To­dos sue­ñan

Nin­gún par­ti­do ne­go­cia una ma­yo­ría de Go­bierno in­vo­can­do un pro­gra­ma

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La mi­nis­tra por­ta­voz del Go­bierno en fun­cio­nes, Isa­bel Ce­laá, anun­ció el pa­sa­do vier­nes que el lí­der so­cia­lis­ta, Pe­dro Sán­chez, no man­ten­drá la pró­xi­ma se­ma­na las reunio­nes pre­vis­tas con el PNV y otras fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra abor­dar un se­gun­do in­ten­to de in­ves­ti­du­ra. En lu­gar de ello, Sán­chez pro­lon­ga­rá los en­cuen­tros con or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil al ob­je­to de per­fi­lar el pro­gra­ma que ofre­ce­rá a sus po­ten­cia­les alia­dos, en par­ti­cu­lar Uni­das Po­de­mos. Sin re­co­no­cer­lo de for­ma ex­pre­sa, el anun­cio de la mi­nis­tra Ce­laá apro­xi­ma más que ale­ja la re­pe­ti­ción elec­to­ral.

In­vo­lu­crar a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil en la ela­bo­ra­ción de un pro­gra­ma cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad com­pe­te a los gru­pos par­la­men­ta­rios pue­de ser in­ter­pre­ta­do, sin du­da, co­mo un pro­ce­di­mien­to in­di­rec­to pa­ra que Uni­das Po­de­mos re­nun­cie a la exi­gen­cia de un Go­bierno de coa­li­ción y acep­te una fór­mu­la de co­la­bo­ra­ción par­la­men­ta­ria, co­mo en Por­tu­gal. Pe­ro pue­de tra­tar­se tam­bién de un se­ñue­lo pa­ra dis­traer la aten­ción du­ran­te una se­ma­na adi­cio­nal, apa­ren­tan­do que se avan­za cuan­do, en reali­dad, na­da se mue­ve. Las po­si­cio­nes que las fuer­zas po­lí­ti­cas han ve­ni­do ex­pre­san­do no tie­nen que ver con las po­ten­cia­les me­di­das de Go­bierno, sino con los efec­tos elec­to­ra­les que unas u otras alian­zas pue­den aca­rrear en una nue­va lla­ma­da a las ur­nas. En es­ta te­si­tu­ra, nin­gún par­ti­do ne­go­cia, pe­ro to­dos sue­ñan: unos con sor­pas­sos in­ve­ro­sí­mi­les, otros con car­te­ras mi­nis­te­ria­les, y otros, en fin, con re­gre­sar a los tiem­pos en que so­lo dos en­tre ellos se dispu­taban el Eje­cu­ti­vo.

Des­pués de cua­tro me­ses de pa­rá­li­sis, el ca­len­da­rio se ha con­ver­ti­do en una prue­ba adi­cio­nal de la de­va­lua­ción de los pro­gra­mas. Por­que con­fiar a una ne­go­cia­ción de úl­ti­mo mi­nu­to el acuer­do que de­be­ría

ha­ber­se ar­ti­cu­la­do des­de ma­yo so­lo tie­ne ex­pli­ca­ción si el ob­je­ti­vo no es do­tar al país de un Eje­cu­ti­vo cuan­to an­tes. Es­ta obli­ga­ción al­can­za a to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios, sin que val­ga el irri­so­rio mues­tra­rio de ex­cu­sas ex­hi­bi­do has­ta aho­ra. Nin­gún lí­der ha ex­pre­sa­do su dis­po­si­ción o su re­cha­zo a ne­go­ciar una ma­yo­ría de Go­bierno en tér­mi­nos po­lí­ti­cos; es de­cir, in­vo­can­do acuer­dos o desacuer­dos so­bre me­di­das de un pro­gra­ma. A tal pun­to que el can­di­da­to que si­gue sien­do más fac­ti­ble, pe­se a una pri­me­ra in­ves­ti­du­ra fa­lli­da, pa­re­ce con­si­de­rar que el que pre­sen­tó en su dis­cur­so an­te la Cá­ma­ra no si­gue vi­gen­te, y ne­ce­si­ta ar­mar uno nue­vo.

So­lo las no­ti­cias eco­nó­mi­cas que lle­gan del en­torno eu­ro­peo e in­ter­na­cio­nal de­be­rían ser un mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra des­per­tar: los sín­to­mas de re­ce­sión se mul­ti­pli­can sin que Es­pa­ña ha­ya em­pren­di­do las re­for­mas im­pres­cin­di­bles pa­ra ga­ran­ti­zar las pen­sio­nes, re­du­cir la de­sigual­dad y evi­tar el cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de la deu­da, con sus per­ver­sos efec­tos so­bre la to­ta­li­dad de la eco­no­mía y, en par­ti­cu­lar, el em­pleo. Y to­do ello con el ho­ri­zon­te de un Bre­xit ca­pi­ta­nea­do por Bo­ris John­son y el re­cru­de­ci­mien­to de la gue­rra aran­ce­la­ria en­tre Chi­na y los Es­ta­dos Uni­dos de Trump, de­ci­di­do a re­gre­sar al pro­tec­cio­nis­mo y a los erro­res eco­nó­mi­cos que re­sul­ta­ron po­lí­ti­ca­men­te in­ma­ne­ja­bles pa­ra los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos. Una so­cie­dad que, co­mo la es­pa­ño­la, pa­de­ce aún los de­vas­ta­do­res efec­tos de la re­ce­sión an­te­rior pue­de ver­se con­fron­ta­da a una nue­va, en una si­tua­ción más pre­ca­ria y pri­va­da de un Go­bierno en ple­ni­tud de fun­cio­nes.

El tiem­po per­di­do pa­ra em­pren­der las re­for­mas no se pue­de re­cu­pe­rar, pe­ro de­pen­de en ex­clu­si­va de los par­ti­dos y de su ac­tua­ción no mal­gas­tar, ade­más, unos me­ses que se­rán cru­cia­les. Por­que, al­can­za­da la fe­cha del 23 de sep­tiem­bre sin acuer­do, la pa­rá­li­sis has­ta co­mien­zos del pró­xi­mo año es­tá des­con­ta­da de­bi­do a los pla­zos cons­ti­tu­cio­na­les. Y son mu­chas las po­si­bi­li­da­des de que el re­sul­ta­do que arro­jen las ur­nas no dé pa­so a una si­tua­ción par­la­men­ta­ria di­fe­ren­te: el pro­gra­ma que no se ha­ya ne­go­cia­do aho­ra ten­drá que ser ne­go­cia­do en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.