Me­mo­ria His­tó­ri­ca, pri­me­ra reu­nión con la so­cie­dad ci­vil

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Pe­dro Sán­chez re­to­ma­rá es­te lu­nes su se­gun­da ron­da de reunio­nes en lo que va de mes con co­lec­ti­vos so­cia­les pa­ra for­zar a Uni­das Po­de­mos a que fa­ci­li­te un Go­bierno en so­li­ta­rio del PSOE con apo­yos ex­ter­nos. El ob­je­ti­vo del pre­si­den­te en fun­cio­nes es ter­mi­nar de aten­der a la so­cie­dad ci­vil pa­ra in­cluir sus prin­ci­pa­les reivin­di­ca­cio­nes en el pro­gra­ma que los so­cia­lis­tas pre­sen­ta­rán al res­to de fuer­zas po­lí­ti­cas, que tam­bién po­drán ha­cer apor­ta­cio­nes pa­ra dar sa­li­da a la in­ves­ti­du­ra.

El for­ma­to de los en­cuen­tros, que arran­ca­rá con aso­cia­cio­nes de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, se­rá si­mi­lar a los que Sán­chez man­tu­vo a primeros de agos­to, cuan­do le acom­pa­ña­ron los res­pon­sa­bles de área del PSOE. Su agen­da tam­bién tie­ne re­ser­va­das reunio­nes con or­ga­ni­za­cio­nes de­fen­so­ras de los de­re­chos LGTBI, el sec­tor edu­ca­ti­vo y del mun­do del de­por­te. Sí se apla­zan a sep­tiem­bre las que es­ta­ban pre­vis­tas con el PNV y el PRC apro­ve­chan­do la in­vi­ta­ción de Sán­chez al G7. En cual­quier ca­so, na­die ma­ne­ja aho­ra en­cues­tas fia­bles. Son­dear en agos­to no sir­ve.

En Po­de­mos el des­con­cier­to es im­por­tan­te. El PSOE no les ha lla­ma­do ofi­cial­men­te en to­do el ve­rano, aun­que sí ha ha­bi­do al­gu­na con­ver­sa­ción in­for­mal en­tre di­ri­gen­tes im­por­tan­tes que tie­nen bue­na re­la­ción —una de las más flui­das es la de la mi­nis­tra Ma­ría Je­sús Mon­te­ro con Al­ber­to Gar­zón, lí­der de IU— pe­ro so­lo pa­ra cons­ta­tar que las po­si­cio­nes es­tán muy ale­ja­das.

La Mon­cloa ha de­ci­di­do ade­más de­jar pa­sar otra se­ma­na an­tes de em­pe­zar el úl­ti­mo in­ten­to de ne­go­cia­ción. En el en­torno del pre­si­den­te se­ña­lan que se es­tá ul­ti­man­do “una muy bue­na ofer­ta” pa­ra Uni­das Po­de­mos (UP) que no so­lo in­clui­rá una pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca, sino tam­bién al­gu­nas sor­pre­sas, aun­que en nin­gún ca­so una coa­li­ción.

Des­de el sec­tor de Igle­sias lo tie­nen muy cla­ro: “Si creen que ten­drán la in­ves­ti­du­ra gra­tis es­tán muy equi­vo­ca­dos. No que­re­mos elec­cio­nes, pe­ro ellos tie­nen más que per­der, se juegan La Mon­cloa”, sen­ten­cian, con­fia­dos en que Sán­chez ne­go­cia­rá a úl­ti­ma ho­ra, co­mo hi­zo en ju­lio. En UP es­tán dis­pues­tos a acep­tar aho­ra prác­ti­ca­men­te la úl­ti­ma ofer­ta del PSOE —lo han de­ja­do cla­ro en su pro­pues­ta— y no en­tien­den por qué no se pue­de ha­cer aho­ra, con más tiem­po, una ne­go­cia­ción so­bre la ba­se de lo que se avan­zó en­ton­ces, cuan­do el acuer­do no es­tu­vo tan le­jos.

To­do in­di­ca que las co­sas no em­pe­za­rán a mo­ver­se en se­rio has­ta que em­pie­ce sep­tiem­bre, ya con me­nos de tres se­ma­nas pa­ra ha­cer una com­ple­ja ne­go­cia­ción, una ron­da de con­sul­tas del Rey y una in­ves­ti­du­ra. En Mon­cloa in­sis­ten en que es tiem­po su­fi­cien­te, pe­ro Po­de­mos in­ter­pre­ta es­te nue­vo re­tra­so de una se­ma­na co­mo una prue­ba de que Sán­chez y su equi­po so­lo quie­ren des­qui­ciar a Igle­sias y po­ner­le con­tra las cuer­das en­tre dos úni­cas op­cio­nes: pac­to pro­gra­má­ti­co sin mi­nis­tros o re­pe­ti­ción de elec­cio­nes.

In­clu­so el PNV es­tá des­con­cer­ta­do, se­gún fuen­tes de la di­rec­ción. Pen­sa­ba que la pró­xi­ma se­ma­na ya ha­bría ne­go­cia­cio­nes con ellos y reu­nión en Bil­bao en­tre Sán­chez y An­do­ni Or­tu­zar, el lí­der de los na­cio­na­lis­tas. Pe­ro es­ta ci­ta, de la que se ha ha­bla­do to­do el mes, aún no tie­ne fe­cha y en la Mon­cloa con­fir­man que no es­tá pre­vis­ta es­ta se­ma­na. El PNV, qui­zá el que apues­ta con más cla­ri­dad por con­so­li­dar una ma­yo­ría con PSOE, Po­de­mos y PRC, si­gue es­pe­ran­do una lla­ma­da.

Mien­tras, Igle­sias ha de­di­ca­do el mes de agos­to a co­ser Uni­das Po­de­mos, un gru­po que que­dó muy to­ca­do por el fra­ca­so de la ne­go­cia­ción. Ha ha­bi­do mu­chas reunio­nes in­ter­nas es­te mes pa­ra fi­jar una po­si­ción co­mún y ga­ran­ti­zar que si hay una ne­go­cia­ción no es­ta­rá so­lo en ma­nos de Po­de­mos, co­mo su­ce­dió en ju­lio, al­go que in­dig­nó so­bre to­do a Iz­quier­da Uni­da. Tan­to IU co­mo los Co­mu­nes si­guen pen­san­do que cual­quier op­ción es me­jor que re­pe­tir elec­cio­nes y no ha­cen de la en­tra­da en el Go­bierno el cen­tro de su es­tra­te­gia. Pe­ro am­bos han lle­ga­do a la mis­ma con­clu­sión: ni si­quie­ra aun­que rom­pie­ran el gru­po y ellos vo­ta­ran a fa­vor sal­dría la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez sin Po­de­mos, con lo que no tie­ne sen­ti­do abrir aho­ra una cri­sis in­ter­na y rom­per el es­pa­cio con unas elec­cio­nes a la vis­ta.

Igle­sias ha lo­gra­do así re­for­zar­se in­ter­na­men­te con la pro­me­sa de que vo­ta­rán to­dos uni­dos. Y se ha pre­pa­ra­do pa­ra una du­rí­si­ma rec­ta fi­nal en la que la pre­sión se­rá enor­me. Sán­chez tam­bién es­tá lis­to pa­ra aguan­tar­la. El jue­go de ver­dad em­pie­za en sep­tiem­bre. Aho­ra le to­ca al PSOE. Su nue­vo mo­vi­mien­to se­rá la ofer­ta a Po­de­mos. En la rec­ta fi­nal ha­brá más ju­ga­das, pe­ro es­ta vez hay una di­fe­ren­cia cla­ve so­bre ju­lio, que com­pli­ca to­do: no hay una fe­cha de in­ves­ti­du­ra fi­ja­da. Si pa­ra cuan­do lle­gue la ron­da de con­sul­tas del Rey no hay acuer­do, pue­de que nun­ca la ha­ya.

SR. GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.