El agua se apren­de por la sed

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En ple­na era di­gi­tal las pro­tes­tas más efec­ti­vas son aún “analó­gi­cas”. Se de­ba­te a dis­tan­cia en tiem­po real, se di­fun­den men­sa­jes en la Red, pe­ro una ac­ción co­mo una sen­ta­da to­da­vía tie­ne una fuer­za asom­bro­sa. Go­tas de agua ais­la­das se unen y al­can­zan el ím­pe­tu de una ria­da. Co­mo hi­cie­ron ha­ce seis dé­ca­das unos uni­ver­si­ta­rios afro­ame­ri­ca­nos, los cua­tro de Greens­bo­ro, en un co­mer­cio de Ca­ro­li­na del Nor­te. Las le­yes de se­gre­ga­ción en­ton­ces vi­gen­tes —“se­pa­ra­dos, pe­ro igua­les”— les per­mi­tían com­prar pro­duc­tos, pe­ro no sen­tar­se en su ca­fe­te­ría. Y eso es lo que hi­cie­ron: aco­mo­dar­se en los ta­bu­re­tes y es­pe­rar a que los aten­die­ran. Y así un día tras otro, ca­da vez con más es­tu­dian­tes. Y la fór­mu­la se ex­ten­dió a otras ciu­da­des. La ac­ción con­cer­ta­da de unos cuer­pos ocu­pan­do fí­si­ca­men­te un lu­gar ve­ta­do trans­for­mó una in­jus­ti­cia ejer­ci­da so­bre al­gu­nos en una in­elu­di­ble cues­tión pú­bli­ca.

Es­te ve­rano, otros jó­ve­nes en pro­tes­tas ma­si­vas han pro­ta­go­ni­za­do sen­ta­das en Mos­cú y Hong Kong pa­ra re­cla­mar de­re­chos ame­na­za­dos o au­sen­tes. La ma­qui­na­ria ofi­cial de am­bos paí­ses ha res­pon­di­do con acu­sa­cio­nes de in­je­ren­cias ex­ter­nas y cam­pa­ñas de des­cré­di­to, in­clu­so me­dian­te re­des so­cia­les prohi­bi­das en su te­rri­to­rio, co­mo en el ca­so chino. En Ru­sia hay una ge­ne­ra­ción que des­co­no­ce otro ho­ri­zon­te que no ha­ya es­ta­do ilu­mi­na­do por el as­tro Pu­tin. Dos dé­ca­das ha­ce que pro­di­ga su in­com­bus­ti­ble vi­gor —aho­ra a ca­ba­llo, aho­ra en ba­tis­ca­fo, aho­ra en he­li­cóp­te­ro—, mien­tras su za­ra­to de­ci­de qué can­di­da­tu­ras con­cu­rren en los co­mi­cios lo­ca­les. A 7.000 ki­ló­me­tros del Krem­lin, los ma­ni­fes­tan­tes tam­po­co lo tie­nen fá­cil fren­te a Chi­na, ca­paz de im­po­ner en­tre los su­yos la am­ne­sia so­bre la ma­sa­cre de Tia­nan­men. Tan­to el Go­bierno chino co­mo el ru­so creen fé­rrea­men­te que el enemi­go al que hay que neu­tra­li­zar con más te­són es el di­si­den­te in­te­rior. En las dos po­ten­cias mun­dia­les las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad se han con­ver­ti­do en una es­pe­cie en­dé­mi­ca del pai­sa­je.

Di­cen que en Chi­na se echa es­ta mal­di­ción: “¡Oja­lá vi­vas tiem­pos in­tere­san­tes!”. Es­te po­pu­lar pro­ver­bio, en reali­dad apó­cri­fo, se usa pa­ra ex­pre­sar que es me­jor que a uno le to­que una épo­ca de paz y tran­qui­li­dad, por abu­rri­da que sea, que de caos, con sus im­pre­vi­si­bles riesgos. En Oc­ci­den­te se ha te­ni­do la ilu­sión de que, ya asen­ta­da la de­mo­cra­cia, de la cual se sien­te cu­na y ba­luar­te, na­da po­día ha­cer­la pe­li­grar. Co­mo el an­ti­guo mue­ble no­ble de ma­de­ra en el que apa­re­cen agu­je­ros y po­sos de se­rrín, a las de­mo­cra­cias tam­bién las ata­ca su car­co­ma. Son esos po­lí­ti­cos con “un in­di­si­mu­la­do des­dén por cier­tas nor­mas bá­si­cas”, se­ña­la Yas­cha Mounk en El pue­blo con­tra la de­mo­cra­cia (Pai­dós), que en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do es­tán apro­ve­chan­do la guar­dia ba­ja pa­ra des­man­te­lar ele­men­tos cla­ve del sis­te­ma y de­jar­lo hue­co por den­tro. La de­mo­cra­cia, pa­re­ce, ha in­gre­sa­do en el club del pre­ca­ria­do. En­tre los na­ci­dos des­pués de 1980, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, ya hay un seg­men­to con­si­de­ra­ble que no juz­ga esen­cial vi­vir en el con­si­de­ra­do co­mo el me­nos ma­lo de los sis­te­mas po­lí­ti­cos. “Yo” fue la pa­la­bra más can­ta­da en la mú­si­ca pop bri­tá­ni­ca en 2018, mien­tras que ha­ce dos dé­ca­das lo era “tú”. Si la mú­si­ca di­ce al­go de la so­cie­dad que la es­cu­cha, el de­sen­can­to va acom­pa­ña­do de cier­ta apa­tía nar­ci­sis­ta.

To­do in­di­ca que nos han to­ca­do unos “tiem­pos in­tere­san­tes”. Que se pro­lon­guen o no de­pen­de­rá de nues­tro gra­do de en­si­mis­ma­mien­to. La de­ter­mi­na­ción de mos­co­vi­tas y hong­ko­ne­ses, así co­mo de ac­ti­vis­tas en de­fen­sa del me­dio am­bien­te en Bra­sil o de los puer­to­rri­que­ños, nos re­cuer­da, co­mo ex­pre­só Emily Dic­kin­son, que “el agua se apren­de por la sed”.

Las pro­tes­tas más efec­ti­vas son to­da­vía las “analó­gi­cas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.