La ob­se­sión de Trump

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La ob­se­sión de Do­nald Trump con la in­mi­gra­ción ha to­ma­do un ca­riz que so­bre­pa­sa tan­to el sen­ti­do co­mún co­mo los de­re­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas e in­clu­so el mis­mo or­den cons­ti­tu­cio­nal de la de­mo­cra­cia más po­de­ro­sa del mun­do. El pre­si­den­te de EE UU ya ha da­do so­bra­das mues­tras de que nin­gu­na de las pro­pues­tas que lan­za —por muy po­co or­to­do­xo que sea el me­dio que uti­li­ce— de­be ser to­ma­da a la li­ge­ra. El úl­ti­mo ejem­plo es la ofer­ta de com­pra de Groen­lan­dia a Di­na­mar­ca, que ha pa­sa­do de ser con­si­de­ra­da una ocu­rren­cia a ge­ne­rar una in­con­ce­bi­ble cri­sis bi­la­te­ral en­tre Was­hing­ton y Co­pen­ha­gue. Y si ha ha­bi­do un hi­lo con­duc­tor en es­ta cas­ca­da de ini­cia­ti­vas po­lé­mi­cas —cuan­do no ile­ga­les— des­de el mis­mo mo­men­to en que el mi­llo­na­rio neo­yor­quino lle­gó a la Ca­sa Blan­ca en enero de 2017 ese ha si­do la in­mi­gra­ción.

El anun­cio de un cam­bio nor­ma­ti­vo que per­mi­ti­rá a los agen­tes fron­te­ri­zos de­te­ner de for­ma in­de­fi­ni­da a fa­mi­lias in­mi­gran­tes sin pa­pe­les, anu­lan­do de es­ta for­ma el acuer­do que obli­ga a que los me­no­res re­te­ni­dos que­den li­bres a los 20 días, es otra vuel­ta de tuer­ca de una po­lí­ti­ca que bus­ca el ré­di­to po­lí­ti­co al mar­gen de la le­ga­li­dad. Trump ya ha vis­to an­te­rior­men­te có­mo los tri­bu­na­les ti­ra­ban aba­jo ini­cia­ti­vas si­mi­la­res re­fe­ri­das a los me­no­res. Su sis­te­má­ti­co in­ten­to de sub­ver­tir una sen­ten­cia de 1997, que ga­ran­ti­za un tiem­po má­xi­mo de de­ten­ción —ac­ti­tud que ade­más con­tra­vie­ne la se­pa­ra­ción de po­de­res— es­tá lle­van­do al man­da­ta­rio a adop­tar me­di­das que pro­vo­ca­rán su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio a los de­te­ni­dos ade­más de una nue­va ba­ta­lla en los tri­bu­na­les.

En es­ta lí­nea, Trump ha re­su­ci­ta­do una idea, ya ex­pues­ta en su cam­pa­ña, que im­pli­ca no so­lo un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, sino la mo­di­fi­ca­ción de la mis­ma na­tu­ra­le­za de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. El pre­si­den­te quie­re anu­lar el de­re­cho a ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to, vi­gen­te des­de 1868. Pa­ra ello se am­pa­ra en la fa­la­cia de que EE UU es el úni­co país del mun­do que lo apli­ca, cuan­do en reali­dad exis­te en ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca y en el 16% de los Es­ta­dos del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.