El ci­ne, atrac­ción tu­rís­ti­ca

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

cir­cuns­tan­cial. Des­car­tó Bar­ce­lo­na, por­que no que­ría re­pe­tir ciu­dad (Vicky, Cris­ti­na, Bar­ce­lo­na), y Ma­drid, por sus al­tas tem­pe­ra­tu­ras en ve­rano. Allen vuel­ve a Eu­ro­pa em­pu­ja­do por el boi­cot que vi­ve en su país con­tra su tra­ba­jo y su fi­gu­ra des­pués de que su hi­ja adop­ti­va Dy­lan Fa­rrow reavi­va­se unas acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual que se re­mon­tan a 1992, cuan­do ella te­nía sie­te años, y que fue­ron in­ves­ti­ga­das y des­es­ti­ma­das por los tri­bu­na­les. Ese boi­cot se ha tra­du­ci­do en la di­fi­cul­tad pa­ra dis­tri­buir su tra­ba­jo an­te­rior, A Rainy Day in New York, que es­te oto­ño es­tre­na­rá en Eu­ro­pa. Él in­sis­te: mien­tras sus pe­lí­cu­las sean ren­ta­bles, se­gui­rá ro­dan­do. “Y si no, me de­di­ca­ré a es­cri­bir tea­tro”.

Así, con la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra que ca­da uno cum­pla con su ta­rea, la ca­rre­te­ra que con­du­ce a Orio per­ma­ne­ce cor­ta­da y al­gu­nos con­duc­to­res pro­tes­tan cuan­do ven que no pue­den se­guir su ru­ta. “Los hay ci­né­fi­los y los hay que no”, ex­pli­ca el guar­dia en­car­ga­do de cor­tar y re­di­ri­gir el trá­fi­co. “Se han que­ja­do cua­tro. Pe­ro en ge­ne­ral, rei­na la ar­mo­nía”, aña­de. Los per­so­na­jes que in­ter­pre­tan la ac­triz es­pa­ño­la Ele­na Ana­ya y el es­ta­dou­ni­den­se Wa­lla­ce Shawn han pin­cha­do una rue­da y al des­cu­brir que el vehícu­lo no lle­va re­pues­to se ven obli­ga­dos a ha­cer au­to­es­top. Ana­ya anun­cia que les se­pa­ran unos 30 ki­ló­me­tros has­ta su ca­sa, pe­ro que eso no es na­da: “A los es­pa­ño­les nos en­can­ta ca­mi­nar, es bueno pa­ra el co­ra­zón”, di­ce en in­glés mien­tras se­ña­la Ge­ta­ria. Un Mi­ni pa­sa sin de­te­ner­se, pe­ro un vie­jo Land Ro­ver sí fre­na an­te la pa­re­ja. El idí­li­co pa­seo con­ti­nua­rá a lo­mos del du­ro y fia­ble mo­tor del ca­cha­rro.

Mi­nu­tos an­tes, el di­rec­tor de fo­to­gra­fía Vit­to­rio Sto­ra­ro pa­sea­ba so­lo y ca­biz­ba­jo por ese mis­mo ca­mino. Con ai­re de bohe­mio me­di­te­rrá­neo y el de­ta­lle de un fu­lar inequí­vo­ca­men­te ita­liano, pre­pa­ra el plano en si­len­cio. Ane, una es­tu­dian­te de Far­ma­cia que lee un li­bro so­bre nu­tri­ción en los des­can­sos, es la do­ble de luz de Ele­na Ana­ya. Des­cri­be ad­mi­ra­da el tra­ba­jo del di­rec­tor de fo­to­gra­fía, su pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca a la ho­ra de ilu­mi­nar. An­tes, Allen ha ha­bla­do con Sto­ra­ro y con los ac­to­res, que lle­van un ra­to en­sa­yan­do en­tre los ca­mio­nes. Una reu­nión muy bre­ve. “Va­lo­ro mu­cho la ra­pi­dez, los mo­vi­mien­tos ve­lo­ces, aca­bar pron­to. Tam­po­co me gus­ta lle­gar de­ma­sia­do tem­prano. Sí, cam­bio mu­cho de opi­nión y ha­go mo­di­fi­ca­cio­nes cons­tan­te­men­te, se­gún la lo­ca­li­za­ción y acon­se­ja­do por el di­rec­tor de fo­to­gra­fía y el de ar­te, pe­ro pa­ra mí lo im­por­tan­te es no per­der el tiem­po. No es que me es­tre­se ro­dar, no, no es eso, al re­vés, es una dis­trac­ción que me qui­ta preo­cu­pa­cio­nes. Pe­ro tam­po­co me ha­ce fe­liz. En reali­dad siem­pre ten­go la an­sie­dad de aca­bar por­que lo que más me gus­ta es la es­cri­tu­ra y el mon­ta­je, dos co­sas que pue­do ha­cer en mi ca­sa y en mi ofi­ci­na, sin ho­ra­rios, so­lo, in­clu­so sin mo­ver­me de mi ha­bi­ta­ción. Eso es lo que de ver­dad me gus­ta”.

Hitch­cock se dor­mía en sus pro­pios ro­da­jes, Ros­se­lli­ni te­nía cier­ta que­ren­cia por tra­ba­jar des­de la ca­ma y Ku­ro­sa­wa creía que lo más im­por­tan­te era no per­der las ap­ti­tu­des de un ge­ne­ral. Al con­tar­le a Allen que otro maes­tro, el ira­ní Ab­bas Kia­ros­ta­mi, con­si­de­ra­ba que una de las asig­na­tu­ras más im­por­tan­tes de su En el Pa­la­cio de Mi­ra­mar, rei­na­ba la me­lan­co­lía al fi­nal de un via­je que ter­mi­nó el 16 de agos­to. Ese día, una subas­ta del ves­tua­rio pu­so fin a seis se­ma­nas de tra­ba­jo, se­gui­das con in­te­rés por los pe­rió­di­cos lo­ca­les, con pro­tes­tas de Bil­du in­clui­das. Es­tá por de­ter­mi­nar el efec­to de atrac­ción tu­rís­ti­ca de la pe­lí­cu­la, pa­ra una ciu­dad que en los me­ses de ve­rano al­can­za la ple­na ocu­pa­ción ho­te­le­ra. es­cue­la de ci­ne en Tehe­rán era la gim­na­sia, asien­te. “Tie­ne mu­cho sen­ti­do. Co­mo un ju­ga­dor de aje­drez, que ha­ce mu­cha gim­na­sia y yo­ga pa­ra tra­ba­jar su men­te. Con­cen­trar­se re­quie­re mu­cho es­fuer­zo fí­si­co. To­dos los ci­neas­tas, yo in­clui­do, nos can­sa­mos mu­cho cuan­do di­ri­gi­mos y eso es por­que se tra­ta de una cues­tión de con­cen­tra­ción. No te pue­des per­der un de­ta­lle, tie­nes que es­tar muy aten­to a los pe­que­ños erro­res y tam­bién a los destellos, esos que mar­can to­da la di­fe­ren­cia. Lo cier­to es que siem­pre vuel­ves a ca­sa ago­ta­do. Aun­que ima­gino que Ku­ro­sa­wa de­bía vol­ver mu­cho más can­sa­do, sus pe­lí­cu­las eran muy fí­si­cas, con mu­chos sol­da­dos. Te­nía el do­ble de pro­ble­mas. La ver­dad es que me gus­tan los equi­pos pe­que­ños, pe­ro si se me ocu­rrie­se al­go gran­de no me im­por­ta­ría vol­ver a in­ten­tar­lo. Re­cuer­do cuan­do ro­dé La úl­ti­ma no­che de Bo­ris Grus­hen­ko (1975), pre­ci­sa­men­te aquí, en Eu­ro­pa, con un equi­po enor­me…”. Allen cree que en una pe­lí­cu­la to­do es in­cier­to has­ta el mon­ta­je. “Aho­ra mis­mo so­lo sé que tie­ne muy buen as­pec­to, pe­ro en el mon­ta­je te lle­vas mu­chas sor­pre­sas. Un plano fun­cio­na, pe­ro de re­pen­te el si­guien­te no, y el otro tam­po­co…”. ¿Y en­ton­ces? “En­ton­ces me doy una du­cha de agua he­la­da. Pe­ro los ac­to­res ca­si nun­ca son el pro­ble­ma, ca­si siem­pre son bue­nos pro­fe­sio­na­les. Los erro­res sue­len ser de es­cri­tu­ra. Las his­to­rias no siem­pre fun­cio­nan”.

Pa­ra lo­grar esa bur­bu­ja que es un ro­da­je, Allen tra­ba­ja en es­te pro­yec­to, pro­du­ci­do por The Me­dia­pro Stu­dio y Gra­vier Pro­duc­tions, con un equi­po de unas 75 per­so­nas; mu­chas ya ha­bían coin­ci­di­do con él en Vicky, Cris­ti­na, Bar­ce­lo­na (2008). El res­to del per­so­nal lo for­man los ita­lia­nos del equi­po de Sto­ra­ro; el gru­po más ín­ti­mo del ci­neas­ta —en­ca­be­za­do por su her­ma­na, la pro­duc­to­ra Letty Aron­son; su so­bri­na y tam­bién pro­duc­to­ra Eri­ka Aron­son y la co­pro­duc­to­ra He­len Ro­bin— y los ac­to­res (ade­más de Ana­ya y Wa­lla­ce Shawn, tra­ba­jan Ser­gi Ló­pez, Ch­ris­toph Waltz, Louis Ga­rrel y Gi­na Gers­hon). Con ellos, el di­rec­tor tie­ne sus pro­pias es­tra­te­gias. No le gus­ta que de­jen lí­neas en blan­co, y les pi­de rit­mo, ve­lo­ci­dad y un tono de voz al­ta. Por lo de­más, se de­ja lle­var por sus su­ge­ren­cias. “Si un ac­tor es­tá in­ter­pre­tan­do a un hom­bre que le di­ce a su mu­jer que se quie­re di­vor­ciar me da igual que use o no mis pa­la­bras, lo úni­co que quie­ro es que sue­ne real, que no ac­túe”. Di­cho así sue­na fá­cil, pe­ro el pro­pio di­rec­tor se es­cu­cha y rec­ti­fi­ca. “No, ya sé que no es fá­cil, pe­ro si son rá­pi­dos y ha­blan al­to se so­lu­cio­nan mu­chos pro­ble­mas”.

La nos­tal­gia de es­tar de­lan­te de la cá­ma­ra si­gue ahí, él lo ad­mi­te, pe­ro tam­bién que des­de ha­ce tiem­po nin­guno de sus per­so­na­jes se ajus­ta a un hom­bre de su edad. Le gus­ta que el tiem­po flu­ya, en­con­trar el rit­mo ade­cua­do y rom­per esa di­ná­mi­ca can­si­na de los ro­da­jes, aun­que eso no im­pi­da re­pe­tir un plano las ve­ces que ha­ga fal­ta. Nun­ca de­ma­sia­das. Hoy, has­ta cin­co in­ten­tos. Ca­da vez que la ac­ción se de­tie­ne, se po­ne el go­rro y re­pa­sa la si­tua­ción una vez más con los ac­to­res. Qui­zá el go­rro de pes­ca for­ma par­te de su ma­ne­ra su­til y tí­mi­da de ejer­cer au­to­ri­dad. Aun­que sea de qui­ta y pon, to­dos los gran­des di­rec­to­res la tie­nen.

/ QUIM VI­VES (GRA­VIER PRO­DUC­TIONS INC. Y MEDIAPRODU­CCIÓN S.L.)

La ac­triz Ele­na Ana­ya, jun­to al ac­tor Wa­lla­ce Shawn.

/ QUIM VI­VES (GRA­VIER PRO­DUC­TIONS INC Y MEDIAPRODU­CCIÓN S.L.)

Allen y el di­rec­tor de fo­to­gra­fía Vit­to­rio Sto­ra­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.