La len­gua de la gen­te del mar

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La ex­pan­sión de la hu­ma­ni­dad por to­do el pla­ne­ta es uno de los mis­te­rios más pro­fun­dos de la prehis­to­ria. Al­go, ha­ce de­ce­nas de mi­les de años, im­pul­só a los primeros miem­bros de nues­tra es­pe­cie a avan­zar des­de Áfri­ca ha­cia lo des­co­no­ci­do y cru­zar mon­ta­ñas, sel­vas y sa­ba­nas pa­ra lle­gar has­ta Orien­te Pró­xi­mo y lue­go con­ti­nuar ca­mi­nan­do. Ese mis­te­rio se ha­ce es­pe­cial­men­te es­pe­so cuan­do se tra­ta de la co­lo­ni­za­ción de Aus­tra­lia y del Pa­cí­fi­co. Los Ho­mo sa­piens lle­ga­ron a la is­la con­ti­nen­te an­tes que a Eu­ro­pa pe­se a que tu­vie­ron que ha­cer­lo na­ve­gan­do por mar abier­to. La co­lo­ni­za­ción de las is­las del Pa­cí­fi­co es un desafío to­da­vía más ex­tra­ño, por­que se tra­ta de pe­que­ños te­rri­to­rios per­di­dos en el océano más in­men­so del pla­ne­ta. Pe­ro ahí es­ta­ban cuan­do lle­ga­ron los primeros na­ve­gan­tes eu­ro­peos.

La pe­rio­dis­ta Ch­ris­ti­na Thom­pson aca­ba de pu­bli­car en in­glés Sea Peo­ple (Wi­lliam Co­llins Books), un es­tu­pen­do en­sa­yo so­bre la co­lo­ni­za­ción del Pa­cí­fi­co y so­bre los pue­blos que lo ha­bi­tan. Aun­que ha­blar de un pue­blo se­ría mu­cho más co­rrec­to, por­que así se re­co­no­cen los ha­bi­tan­tes de las is­las de aquel océano. Uno de los per­so­na­jes más in­tere­san­tes del li­bro es Tu­paia,

un tahi­tiano, guar­dián de una pro­fun­da sa­bi­du­ría so­bre la cul­tu­ra de su gen­te, des­de las le­yen­das has­ta la na­ve­ga­ción, que acom­pa­ñó al ca­pi­tán Cook en su re­co­rri­do por el Pa­cí­fi­co. Cuan­do al­can­za­ron Nue­va Ze­lan­da se en­con­tra­ron con de­ce­nas de ca­noas de mao­ríes que no te­nían la más le­ve in­ten­ción de ser des­cu­bier­tos y, mu­chos me­nos, ocu­pa­dos. Ya ha­bía pa­sa­do por ahí un na­ve­gan­te por­tu­gués y sa­bían lo que les es­pe­ra­ba.

“El es­ce­na­rio era de con­fron­ta­ción”, re­la­ta Thom­pson. “Pe­ro en­ton­ces ocu­rrió al­go ines­pe­ra­do. Tu­paia dio un pa­so ade­lan­te y se di­ri­gió a va­rios gue­rre­ros en tahi­tiano. Y, pa­ra sor­pre­sa de to­dos los pre­sen­tes, fue com­pren­di­do in­me­dia­ta­men­te”. Se en­con­tra­ban a más de 5.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y, sin em­bar­go, ha­bla­ban el mis­mo idio­ma. Es­ta his­to­ria de­mues­tra una vez más que la hu­ma­ni­dad no co­no­ce ba­rre­ras, que es evi­den­te­men­te in­ge­nuo pen­sar que las fron­te­ras van a de­jar a exis­tir, pe­ro lo es tam­bién creer que van a ser­vir pa­ra fre­nar el inin­te­rrum­pi­do via­je de to­dos los pue­blos. No exis­te una ba­rre­ra más po­de­ro­sa que las aguas del Pa­cí­fi­co, pe­ro sin em­bar­go ahí es­ta­ba Tu­paia pa­ra de­mos­trar que siem­pre se en­cuen­tra un ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.