­co­men­da­ba a sus em­plea­dos eu­ro­peos que so­li­ci­ta­ran el es­ta­tu­to de es­ta­ble­ci­do. “Pe­ro no quie­ro per­der el tiem­po has­ta que se eje­cu­te al­go con­cre­to”, ya sea un Bre­xit du­ro, blan­do o nin­guno (to­da­vía guar­da la se­cre­ta es­pe­ran­za de que ocu­rra lo úl­ti­mo). Su mu­jer, Lau­ra Ji­mé­nez, tam­bién pro­fe­sio­nal del sec­tor de las fi­nan­zas, ha cam­bia­do de opi­nión tras la ame­na­za de John­son y se dis­po­ne a tra­mi­tar el es­ta­tu­to de es­ta­ble­ci­da cuan­do el 31 de agos­to se cum­plan los cin­co años del des­em­bar­co de am­bos en Lon­dres.

La reac­ción de la leo­ne­sa Sil­via Gon­zá­lez Ló­pez tie­ne vi­sos de mi­li­tan­cia con­tra el Bre­xit du­ro. Es di­rec­to­ra del ser­vi­cio de re­ci­cla­je del Ayun­ta­mien­to de New­port (Ga­les) y co­mo tal no le se­ría di­fí­cil re­ca­bar el es­ta­tu­to de “prees­ta­ble­ci­da” por los cua­tro años que lle­va ins­ta­la­da en las is­las. Su ma­ri­do ya lo hi­zo du­ran­te una fa­se de prue­ba alen­ta­da en­tre los tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción su­pe­rior. Pe­ro a Sil­via le di­sua­de la pers­pec­ti­va de, una vez com­ple­ta­dos los cin­co años de re­si­den­cia, “te­ner que vol­ver a em­pe­zar de ce­ro” pa­ra apli­car a un settled sta­tus. Tam­bién re­ce­la de que la tra­mi­ta­ción es­té exen­ta de la ley de pro­tec­ción de da­tos. Des­ca­bal­ga­da de su bi­ci­cle­ta pa­ra aten­der por te­lé­fono a EL PAÍS, es­gri­me que esa “de­ci­sión per­so­nal” ape­nas ten­drá con­se­cuen­cias pa­ra una eu­ro­pea co­mo ella, con tra­ba­jo es­ta­ble que co­ti­za en la se­gu­ri­dad so­cial bri­tá­ni­ca. Lo que le preo­cu­pa es que el pro­ce­so aca­be de­jan­do a otros mu­chos ciu­da­da­nos en la cu­ne­ta, en­tre los que ci­ta a al­gu­nos miem­bros de la ce­rra­da co­mu­ni­dad ru­ma­na, a per­so­nas ma­yo­res o en­fer­mas que no sa­brían có­mo li­diar con los trá­mi­tes. O que des­co­no­cen que “el úl­ti­mo tren (ha­cia una sa­li­da or­de­na­da de la UE) ya sa­lió en mar­zo de 2019”.

“An­tes de la con­sul­ta del Bre­xit me sen­tía más in­te­gra­do”, ad­mi­te Raúl, que in­clu­so ha si­do blan­co del gri­to “ve­te a tu ca­sa” en un bar. In­ten­ta pa­sar por al­to ese am­bien­te en­ra­re­ci­do que han traí­do los vien­tos del Bre­xit y es­tá con­ven­ci­do de que po­drá se­guir ade­lan­te con su vi­da en el Reino Uni­do, cual­quie­ra que sea el desen­la­ce fi­nal. “Pe­ro si al fi­nal no me quie­ren aquí don­de pa­go mis im­pues­tos, pues me iré allí don­de me con­ven­ga”, apos­ti­lla sin ami­la­nar­se.

“Me sen­tía más in­te­gra­do an­tes del re­fe­rén­dum”, di­ce un pe­lu­que­ro es­pa­ñol

“Has­ta que ha­ya al­go con­cre­to, no per­de­ré el tiem­po”, se­ña­la un em­plea­do ban­ca­rio

/ RO­BIN PO­PE (GETTY)

Par­ti­ci­pan­tes en una mar­cha an­ti Bre­xit pro­tes­tan an­te las ofi­ci­nas del Go­bierno, el pa­sa­do día 8 en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.