El im­pe­rio del hi­jo de in­mi­gran­tes ho­lan­de­ses

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

El se­llo Koch gra­vi­ta de for­ma om­ni­pre­sen­te por la des­tar­ta­la­da Wi­chi­ta, don­de el ape­lli­do es re­ve­ren­cia­do y odia­do a par­tes igua­les por dis­tin­tos mo­ti­vos y gru­pos des­de que allá por los años vein­te del si­glo pa­sa­do el pa­triar­ca, Fred, lle­ga­ra a es­ta ciu­dad pa­ra que­dar­se pro­ve­nien­te de un re­mo­to pue­blo de Te­xas.

Char­les y Da­vid Koch han cons­trui­do con el de­ve­nir de los años uno de los im­pe­rios in­dus­tria­les más gran­des del mun­do y la se­gun­da ma­yor cor­po­ra­ción pri­va­da de Es­ta­dos Uni­dos, con ac­ti­vi­da­des que afec­tan a la vi­da dia­ria de los ciu­da­da­nos, des­de la ga­so­li­na pa­ra sus co­ches, has­ta la car­ne que co­men o la mo­que­ta que pi­san. En la la­bor de in­cre­men­tar as­tro­nó­mi­ca­men­te la for­tu­na que el hi­jo de emi­gran­tes ho­lan­de­ses co­men­zó a ha­cer cuan­do en lu­gar de agua sa­lía pe­tró­leo de los po­zos, se han que­da­do en el ca­mino —aun­que no des­asis­ti­dos, am­bos son mul­ti­mi­llo­na­rios— dos de los her­ma­nos Koch, el pri­mo­gé­ni­to Fre­de­rick y Bill —es­te úl­ti­mo ge­me­lo de Da­vid—.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.